Cinco formas en las que la Inteligencia Artificial puede apoyar a la educación

La IA puede ser la respuesta a algunos de los problemas que enfrentan los sistemas educativos actuales.

La industria y el sector salud han encontrado en la inteligencia artificial (IA) aplicaciones prácticas y de gran utilidad para la agilización de sus procesos, sin embargo, el sector educativo también puede encontrar beneficios en la implementación de estas tecnologías.

De acuerdo con un estudio publicado por el McKinsey Global Institute, las tecnologías de inteligencia artificial pueden ser adaptadas para contribuir a alcanzar los objetivos cruciales de la educación, tales como mejorar la eficiencia de la enseñanza o proporcionar educación de calidad y a bajo costo para todos, así como contribuir a desarrollar las habilidades esenciales para el siglo en que vivimos.

La IA puede ser la respuesta a algunos de los problemas que enfrentan los sistemas educativos actuales, pues permiten la personalización del programa educativo de acuerdo a su perfil y necesidades, además de ofrecer herramientas inteligentes de tutoría que permiten enseñar y aprender habilidades específicas.

(Lee: Potenciando la educación financiera a través de los videojuegos)

“Uno de los retos que enfrentan las economías emergentes es escalar el proceso de enseñanza y aprendizaje de calidad”, aseguró Gustavo Parés, director general de la empresa de inteligencia artificial Nearshore Delivery Solutions. “En este sentido, la inteligencia artificial y el cómputo cognitivo aplicados a la educación van a ser la única posibilidad de las economías emergentes para superar las barreras estructurales que mantienen el rezago educativo”, agregó.

A continuación te compartimos cinco formas en las que esta nueva generación de tecnologías puede apoyar a la educación:

1. Programas educativos adaptados a los estudiantes

Un ejemplo de educación adaptada a las necesidades de los estudiantes es la herramienta desarrollada por  la editorial de libros de texto McGraw-Hill. La plataforma online, que utiliza inteligencia artificial, reacciona al progreso de cada alumno y diseña cursos enfocados en sus puntos débiles. Esto significa que habrá un programa específico pensado en las limitantes y ventajas de cada estudiante, en lugar de modelos unificados para todos los alumnos.

La herramienta, también habilitada para profesores, permite dar seguimiento a cada uno de los estudiantes y responder de acuerdo a sus necesidades particulares.

2. Ofrecer una enseñanza multi-canal

La integración de la IA en la educación produciría una descentralización de los espacios educativos. Mediante la implementación de estos sistemas, los estudiantes serán capaces de aprender sin importar dónde se encuentren.

Tecnologías como realidad aumentada e Internet de las Cosas contribuirán con la inteligencia artificial para ofrecer una experiencia educativa más integral, atractiva y profunda.

(Lee: Las 4 ‘C’ de la educación y las tendencias tecnológicas de cara al futuro)

En primera instancia, el alumno adquirirá conocimientos básicos, pero conforme estos se perfeccionan, los servicios y conocimiento que ofrezcan serán cada vez más complejos y refinados, lo que podría cambiar radicalmente la manera en la que concebimos los espacios educativos.

3. Ayudarle al profesor a calificar

De aplicarse de manera extendida, la inteligencia artificial desempeñaría funciones en el ámbito educativo como calificar, lo que daría al profesor el tiempo necesario para actualizarse o dedicar la atención que cada alumno requiere de él.

La docencia, como muchas otras profesiones, es una carrera en la que el profesional debe mantenerse actualizado, pues el conocimiento se renueva con cada avance, por lo que este tipo de herramientas resultarían invaluables como apoyo.

4. Nuevas herramientas de aprendizaje

El desarrollo de la IA propiciará la creación de nuevas herramientas de enseñanza, por ejemplo, el sistema de inteligencia artificial de IBM, Watson. Su herramienta Teacher Advisor permite orientar a profesores de primaria y los provee de herramientas de aprendizaje para los alumnos, personalizadas de acuerdo a tema, grado escolar y tipo de actividades.

El gran diferenciador del Teacher Advisor de Watson es que, al estar impulsada por inteligencia artificial, su motor de búsqueda se refina con cada uso, ofreciendo resultados cada vez más certeros y relevantes.

(Lee: Platzi pone el mejor talento en las empresas: “Esto no lo encontrarán en una bolsa de empleo”)

Otra herramienta de apoyo a profesores es G Suite for Education de Google, que aprovecha la IA para crear experiencias educativas más completas y eficientes. Actualmente se compone de herramientas ya conocidas de Google como Docs, Drive, Gmail y Calendar, pero diseñadas con características inteligentes que facilitan la vinculación con estudiantes y profesores.

5. Enseñanza sin barreras

En ocasiones aprender puede llegar a ser una experiencia intimidante que puede ocasionar que los estudiantes frenan su proceso de aprendizaje por miedo a equivocarse. La inteligencia artificial ofrecería a los alumnos una alternativa para experimentar y aprender sin temor a ser juzgados o a convertirse en objeto de burlas; la inteligencia artificial, como los estudiantes, perfecciona y afina sus conocimientos cuando aprende de sus errores.

(Lee: Los 10 nuevos desafíos para los trabajadores del futuro)

Aún cuando probablemente no veremos un cambio importante en materia de tecnologías de IA en los próximos 10 o 20 años, es importante señalar la velocidad con la que se desarrolla esta tecnología que se integra cada vez más a diferentes aspectos de nuestras vidas.

Fuente imagen destacada