Siete momentos en los que ya interactúas con Inteligencia Artificial

Según un estudio de HubSpot, el 63% de las personas utiliza tecnologías basadas en inteligencia artificial sin darse cuenta.

El avance tecnológico muchas veces se introduce en nuestras vidas de una manera tan discreta que no logramos darnos cuenta en qué momento su uso se vuelve generalizado. Este es el caso de la Inteligencia Artificial (IA), una tecnología que ha crecido exponencialmente durante los últimos años y que de manera silenciosa está cada vez más presente en nuestra vida cotidiana.

De acuerdo con un estudio publicado por la desarrolladora de software HubSpot, el 63% de las personas utiliza tecnologías basadas en inteligencia artificial sin darse cuenta. Sin embargo, el mismo reporte señala que quienes sí lo saben están muy cómodos interactuando con ella en áreas como servicio al cliente y ventas.

(Lee: Inteligencia Artificial de IBM alcanzará a 100 millones de personas en América Latina en el 2017)

Expertos definen a la IA como un sector de las ciencias de la computación que busca que las máquinas repliquen las funciones cognitivas de la mente humana.

Aunque todavía estamos lejos de máquinas que puedan imitar a la perfección el pensamiento humano, ha habido avances significativos que permiten cientos de aplicaciones enfocadas en tareas específicas que ya funcionan y utilizamos a diario. La empresa de talento en inteligencia artificial Nearshore Delivery Solutions recopiló varios puntos que resaltan lo inmersos que nos encontramos en estas tecnologías.

1. Mientras usas asistentes de búsqueda

Las marcas de telefonía celular han apostado por crear computadoras que escuchen y respondan a nuestras demandas. Se trata de los asistentes de búsqueda como Siri, Alexa y Cortana, que funcionan con un procesamiento de lenguaje natural y programas de reconocimiento de voz, lo que los convierte en herramientas de IA. Mucha gente utiliza estos servicios y no sabe que está tratando con una computadora que puede aprender.

Apple fue de los pioneros en incursionar en este campo con Siri en 2011, a consecuencia de esto las marcas competidoras incluyeron estos asistentes en los dispositivos Android y Windows. Actualmente, la búsqueda de voz está disponible en los 3 mil 900 millones de dispositivos Android, Apple y Windows alrededor del mundo, y gracias a esta amplia difusión, la búsqueda por voz es una de las tecnologías de IA más consolidadas en la actualidad.

2. Cuando te protegen de los hackers

Las cuentas de correo electrónico y redes sociales contienen información delicada de sus usuarios, por esto que la industria cuida la seguridad de sus usuarios utilizando IA. Cuando empresas como Google o Facebook notan un inicio de sesión desde una terminal poco frecuente, automáticamente se envía un correo electrónico a dichos usuarios, solicitando que este confirme su identidad y así evitar un hackeo.

Este proceso ocurre de manera similar en los bancos, quienes generan un mail o carta preguntando a sus clientes por algún movimiento específico de su cuenta de débito o crédito. Si el sistema detecta una transacción no habitual, realizada en un lugar poco lógico, avisa a su cliente al instante y le pide su aprobación para realizar esa operación.

(Lee: Inteligencia Artificial y ‘Machine Learning’, estrellas en la atención al cliente)

En la actualidad estos sistemas ya pueden aprender por sí solos, con los datos que registran al detectar un movimiento potencialmente fraudulento con anterioridad.

3. Cuando compras por Internet

Algunos comercios en línea utilizan tecnología de IA para predecir productos que podrían interesarte de acuerdo con tu historial y comportamiento en línea. Amazon es una de las tiendas que más destacan en este aspecto, con algoritmos que se vuelven más inteligentes cada año, lo que le ha ganado una enorme cantidad de dinero a la compañía.

4. Al ver películas en Netflix

Netflix ha desarrollado una tecnología predictiva basada en inteligencia artificial que permite analizar todo su catálogo para recomendarte películas que pueden gustarte, de acuerdo a tus reacciones a las películas que has visto. Al igual que muchos otros, este algoritmo va mejorando con el tiempo, por lo que puede que algún día llegue a conocer tus gustos en películas incluso mejor que tú mismo.

5. Navegando

No se trata de autos que se estacionan solos, sino de sistemas inteligentes que han sido instalados para optimizar el desempeño de un auto. El sistema de inyección de combustible, por ejemplo, fue diseñado utilizando algoritmos de inteligencia artificial.

Aplicaciones como Google Maps o Waze, que cotidianamente consultamos, están basadas en algoritmos de IA que te recomiendan las mejores rutas y medios de transporte hacia tu destino. Estos programas recopilan los datos de tránsito aportados tanto por usuarios por redes sociales y clasifican las vialidades con colores que señalan el flujo de tránsito vehicular.

6. Al traducir

Si creías que los traductores en línea funcionan con alguien detrás del ordenador que traduce tus comentarios 24/7 estás muy equivocado. El traductor de Google no entiende de reglas gramaticales, sin embargo, basa sus resultados en un análisis de patrones encontrados en miles de escritos que fueron traducidos por humanos.

Esta aplicación encuentra patrones en contextos previamente analizados para ofrecer la traducción lo más acertada posible. Es también por esto que su traduccion ocasionalmente no es del todo acertada.

7. Cuando juegas videojuegos

En el mundo gamer es muy casual el desafiar a “la máquina” en su máxima dificultad. Esto no es más que enfrentarse a una serie de algoritmos generados por una computadora, que buscan vencernos en el juego. Muchas veces la inteligencia artificial supera a las habilidades de los jugadores humanos.

No sólo en videojuegos tradicionales ocurre esto. Un caso muy conocido fue como la computadora AlphaGo desarrollada por Google derrotó al campeón coreano Lee Sedol, en el tradicional juego de mesa chino Go. AlphaGo cuenta con importantes avances en inteligencia artificial y destaca por la capacidad de aprender y mejorar sus propias estrategias y movimientos en el transcurso del juego