Así avanza el mercado FinTech en América Latina

La tecnología financiera, mejor conocida como FinTech, es sin duda una de las verticales más importantes para el ecosistema emprendedor latinoamericano.

La tecnología financiera, mejor conocida como FinTech, es sin duda una de las verticales más importantes para el ecosistema emprendedor latinoamericano. Basta con dar una mirada al intenso movimiento de iniciativas, inversiones, lanzamientos, eventos y en general de noticias que genera.

(Lee: Inclusión financiera ya es el 40% de la innovación Fintech en LATAM)

El equipo de contenidos de Minders Group realizó una infografía (ver abajo) junto con la que destaca que América Latina es la región con mayor penetración de usuarios en usar los productos y servicios de empresas fintech: 77,4% comparado con el 63,1% global o el 59,1% de Norteamérica, según el World Banking Report de CapGemini.

(Lee: Felipe Tascón de Mesfix: 12 ‘insights’ de una Fintech latinoamericana exitosa)

Y la presencia de startups dedicadas a la tecnología financiera también es un buen indicador. El Fintech Radar, una investigación de Finnovista que busca mapear y monitorear la actividad de la industria FinTech en la región, encontró los países con el mayor número de startups: Brasil (219), México (158), Colombia (77), Argentina (60) y Chile (56).

(Lee: Alkanza, un Robo-advisor para la inclusión financiera en Latinoamérica)

Minders Group también destacó y describió algunas de las startups Fintech que sobresalen por algún motivo particular en cada uno de los países, por levantar las mayores inversiones, por ser las de mayor importancia por su evolución o proyección y también porque se destacan por sus soluciones y potencial en el modelo de negocios:

Nubank (Brasil): Es la startup con mayor financiación recibida en la región, que en 2016 ganó el Marketers That Matter Award, un premio que la ubica, por poner solo dos ejemplos, a la altura de Google y Netflix. Fundada en 2013, provee un servicio de acceso al crédito a través de MasterCard, que es gestionado únicamente desde una aplicación a través del smartphone, y no tiene costos. Según un vocero de esta empresa, recibieron más de cinco millones de aplicaciones para el servicio y tienen 400 mil personas en lista de espera. Logró inversiones por más de US$178 millones.

MercadoPago (Argentina): Llegó a tener casi 139 millones de transacciones en 2016, con lo cual creció un 73% en relación a 2015. Nació como la plataforma de pagos de MercadoLibre, el sitio de Ecommerce que cotiza en la bolsa de Nueva York, y esto la hace ser la fintech con mayor peso en la región. Se convirtió en una potente unidad de negocios, y un modelo a seguir por los emprendedores latinoamericanos: afirman tener 90 millones de compradores, en más de 150 mil negocios online, con 50 medios de pago en Latinoamérica.

Afluenta (Argentina): Es una plataforma de créditos P2P. Actúa como un puente entre solicitantes e inversores, y obtiene sus ingresos por el cobro de comisiones por ayudar en el otorgamiento del crédito y la administración del sistema. Según definen en su sitio “conectan personas fomentando negocios colaborativos e interacción social”. Lleva reunidos más de US$10 millones en inversión, y el mayor aporte lo obtuvo en 2016.

Kueski (México): Es la primera plataforma de México que ofrece micro-préstamos solo a través de Internet. Cerró una ronda de inversiones por US$35 millones con lo cual se convirtió en la startup que mayores inversiones recibió en ese país. La compañía se vale de herramientas como big data y analytics, para aprobar y entregar préstamos en minutos. Es la empresa de su tipo que ha crecido a mayor velocidad en la región.

Aflore (Colombia): Fue destacada por Finnovista y por Fintech Latam como uno de los jugadores más destacados de este país. Otorga créditos a personas sub bancarizadas y aportó al ecosistema la idea de “consejeros informales”. Con un nuevo modelo de negocio apunta a un mercado de 13 millones de personas.

Destácame (Chile): Ganó el premio latinoamericano BBVA Open Talent 2015, y se convirtió en una estrella en ascenso. Consiste en un sistema de crédito alternativo, que mide el comportamiento crediticio del solicitante analizando variables que un banco tradicional no mediría. Los interesados en pedir un préstamo deben crear un historial de pagos de por lo menos seis meses con al menos dos cuentas básicas del hogar, como agua, luz, celular, entre otras. Con esta propuesta ya ha recaudado US$800 mil en inversiones.

Fuente imagen destacada