Cinco cosas que puedes hacer para arruinar tu ‘pitch’

Si bien es importante poder dar un buen 'pitch', hay errores básicos que hacen que el proceso pueda convertirse en un verdadero reto para emprendedores.

Dirigir un proyecto implica una labor continua de venta y los emprendedores más de una vez tienen que ponerse de pie y presentarlo, ya sea frente a inversionistas, participando en concursos o acudiendo a incubadoras o aceleradoras para poder conseguir el financiamiento necesario.

Si bien es importante poder dar un buen pitch, hay errores básicos que hacen que el proceso pueda convertirse en un verdadero reto para muchos. Al depender tanto de dar un buen discurso, se trata de una tarea que resulta básico dominar.

(Lee: Tres lecciones sobre emprendimiento de Sebastián Stranieri, CEO de la startup argentina VU)

Para Jorge González Gasque, director general de G2 Consultores, lo más importante al momento de presentar una idea de negocio frente a un inversionista es ser objetivos en cuanto a los números de la empresa y los resultados que podrá obtener.

“El principal error es hablar de más, te presentan una estrategia de crecimiento sospechosa y cuando los confrontas te das cuenta que no lo tienen tan claro”, observó González.

Lee: (Lee: Las pesadillas de los emprendedores y la tecnología como solución)

Conoce las cinco cosas que debes evitar al momento de presentarle tu idea a un inversionista:

1. Contar con poca información

Uno de los errores comunes es no tener la suficiente información de la empresa que estás ofreciendo, ya sea de su producto, público o el contexto. Conoce bien el mercado y dónde estás posicionado, intenta resaltar qué es lo que te diferencia de la competencia y por qué deberían comprarte a ti. “Poca información del mercado, de la competencia y sobre todo la información distorsionada son una pésima idea”, comentó Jorge González.

2. Comer más de lo que puedes masticar

Pedir una cantidad irreal para el negocio es otra forma de arruinar un pitch, por lo que debes mantener los pies en la tierra y no pedir más de lo que deberías. Tener una valoración irreal de tu empresa puede ser contraproducente, por lo que puedes considerar contratar a un experto que te ayude a realizar la valuación de tu negocio.

3. Dirigirse al inversionista equivocado

Debes tener en cuenta el perfil de los diferentes inversionistas y tomar en cuenta que algunos buscan empresas de ciertos nichos de mercado, algunos tipos de productos o empresas en una etapa particular. Si no cumples algunos de estos requisitos, entonces estás arruinando el pitch desde el momento en el que no identificas bien al inversionista adecuado.

4. Hablar de más

Ten cuidado de saturar las diapositivas con información innecesaria y obsoleta, ya que esto puede resultar contraproducente. Evita también la información tergiversada o errónea. Es importante contar con la información necesaria de tu producto o servicio, así como de las ventajas que ofrece y del por qué deben comprarlo, siempre explicándolo de una manera breve y concisa, puedes intentar hacerlo resolviendo estas preguntas: ¿Qué es lo que hace? ¿Cuál es el problema que soluciona? ¿Qué es lo que diferencia a tu producto o servicio? ¿Por qué me tendría que importar?

5. Intentas abarcar demasiado

Para los inversionistas puede parecer un riesgo trabajar con un emprendedor que quiere hacer un millón de cosas y no tiene claro qué es lo que quiere desarrollar. Es por ello que debes explicar bien el producto que estés ofreciendo, conocerlo y darle el ángulo correcto.

Fuente imagen destacada