Los usos de la biometría aplicada a la seguridad informática

Conoce las ventajas, riesgos y el futuro de la utilización de datos biométricos en determinados dispositivos de la vida cotidiana.

Así como desde que el mundo es mundo los seres humanos reconocemos e identificamos a nuestros congéneres por sus facciones, forma de caminar y modo de hablar, la tecnología a través de sus diversos dispositivos reconoce a los individuos por medio de la biometría.

¿Para qué sirve la seguridad biométrica? ¿Cuáles son sus riesgos? ¿Qué beneficios tiene su uso y qué depara el futuro inmediato al respecto? Son algunas preguntas que Cristian Amicelli, chief operating officer de Mkit, una compañía global destacada en servicios de seguridad informática, responderá a continuación.

(Lee: Inteligencia artificial, robótica, vehículos autónomos y personalización, en auge en 2018)

“La seguridad biométrica es la utilización de nuestro cuerpo para agregar una capa extra de seguridad al uso de determinados dispositivos en nuestra vida cotidiana. Hoy en día tenemos reconocimiento facial, dactilar, mediante el implante de chips, ocular, etc.”, dice Amicelli. “Lo importante siempre es que no sea el único método”, agrega para reforzar la relevancia en torno a la protección de datos.  

Entre las ventajas de su aplicación, se puede decir que la seguridad biométrica es de uso común como control de acceso en organismos públicos, empresas y domicilios particulares. Además, también se utiliza en aeropuertos como medida de seguridad extra. En el ámbito de la informática hogareña es un sistema que permite que el usuario se identifique en diferentes plataformas sin necesidad de recordar contraseñas, algo que incrementa la comodidad doméstica. Entre otros usos, se emplea en el sistema bancario, financiero y en medios de pago comercial.

Como siempre sucede, toda tecnología trae aparejada su desventaja. El especialista de Mkit, remarca que se pueden encontrar fallas en “algunos detalles de seguridad en los protocolos e implementaciones, mantenimiento y funcionalidad. Por ejemplo, para evitar el robo u alteración de datos biométricos, siempre es conveniente tener más de un medio de autenticación. Es decir, no sólo alcanza con el iris del ojo, sino también para un mismo dispositivo es necesaria una huella dactilar”.

(Lee: La emprendedora uruguaya que le pone Inteligencia Artificial al diagnóstico de enfermedades extrañas)

Otra de las desventajas en el uso de este tipo de aplicaciones tiene que ver con que no es una tecnología compatible 100% con toda la población. De acuerdo con  un estudio realizado por la Unión Europea en 2005, se estima que un 5% de las personas, por poseer distintas minusvalías no pueden utilizar este tipo de sistemas de seguridad ya que no pueden ser identificada por las huellas o el iris.

(Lee: La telemedicina es el futuro y este emprendedor ecuatoriano lo sabe bien)

¿Qué se viene a futuro en materia de innovación en seguridad biométrica? “En un futuro a corto plazo, algo que puede llegar a ser tendencia es la utilización masiva de chips implantados en el cuerpo para múltiples usos de aplicación biométrica. Es cuestión de ver como se desarrollarán ese tipo de protocolos en materia de seguridad”, concluye Amicelli.

Fuente imagen destacada