¿Cómo usar la tecnología para reforzar el aprendizaje de inglés en los niños?

Según especialistas, la primera infancia es la época ideal para el aprendizaje de lenguas, período en que la absorción de un nuevo vocabulario es capaz de duplicarse.

Muchos padres encaran la necesidad de reforzar en sus hijos alguna disciplina como por ejemplo, el inglés. Las nuevas tecnologías disponibles pueden actuar como aliadas para apoyar en la preparación escolar de esa generación que creció inmersa en un nuevo mundo tecnológico y que la vive como su entorno natural.

Según una encuesta realizada por Lingokids a 400 familias mexicanas, el 94% de los padres consideran apropiado el uso de la tecnología como un complemento en la enseñanza de niños de 2 a 8 años. El 75% de los entrevistados, afirma que ya ha experimentado el uso de una aplicación en la educación de sus hijos. Además, si hablamos de la enseñanza de inglés en las escuelas de México, el 97% de los padres considera que el refuerzo extracurricular sería importante para el aprendizaje correcto de la lengua.

Lea también: “¿Cuántos idiomas deberían aprender los niños?”

La incorporación de aplicaciones o juegos puede resultar una buena idea para llevar los estudios de los pequeños a la rutina de la casa, logrando que aprendan mediante tareas dinámicas, lúdicas y divertidas. La aplicación de Lingokids permite a los niños entre 2 a 8 años el aprendizaje de inglés a través diferentes tipos de actividades de alfabetización para atender a los diversos estilos de aprendizaje, con juegos y ejercicios desarrollados por especialistas y con apoyo de la Oxford University Press.

Lea también: “El abogado de los contratos inteligentes”

Fundada en 2014 por Cristóbal Viedma y Marieta Viedma, Lingokids cuenta ahora con más de 7 millones de familias registradas en más de 180 países. Ha recaudado hasta la fecha 10 millones de dólares en fondos de Holtzbrinck Ventures, JME Venture Capital, Sabadell Ventures, BigSur, Reach Capital, All Iron Ventures, Athos, las 500 startups de Dave McClure, los socios fundadores de K-Fund, SHO-zemi Innovation Ventures, Incuvest de Singapur y business angels como Gwynne Shotwell, presidenta y COO de SpaceX.

Photo by Kelly Sikkema on Unsplash