Más Pymes contratan freelancers para aumentar su competitividad

A través de la contratación de freelancers, una Pyme puede llegar a ahorrar una gran cantidad recursos en costos fijos mensuales.

La fuerte caída en el consumo registrada en lo que va del año viene demostrando que el 2017 representa un momento difícil para las empresas. En este contexto de crisis, las Pymes son las más afectadas y quienes deberán mantener sus estructuras flexibles y probar maneras menos costosas de vender sus productos o servicios, muchas veces para asegurar su continuidad.

Por otra parte, y según datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), en 2016 se registró una caída del 0,2% del empleo asalariado y un aumento del 2,7% del empleo por cuenta propia en la región. CEPAL también asegura que la digitalización permitirá crear más de 900.000 nuevos puestos de trabajo.

(Lee: Freelancing: Las reglas de oro del trabajo independiente)

La contratación de freelancers es una tendencia de marcado crecimiento, dado que permite avanzar con proyectos de vital importancia a un costo menor y con una agilidad mayor. A través del empleo de talentos independientes una Pyme puede llegar a ahorrar en grande, y esta ventaja podría significar no solo su supervivencia sino también la posibilidad de invertir ese extra en mejoras que le permitan un aumento  significativo de competitividad en un mercado implacable.

El costo del espacio de oficina

Imaginemos que una Pyme promedio paga US$3.000 de alquiler para darle lugar a las 15 personas que van cada día a la oficina, un número posible en una ciudad como Buenos Aires. Además imaginemos que, entre otros costos como luz, agua, Internet, café/bebidas/comida, etc., la empresa invierte otros US$2.000 al mes. Por último, podemos agregar el costo mensual de traslado que tiene el equipo de trabajo. Aunque no siempre se otorgue como beneficio, es en sí una reducción del ingreso del trabajador. Este costo debe ser de unos US$40 al mes por persona.

Hablamos entonces de un costo de oficina de US$5.600 que, en nuestro ejemplo, significarían más de US$370 por persona.

El costo oculto de contratar personas en grandes ciudades

En ciudades como Buenos Aires el costo de vida es más alto. Además, hay muchísimas empresas “peleando” por el buen talento, por lo que naturalmente los salarios o precios de servicios freelance son más altos que la media. El contratar personas remotas nos libera de las cadenas innecesarias de contratar personas a 10 kilómetros a la redonda y nos da acceso a muchísimo más talento.

Según una investigación de The Atlantic, las ciudades grandes tienen mayores salarios promedio. Listan razones como costo de vida, educación/habilidades o competencia por talento. Pero incluso quitando el efecto de éstas el salario tiende a ser mayor, y se estima que en ciudades de más de 1 millón de habitantes los salarios son un 30% más alto que en lugares menos poblados.

“De las 33 personas que trabajan en Workana Argentina, 18 lo hacen de manera remota y solo cuatro viven en una gran ciudad (Buenos Aires, México D.F., Córdoba y San Pablo). El resto vive en ciudades más pequeñas como: Santa Clara, San Francisco Córdoba, Pelotas, Palmeiras de Goiás, etc.”, explica Guillermo Bracciaforte, Co-Fundador en Workana, la primera red de trabajo remoto e independiente de Latinoamérica.

(Lee: Freelancing: Los números de la startup argentina Workana en 2016)

Este último año la cantidad de freelancers registrados en Workana se incrementó un 181% comparado con el año 2015, y la cantidad de proyectos se duplicó. Con una mayoría de las contrataciones realizadas por Pymes y emprendedores, es claro que llegó el momento del freelancing como alternativa para crecer.

Fuente imagen destacada