Pocas ciudades latinoamericanas utilizan inteligentemente las TIC para ser ‘Smart Cities’

"Es el 1% de las ciudades latinoamericanas las que están utilizando inteligentemente las TIC para ser Smart Cities". - Alejandro Prince, Prince Consulting.

El concepto de la Ciudad 4.0 comprende un espacio geográfico, cultural, político y administrativo en el que el gobierno y la comunidad adoptan el uso inteligente de las TIC para permitir innovación y desarrollo sustentable. Este término fue definido así por el doctor Alejandro Prince, director de Prince Consulting, en un seminario web impartido en conjunto con 5G Americas.

“La ciudad 4.0 es otra fase de la revolución cognitiva”, señaló Prince, quien es también un reconocido experto y conferencista internacional sobre sociedad y economía del conocimiento. “Internet de las cosas, big data, IA (Inteligencia Artificial), la nube y blockchain, entre otras tecnologías, se utilizan para lograr convertir más datos en información, más información en conocimiento y éste en inteligencia para resolver problemas y crear valor cívico”.

(Lee: Bluesmart presenta el primer sistema de equipaje inteligente del mundo)

La adopción de las TIC en el contexto de la Ciudad 4.0 permite generar oportunidades de innovación para el futuro desarrollo de las capacidades individuales y colectivas de una comunidad formada por Gobierno, empresas, sociedad civil y la academia. Además del componente tecnológico, se requiere consenso político para llevar a cabo los proyectos relacionados con las ciudades inteligentes, consideró Prince.

“Hoy, y aunque hace dos décadas se habla del tema, es el 1% de las ciudades latinoamericanas las que están utilizando inteligentemente las TIC para ser Smart Cities. La barrera no es tecnología ni económica, sino la voluntad política y el consenso para hacerlo”, comentó el experto.

Smart Cities

El especialista destacó elementos históricos del desarrollo tecnológico que llevan a la dotación de infraestructuras y ecosistemas presentes en la ciudad de nuevas soluciones basadas en conectividad y servicios digitales. En el contexto de una tercera revolución industrial enfocada en la colaboración, Internet figura como un elemento central que involucra el uso humano, pero también las comunicaciones entre máquinas en el contexto del Internet de las Cosas (IoT).

La conectividad aparece como un elemento central que permite conectar las comunicaciones entre personas, máquinas y entre todo el ecosistema tecnológico. La personalización de dispositivos y plataformas permite aumentar el uso de servicios del IoT, cómputo en la nube, inteligencia artificial y analítica de Big Data. Estas soluciones digitales, habilitadas por conectividad de redes que incluyen las móviles, conectarán a la infraestructura de la ciudad (como transporte y energía) con servicios que permitirán hacerlas más “inteligentes”.

Esta inteligencia se deriva no de la aplicación en sí de la tecnología, sino de la capacidad de extraer más información de estas infraestructuras, analizarla y generar valor a través de la mejora de procesos, la planeación urbana y los servicios prestados a la sociedad.

Prince subrayó, durante su presentación, la importancia del desarrollo tecnológico para permitir, por ejemplo, la reducción histórica en el precio de la producción de tecnología y pronósticos de apropiación de las TIC. Así, se espera que para 2020 el número de dispositivos conectados por persona rebase los 6,5, situación que impulsa a su vez el concepto de las ciudades inteligentes por la capacidad de comunicar a las infraestructuras y los servicios con el usuario final a través de más dispositivos y aplicaciones.

Photo by Denys Argyriou on Unsplash