Internet de las Cosas y seguridad informática: Los riesgos de vivir hiperconectados

Los riesgos para personas, empresas y Estados sobre el Internet de las Cosas y qué se puede hacer ante una vida cotidiana cien por ciento online.

Imagínese que usted está en su trabajo y en su celular le aparece un mensaje cuyo remitente es “Heladera”. Sí, leyó bien: su heladera es la que le está mandando un mensaje avisando sobre la lista de productos que le están faltando para su consumo cotidiano. Es más, no sólo le está avisando que usted se quedó sin agua mineral, yogurt y manzanas. Su heladera le está preguntando si aprueba o no la compra en el supermercado, que ella misma puede hacer con sólo un “ok” de su parte como respuesta para aprobar esa compra. De eso se trata IoT, la Internet de la Cosas.

La sigla IoT viene del inglés Internet of Things y alude a todo lo que puede hacer Internet en relación al uso de los objetos para facilitar ciertas cuestiones que hacen a la vida cotidiana de las personas, empresas y gobiernos. Sin embargo, el uso de dispositivos IoT conlleva ciertos riesgos en materia de seguridad informática que deben tenerse en cuenta.

(Lee: Emprendedores mexicanos le “sacan el jugo” al Internet de las Cosas)

Cristian Amicelli, Chief Operating Officer de Mkit, -una compañía global destacada en servicios de seguridad informática-, advierte sobre los riesgos de la aplicación de esta tecnología. “Así como tiene sus ventajas, el uso de dispositivos IoT es algo sumamente preocupante por su cantidad, diversidad y simpleza ya que están preparados para ser conectados y utilizados con una mínima configuración. Por otro lado, el nivel de exposición aumenta y con ello la posibilidad de ciberataques hacia y desde ellos”, señala.

Un informe elaborado por la empresa Telefónica, titulado Alcance, escala y riesgos sin precedentes: asegurar el Internet de las cosas, concluye que las infinitas ventajas de IoT en una sociedad hiperconectada tienen su contrapartida en la precaución necesaria para evitar el riesgo catastrófico que suponen los ciberataques. Es decir que, existen incuantificables riesgos de seguridad para individuos, organizaciones y Estados.

¿Qué hacer ante este panorama?

“Debemos tener buenas políticas de seguridad y tiempo para analizar las implantaciones de IoT, sobre todo en las grandes empresas. En general, creo que no hay una preparación ante esta nueva tendencia, y de ahí es que surge una gran necesidad de ayuda por parte de los especialistas de seguridad en aportar conocimientos y experiencia”, son algunas de las sugerencias que Amicelli apunta cuando se le pregunta sobre lo que se puede hacer para afrontar este tipo de cuestiones.

(Lee: El potencial económico del Internet de las Cosas)

“Es difícil saber qué vamos a tener mañana pero que la inteligencia artificial es una realidad cada vez más palpable, es algo innegable y tenemos que sacar provecho de lo que estos avances nos proporcionan”, concluye el experto.

Sin ánimo de ser alarmistas o catastróficos, se hace necesario comprender el problema de la hiperconectividad y sus riesgos antes de que sea demasiado tarde, es el mensaje que intentan transmitir los especialistas en seguridad informática, como es el caso del Chief Operating Officer de Mkit.

Fuente imagen destacada