La transformación digital no se logra solo con tecnología

El principal reto de la transformación digital es generar una cultura empresarial interna abierta y tolerante al cambio.

En la actualidad hay una realidad y es que las empresas deben centrar sus estrategias en cuatro segmentos: sus colaboradores, los servicios que proveen, los procesos internos y los usuarios. La organización que no lo comprenda no sobrevivirá. Así de simple.

Y es verdad que una transformación digital puede no ser exitosa si no se tienen en cuenta las personas. Es bien sabido que, muchas compañías implementan soluciones y mejoras tecnológicas a fin de optimizar sus procesos operativos, pero muchas de estas fallan porque no conciben la idea de que todos los cambios deben pensarse desde el interior de la compañía hacía el exterior y que, además, uno de los primeros grupos que debe asumir ese cambio son los colaboradores.

(Lee: Las cuatro fases para una transformación digital exitosa)

Los recientes cambios en el mundo apalancados por la tecnología impactan tanto a compañías como a personas. Si se analiza bien, los seres humanos deberán ubicarse en el centro de una estrategia empresarial que se enfoque en usuarios, servicios, procesos internos y empleados. La forma en la que se hacían las cosas y las costumbres de cada uno de ellos ha cambiado de manera importante durante los últimos años.

Al momento de llevar procesos de transformación digital en las empresas es válido que los empresarios se planteen lo siguiente: ¿cómo mejoro la experiencia de mi cliente? pero más allá de eso la pregunta también debe ser, ¿cómo logro que mi empleado se sienta cómodo usando las herramientas que posibilitarán esas mejoras? ¿Cómo potencio los servicios que adquiere mi cliente si mis empleados todavía usan herramientas precarias? Sobre todo, teniendo en cuenta que tanto empleados como clientes, son de generaciones diferentes y que por ende tienen distintos comportamientos.

(Lee: La transformación digital permite personalizar la atención al cliente)

El principal reto es generar una cultura empresarial interna abierta y tolerante al cambio. Ayudar a los empleados en el proceso a través de herramientas de comunicación es importante. Por ejemplo, según datos del Ministerio TIC de Colombia, solo un 31% de las organizaciones se considera capacitada para la transformación digital, aunque el 70% de ellas reconoce los beneficios que genera para la actividad empresarial: ventaja competitiva, posicionamiento, valor para el cliente, valor de negocio, futuro, expansión.

El principal reto es generar una cultura empresarial interna abierta y tolerante al cambio.

De manera que, es importante proveer a este capital humano con los recursos y la formación necesaria que se requieren en la era tecnológica, a fin de tener un uso eficiente de las herramientas, los procedimientos, y el cambio de mentalidad hacia una de corte más innovador. De hecho, aún falta camino por recorrer; según Siemens, el 20% de las empresas afirman no haber realizado ninguna acción formativa en materia digital para sus empleados.

En esa línea, Juan Pablo Villegas, gerente general de Citrix en Colombia, lo deja claro: “sin lugar a dudas las personas siguen estando en el centro y deben estar en el centro, sin personas no hay organizaciones, la tecnología es más un habilitador para los negocios, es importante que haya sinergias entre las soluciones y las personas. Ahora las compañías deben enfocar los esfuerzos en cómo con mejor tecnología mis colaboradores trabajan más satisfechos, ofrecen mejores servicios y por lo tanto son más productivos”.

(Lee: Transformación digital: la necesidad de “re-entrenar” a los trabajadores)

La transformación digital más que un tema tecnológico es una actitud, y en ese sentido las empresas deben prestar atención a las personas, sus resistencias al cambio, sus preocupaciones y habilidades.

Photo by Ethan Hoover on Unsplash