La Cestería es el primer mercado saludable por membresías de Colombia

Una de las características de La Cestería es que sus emprendedores son parte del problema que buscan solucionar.

Uno de los consejos que los emprendedores suelen recibir cuando arrancan sus negocios es que ellos sean parte del problema que buscan solucionar, lo que supone una ventaja a la hora de ejecutar la idea. Esa es una de las características que ha llevado a los emprendedores de La Cestería a crear el primer mercado saludable por membresías de Colombia.

Hace unos dos años, a Daniel Naranjo y Verónica Velásquez comenzó a interesares el estilo de vida saludable pero para conseguir este tipo de productos tenían que desplazarse a distintos lugares porque no había uno que reuniera toda la oferta. En Medellín crecía la tendencia y eso los motivó a montar un negocio de productos básicos saludables que durante 10 meses funcionó offline y les permitió comprobar que las personas valoraban tener esa opción en un solo lugar.

(Lee: Naspers invierte US$9 M en la startup colombiana Mercadoni)

En junio de 2016 lanzaron el sitio web pero la aventura emprendedora los aterrizó: “Pensábamos que con el sitio web, migraríamos de forma inmediata todos nuestros usuarios y que este nuevo canal estallaría rápidamente, lo cual nos dio una gran sorpresa”, apunta Daniel.

Aunque comenzaron a tener una buena tracción y sostenían un crecimiento mensual, sabían que tenían que enfocarse en cómo construir un negocio digital y una comunidad. Participaron en varios programas de incubación, como en el caso de NXTP Labs e iNNpulsa y también en la fase de Descubrimiento de Negocios de Apps.co, iniciativa de MinTIC. Con estas experiencias, Daniel y Verónica encontraron cómo generar un modelo de negocio en un canal digital pero hacía falta crearlo específicamente para el mercado saludable…

El consumidor de productos saludables

Hace tan solo unos meses, siguieron la línea de Apps.co y entraron a la fase de Crecimiento y Consolidación, donde finalmente lograron estructurar el modelo y realizar el pivot que están implementando.

Con las mentorías de los expertos de Atom House, la entidad que ejecuta la fase en Medellín, comenzaron a identificar el camino: “El mercado de saludables no estaba creciendo a los números que queríamos; Encontramos y validamos que si existía conciencia en llevar un estilo de vida saludable, pero no había un hábito de consumo”. Ahí encontraron dos factores: primero, cuando la gente quería hacer el cambio a productos saludables veía un incremento del 30% y 40% en su gasto; y segundo, el desconocimiento de las personas sobre este tipo de productos productos, cómo mezclarlos y consumirlos.

(Lee: AlistaCar, la solución más cercana para tu vehículo)

Así que enfocándose en la recurrencia de uso del producto y en mejorar el hábito del estilo de vida saludable, le dieron vida a la Primera comunidad de miembros saludables del país que a través de membresías, permite ahorrar entre un 20% y 40% en cada pedido y acceder a beneficios exclusivos.

¿Cómo funciona? Hay dos tipos de membresías con pagos anuales de 70 mil y 100 mil pesos (la primera es para personas que apenas se acercan al estilo de vida saludable) que mensualmente se traducen en unos 5 mil y 8 mil pesos, respectivamente. Este sistema incentiva al consumidor a sacarle provecho a su membresía y le permite recuperar el valor total de la misma entre el segundo y tercer pedido.

(Lee: La startup colombiana que convierte datos en información valiosa para grandes compañías)

La Cestería es un modelo de negocio que opera bajo demanda y no maneja inventarios, lo que le permite tener precios altamente competitivos y, por consiguiente, tener más volumen; además le da poder de negociación con los más de 85 proveedores nacionales que actualmente sostienen sus más de 600 referencias de productos disponibles. “La idea es hacer crecer toda la oferta de productos saludables, convirtiéndonos para las marcas locales y artesanales en una gran alternativa que los conecte con el consumidor final”, explica Daniel.

“La idea es hacer crecer toda la oferta de productos saludables, convirtiéndonos para las marcas locales y artesanales en una gran alternativa que los conecte con el consumidor final”.

El modelo, que está inspirado en el referente más fuerte del mercado saludable en EE. UU., Thrivemarket, ya le está dando frutos a La Cestería: Luego de probarlo con un producto mínimo viable, se abrió al público hace menos de un mes y ya ha logrado duplicar los ingresos mensuales respecto al modelo anterior. Además, está creciendo 30% en suscriptores activos semanalmente. “Triplicamos la retención de usuarios activos frente al modelo anterior y recortamos el ciclo de uso del producto. Un cliente nuevo volvía entre el segundo y tercer mes. Con el pivot, en las primeras dos semanas, duplicando la retención de aquellos que realizaban un primer pedido. Está sucediendo algo muy interesante y es que nuestros clientes están volviendo más rápido y han incrementando su transacción promedio”.

Pero el cambio en el modelo también apunta a incluir todo tipo de productos ecológicos y responsables con el medio ambiente: aseo y hogar, cuidado personal y salud, e incluso productos para mascotas.

Crecimiento y expansión

Para Daniel, las asesorías y mentorías fueron fundamentales en la decisión de cómo iba a ser el modelo de negocio, y en perfeccionar el producto y la tecnología: “Participar en la fase de Apps.co ha sido muy positivo para nosotros, ya que nos permitió validar y crear nuestro modelo de negocio a partir de un producto mínimo viable que nos hubiera tomado mucho tiempo”.

Además, con Atom House tuvieron la oportunidad de acercarse a la visión del inversionista, pues sus líderes también operan un fondo de inversión en startups. En palabras de estos emprendedores, se trató de un ejercicio muy importante porque les permitió conocer qué piensan de ellos, qué esperan y estarían dispuestos a dar.

(Lee: La historia de la startup colombiana Tekus: “Para nosotros parar nunca fue una opción”)

Y aprovechando el panorama que ahora La Cestería tiene del mercado saludable, el elemento social resulta indispensable. De hecho, ya se encuentran desarrollando un proyecto con proveedores y aliados que busca obsequiar mercados saludables y membresías a poblaciones de escasos recursos. “Buscamos ser más incluyentes con la gente, este tipo de ideas y productos relacionados con calidad de vida es muy de estratos socioeconómicos altos. Queremos ir bajando la pirámide lentamente, incluir a más personas; lo que nos mueve es que todo el mundo cambie el ‘chip’ y empiece a vivir de una manera más consciente”, explica Verónica.

Ya con el corazón del negocio, como dice el propio Daniel, y el conocimiento del cliente, el siguiente paso de la startup es mantener un crecimiento exponencial y expandirse. Para eso ya ha hecho acercamientos con algunos fondos que se ajustan a su modelo para levantar una primera ronda de inversión y llegar inicialmente a otras tres ciudades del país que ya tienen en la mira en el mediano plazo.

La idea con el capital proyectado es llegar en el primer año a más de 15.000 membresías, es decir, a diciembre de 2018 o antes.

Si quieres ser parte de la próxima comunidad saludable más grande en América Latina, conoce más sobre sus planes aquí.

Photo by Brooke Cagle on Unsplash

Acerca del autor

Jóse Martin

Periodista que amalgama los viajes, la comida y la música. Editor en tecnología, negocios, emprendimiento e innovación en Latinoamérica. En Twitter: @Jotmartin