Economía API: Por qué es el motor de la innovación tecnológica

Con las API las organizaciones se vuelven más ágiles en un escenario donde muchas de ellas centralizan la función de IT en estructuras rígidas.

Por: Matias Baldini, Engineering Manager de MuleSoft

APIEl desarrollo de software cambia con una velocidad vertiginosa. En el sendero de la transformación digital, las empresas deben hacer convivir e integrar sistemas y plataformas “legados” o  “heredados” con las nuevas tecnologías. Ese diálogo se realiza mediante las API (Interfaz de Programación de Aplicaciones, por sus siglas en inglés) que son interfaces que permiten que sistemas diversos “conversen” entre sí. De esta manera, la conexión se vuelve compatible y la información fluye.

(Lee: Apificación: El potencial de las API para generar nuevos modelos de negocio)

Tal vez sin ser demasiado conscientes, como usuarios, las API’s están omnipresentes. Por ejemplo, cada vez que un sitio o aplicación nos pide loguearnos, nos dan la alternativa de hacerlo mediante nuestros usuarios de Facebook o de Google+, para agilizar el paso de la registración. Esa interconexión con estas redes sociales, sucede gracias a API’s. De la misma manera, una plataforma de descuentos en viajes recolecta la información de los vuelos de miles de aerolíneas y los agrupa y ordena o una empresa de comida rápida acerca ofertas promocionales a través una API.

Una nueva economía

Vamos un paso para adelante. El surgimiento de las API’s creó un ecosistema de negocios llamado “Economía API”, que consiste en la suma total de todas las transacciones de datos habilitadas por las API. Teniendo en cuenta que las estructuras IT de las empresas son entornos altamente fragmentados, existen cientos o incluso miles de puntos de contacto dentro y fuera de la empresa. El desafío es conectar todos esos puntos y hacerlos útiles y visibles a través de API’s para crear soluciones innovadoras.

(Lee: Nativo Digital, la app seleccionada por el BID para transformar a América Latina)

Gracias a la economía API, las organizaciones se vuelven más ágiles en un escenario donde muchas de ellas centralizan la función de IT en estructuras rígidas. Pero para que esto realmente funcione se requiere que las áreas IT internas se descentralicen y se democratice el acceso a datos. Es importante contar con desarrolladores internos que se sirvan de estas APIs para crear y adaptar productos y servicios con velocidad de acuerdo con las necesidades del negocio.

“Gracias a la economía API, las organizaciones se vuelven más ágiles en un escenario donde muchas de ellas centralizan la función de IT en estructuras rígidas”.

Un claro ejemplo es Airbnb, que creó un negocio a partir una estrategia API. No empezó desde cero a desarrollar una base de datos, sino que se apalancó en servicios de otros proveedores mediante API’s y esa estrategia es la hizo que esta empresa escale exponencialmente. Otro caso es el de la marca de indumentaria ASICS, que utiliza una estrategia API para unificar sus siete marcas globales en una sola plataforma desde donde construye relaciones más personalizadas con su target. Al convertir data critica del negocio en API’s,  la compañía construye una red que permite que las nuevas aplicaciones escalen rápidamente de manera global.

El desafío de las API’s modernas es que tienen que ser tratadas más como productos que como código. Así, las organizaciones están mutando hacia un modelo IT-as-a-Service donde IT se pone al servicio a los negocios. En este contexto las empresas tienen que poder diseñar, construir y administrar sus API’s de manera que puedan ser fácilmente explotadas. Además, cuando están descentralizadas la innovación puede provenir no sólo de desarrolladores internos, sino también de terceros, como socios, consumidores, pares, etc.

(Lee: Nace la app para la integración social y laboral de personas con discapacidad auditiva)

En definitiva, en una época donde se trata de la supervivencia de los más aptos, el mercado es más grande y con más demandas que nunca, que a su vez están en constante mutación. Si las compañías no se adaptan ni crean nuevos servicios, quedan retrasadas y obsoletas. Crear servicios diferenciados como los que la economía API hace posibles ayuda a las empresas a ganar competitividad y sobrevivir en un contexto de cambios vertiginosos.

Fuente imagen destacada