Cinco ‘life-hacks’ para las mamás emprendedoras

Las mamás emprendedoras enfrenta numerosos desafíos en la operación de su negocio. Uno de ellos es obtener el tan deseado equilibrio entre hogar y empresa.

Hoy en día las mujeres profesionales piensan cada vez más en no regresar al mundo corporativo luego de convertirse en mamás. Las razones son diversas pero las más frecuentes apuntan a no dejar a sus hijos al cuidado de alguien más, la incomodidad de estar encerradas en una oficina por más de ocho horas y los largos viajes de negocios.

(Lee: “Radiografía del trabajo independiente en América Latina”)

En México cada día es más frecuente ver a madres jóvenes emprendiendo en nuevos negocios. La mamá emprendedora es hoy un personaje común que toma las riendas de su tiempo dedicándose a hacer realidad todas aquellas ideas de negocio que alguna vez soñó.

Esta realidad ha sido registrada y estudiada por diferentes reportes. El informe de Global Entrepreneurship Monitor cita que el 41.3% de las mujeres en México perciben buenas oportunidades para iniciar un negocio en los próximos seis meses. Por otra parte, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) menciona que el 23.3% de los 20.8 millones de mujeres que forman parte de la población económicamente activa en el país trabaja por cuenta propia.

Las mamás emprendedoras enfrenta numerosos desafíos en la operación de su negocio. Uno de ellos es obtener el tan deseado equilibrio entre hogar y empresa. Asimismo, se suman la dificultad de encontrar el staff o equipo de trabajo adecuado, y lo difícil de encontrar un espacio de trabajo idóneo.

(Lee: Lo que pueden hacer las mujeres para reducir la brecha de género en el mundo laboral)

Como respuesta a estos retos que viven las mamás emprendedoras, SPACES (empresa especializada en trabajo colaborativo) propone cinco ‘life-hacks’ para que toda mamá emprendedora pueda superar dichos desafíos, encontrando el balance que desean para compartir tiempo con su familia sin sacrificar el éxito de su negocio.

Toma un día libre

Al ser la responsable directa de tu propio negocio, muchas veces toca estar pendiente de lo que sucede las 24 horas del día, los siete días de la semana. Sin embargo, todo el mundo necesita descansar para poder llevar a cabo sus actividades de manera eficiente y eficaz.

Ponte como meta tomarte un día libre a la semana para descansar y recargarte de energía. Si el trabajo está muy pesado, o si hay muchos proyectos que terminar, puedes tomar medio día libre entre semana y dedicarlo a tu descanso. De esta manera podrás desconectarte de tu negocio y evitar el agotamiento típico que llega los sábados y domingos luego de una semana de trabajo arduo sin pausa.

Planifica tu día, semana y mes

Llegar tarde a una reunión, olvidar encuentros importantes y pasar de largo una fecha límite es imperdonable. Un récord impecable de responsabilidades cubiertas es un valor agregado importantísimo para tu negocio. Una emprendedora que cumple es una emprendedora exitosa.

(Lee: Aydé Soto de SimpleCitizen: Una latina en EE. UU. ayudando a cumplir sueños con tecnología)

De modo que te recomendamos llevar a cabo un proceso de planificación diario, semanal y mensual que te permita llevar registro de todas las pautas que debas cubrir durante ese período de tiempo. Planificar tu día la noche anterior te ayudará a organizarte mejor tanto en el ámbito profesional como en el personal. Y lo mismo ocurre con los planes para la semana, la quincena o el mes.

Auxíliate con un staff

Muchas mujeres que son emprendedoras y mamás a la vez cometen el error de pensar que deben ser como la Mujer Maravilla. Sin embargo, esto es falso. No es recomendable que tú sola tomes las riendas de absolutamente todas las tareas relacionadas con tu negocio. Más bien, incorporar un staff o equipo de trabajo te ayudará a obtener mejores resultados que los que podrías conseguir trabajando en todo tú sola.

(Lee: Wenyi Cai (Polymath Ventures): “Emprender es no cansarse de entender y resolver problemas”)

Consigue ayuda de personas profesionales y calificadas para tareas simples como contestar llamadas telefónicas. De esta manera no tendrás que ser tú quien conteste cada vez que suene el teléfono, pudiendo así terminar tus pautas y cosas pendientes de manera más rápida y eficiente.

Asesórate y delega

Al ser emprendedora y trabajar por cuenta propia, es más que factible que no conozcas en detalle todo lo relacionado con la operación y logística de tu negocio. De manera que buscar asesoría de parte de expertos u otras mujeres emprendedoras es un ‘life-hack’ muy valioso para las mamás que buscan emprender y tener éxito.

Admitir que no sabes algo no te resta valor. Muy por el contrario, una de las características de los grandes líderes es que saben reconocer cuándo delegar y consultar.

Establece un espacio de trabajo

Al iniciar un negocio, casi todo emprendedor lo hace desde casa. Pero cuando se es mamá, hacer home office puede convertirse en una horrible pesadilla debido a lo impredecible de tu entorno inmediato. Es por ello que sugerimos buscar un espacio de trabajo que se encuentre bien cerca de tu hogar o de la ubicación de tus clientes.

(Lee: Sylvia Chebi de ThalesLab: Hay que perder el miedo al fracaso)

Asegúrate de que tu espacio de trabajo tenga todo lo necesario para que trabajes sin preocuparte por nada más que tus proyectos.

“Contar con un sistema de apoyo profesional y un espacio de trabajo colaborativo representa un gran recurso para las mamás emprendedoras”, afirma Mónica Cerca-Narchi, líder de Spaces en México. “Tener en un mismo espacio la facilidad de conocer expertos en diversas áreas comerciales, contar con una persona profesional que conteste las llamadas de su empresa, y laborar cerca de sus clientes y de su casa es clave para que su negocio crezca y tengan tiempo para estar con su familia y amigos”.

Fuente imagen destacada