Los protagonistas y avances de la banca digital en Chile

El fenómeno "fintech" ha llegado para entregar respuestas a necesidades no cubiertas por parte del sector bancario tradicional.

En la actualidad la tecnología y las finanzas han caminado de la mano en busca de facilitar la vida a las personas, sobre todo en el ámbito de las inversiones, logrando que las cosas que ayer eran complicadas y tediosas, hoy se realicen de manera rápida y simple. Un ejemplo de esto es el avance que han tenido la banca digital y las fintech en el mundo, y específicamente en Chile, que hoy en día permite realizar diversos trámites bancarios, inversiones o préstamos por Internet desde cualquier parte del mundo y con un simple clic.

(Lee: Felipe Tascón de Mesfix: 12 ‘insights’ de una Fintech latinoamericana exitosa)

Según comenta José Santomingo, presidente de la Asociación de Fintech de Chile y director de FOL.cl -la primera plataforma online de inversión en fondos mutuos del país-, lo más cercano a las personas en este ámbito son los trámites bancarios, inversiones online y préstamos por Internet, ya que “en los últimos años la banca ha empezado a reaccionar al avance de las tecnologías de la información otorgando servicios digitales básicos a sus clientes como son las transferencias o los pagos, pero no han ido más allá en el sentido de tecnificar o digitalizar otro tipo de servicios que sí los están empezando a ofrecer estas empresas fintech”.

En este sentido, a parte del caso particular de FOL.cl, que permite invertir en más de 300 opciones de fondos de distintas administradoras o AGF’s de manera 100% digital, Santomingo agrega que “uno puede encontrar otros servicios como los Peer to peer lending (P2P), que son sistemas que permiten saltarse a la banca y unen las necesidades de capital de las personas que invierten directamente en las empresas, por ejemplo la plataforma Cumplo u otra que es Facturedo, que es una plataforma, que realiza compra-venta de facturas online en Chile”.

(Lee: Las startups que están cambiando el mundo desde los mercados emergentes)

“Otros medios de pagos son por ejemplo Finciero, que ha sacado una tarjeta de prepago, para personas no bancarizadas, y sirve para hacer compras por Internet. O como el caso de ‘KHIPU’, otra fintech, que se encarga de hacer sistemas de medios de pago a través de transferencia de una manera fácil. Y Destácame, que ofrece una evaluación de riesgo alternativo en base al comportamiento de los clientes, como si han o no pagado sus cuentas de servicios”, agrega Santomingo.

En la actualidad, han surgido muchas alternativas en Chile y en el mundo que “están realmente poniendo en jaque como una amenaza latente al rol que han cumplido los bancos. Y los bancos han reaccionado tratando de emular o de dar mayores servicios digitales a sus clientes. Entonces la pregunta es si no hubiera sido por este advenimiento de estas empresas que están compitiendo con los bancos, ¿los bancos se hubieran puesto las pilas o se hubieran empezando a preocupar? Yo creo que no. Entonces, yo creo que estamos en presencia de que cada día más va haber una gran competencia y una revolución digital. Ahora es muy importante frente a todo esto también que la regulación vaya acompañando estos nuevos emprendimientos”, resalta Santomingo.

Respecto a los desafíos regulatorios que se imponen con estas nuevas tendencias, Santomingo asegura quelo importante es cómo los bancos tienen que dar acceso a la información de transacciones de sus clientes, si ellos lo solicitan. Por ejemplo, en Europa a partir del 18 de enero del año 2018 empieza una nueva regulación que obliga a los bancos a compartir información de sus transacciones con otras empresas del área de fintech cuando sus clientes se lo soliciten. Esto será una realidad y, por lo tanto, el principio que hay detrás es que el propietario de esa información es el cliente y no es el banco, por lo que debe tener la posibilidad concreta de poder decidir qué se hace con esa información”.

“La banca en general antes del advenimiento de estas nuevas tecnologías estaba relativamente en una zona de confort bastante cómoda”.

Finalmente, Santomingo detalla que “el otro paso es que realmente se abra los servicios financieros a estas empresas porque al final los beneficiados van a ser los consumidores al permitir mayor competencia. La banca en general antes del advenimiento de estas nuevas tecnologías estaba relativamente en una zona de confort bastante cómoda, porque las barreras de entradas eran bastante grandes, había que tener sucursales, capitales, pero hoy con la tecnología no es necesario tener presencia física, sino que tener internet o medios alternativos de pago electrónicos. Es una buena noticia para consumidores y clientes que con una legislación adecuada van a poder observar cómo se genera mayor competencia”.  

(Lee: Los bancos argentinos aún no están preparados para el negocio digital)

“En definitiva, lo que quiero decir es que todas estas nuevas fintech apoyadas en esta nueva tecnología le dan más competencia al sistema y mejores servicios a los clientes. Sin embargo, creo que los bancos no van a desaparecer nunca, porque tienen un rol en la economía muy importante pero sin duda debieran trabajar alineados con las Fintech y que se sumen a la nueva revolución de la banca digital”, destaca.

Fuente imagen destacada