Cinco claves para definir tu idea y despegar tu negocio este 2017

Si estás considerando emprender y decidiste que este es tu año, la startup mexicana Kueski te da estos consejos que te servirán para definir tu idea y llevar tu nuevo negocio a buen rumbo.

Emprender un negocio propio es el sueño de muchos. Ya sea para obtener independencia económica, mejorar las finanzas personales o lanzarse a la aventura de tratar de convertir una pasión en un negocio, muchos ven en el emprendimiento una opción de carrera bastante viable.

(Lee: Rafael de Haro (VARIV Capital): Una buena idea no basta)

Sin embargo, a pesar de que nueve de cada 10 mexicanos ven al emprendimiento con buenos ojos, y de que 73% se considera apto para iniciar un negocio propio (de acuerdo con el más reciente reporte global de emprendimiento de Amway), son pocos los que se animan a dar el salto a emprender.

La tasa de fracaso para las nuevas empresas en México es del 75% durante el primer año, por lo que la precaución al momento de emprender nunca es suficiente.

Además de identificar una oportunidad de negocio con potencial, encontrar un público para tu producto e incontables horas de trabajo, es necesario contar con una estrategia que te permitirán llegar del punto A al punto B sin quedarte sin capital en el proceso.

Si estás considerando emprender y decidiste que el 2017 es el año para hacerlo, la startup mexicana Kueski te da estos consejos que te servirán para definir tu idea y llevar tu nuevo negocio a buen rumbo: 

1. Define tus razones para emprender

Ya sea porque quieres resolver una necesidad que percibes en el mercado, porque identificaste un nicho inexplorado o porque buscas la independencia financiera, definir tus motivos para emprender es fundamental.

Mark Zuckerberg asegura que su sueño era crear un mundo más conectado, no tanto ganar dinero; mientras que la pasión de Bill Gates por la informática era tal que prefirió dejar la escuela para perseguir su meta de revolucionar la manera en la que trabaja el software. 

Sea cual sea tu motivación, debes tenerla en claro. Llegarán situaciones difíciles en los que todo parecerá perdido y será en esos momentos cuando tengas que recurrir a tu reserva de motivación.

Oportunidades - Startups

(Lee: No busques ideas, identifica tus propios problemas)

Querer innovar, facilitar la vida de los demás o incluso un profundo deseo de superación profesional, podrían formar parte del motor que haga funcionar tu proyecto.

2. Plantea y analiza la idea de tu negocio

Recuerda que no siempre es necesario reinventar la rueda, en ocasiones basta sólo con mejorarla. Trata de generar una idea innovadora, que se apegue a las necesidades del mercado, pero sobre todo, que tenga potencial de ser rentable.  

Existen diversas metodologías que te pueden ayudar a visualizar mejor tu idea de negocio y encontrar sus puntos fuertes o débiles. Muchos emprendedores deciden comenzar con lo que llaman “producto mínimo viable”. Se trata de una versión básica del producto con apenas las suficientes características para lanzarlo al mercado y poder así obtener información valiosa sobre cómo los clientes se relacionan con el producto.

Otra herramienta que te puede servir a definir tu estrategia es el “lean canvas”, un formato que te puede ayudar a visualizar los elementos clave de tu modelo de negocios como costos, recursos, propuesta de valor, por mencionar algunos.

(Lee: Cristobal Perdomo (Jaguar Ventures): “Si tu negocio depende de que la realidad cambie, vas a fracasar”)

Estas herramientas pueden significar la diferencia entre la vida o la muerte para un negocio que apenas comienza. 

3. Conoce el mercado

No salgas a construir sin conocer la estabilidad del terreno. Investiga tu mercado, pero sobre todo el perfil de tu consumidor. ¿Qué comportamientos de compra tienen? ¿En dónde están? ¿Qué medios masivos frecuentan?

customer_service

Si entiendes al cliente, entenderás lo que está buscando para comprar. 

Otro aspecto importante es tomar en cuenta a tu competencia. Debes averiguar no sólo sus nombres, sino también sus estrategias, su valor agregado, trato con el cliente, comunicación y esfuerzos de mercadotecnia que realicen. Ahí es dónde encontrarás “huecos” que podrán ser el diferenciador de tu propio negocio. 

4. Aprovecha la tecnología

El Internet y el desarrollo de muchas tecnologías han abaratado muchos costos de inversión, comunicación y administración. No sólo tu cartera, sino también tu horario se beneficiará de buscar, experimentar y en última instancia aprovechar estas herramientas.

Aprovecha los servicios en la nube como Google Drive o Dropbox para tener la información de tu negocio siempre accesible, los administradores de tareas como Asana o BaseCamp para delegar y monitorear al equipo, y abarata costos en telefonía utilizando herramientas como Skype o Google Hangouts. 

Si el giro de tu negocio son las ventas, considera montar una plataforma para vender en línea, aprovechando el auge del comercio electrónico que ha traído consigo la creciente penetración de Internet entre la población.  

Es relevante mencionar que existen estrategias digitales para dar a conocer tu negocio en redes sociales, abaratando mucho los costos en publicidad y marketing, y maximizando el alcance de tu mensaje.

estrategias digitales

5. Continúa formándote en la materia

No cierres los horizontes y aprende de los casos de éxito. La mayoría de negocios fracasa por no percibir los cambios en el mercado y cambiar el producto o la forma en la que este se presenta para adaptarse a esos cambios. Debes tener la mente abierta y dispuesta a aprender nuevas técnicas o modelos que beneficien a tu empresa.  

(Lee: México, un país ideal para emprendedores extranjeros)

Podrías optar por complementar o actualizar tu educación en alguna de las academias para emprendedores, acercarte a expertos en la materia o buscar cursos en línea. Dale un tiempo al trabajo y otro a la formación, pues de ambos depende el éxito de tu negocio.

Fuente imagen destacada