Tecnología por sí sola no puede proporcionar una interoperabilidad exitosa en servicios financieros digitales

Para que funcionen bien los sistemas de pagos que buscan favorecer a las personas de bajos recursos, se necesitan gobernanza e incentivos empresariales.

No importa qué tan bien diseñada esté la tecnología; la interoperabilidad en los servicios financieros digitales no alcanzará todo su potencial salvo que se implementen incentivos y una estructura empresarial correcta, concluye el CGAP* (Grupo de consulta para asistir a los pobres) en su nuevo informe titulado, Digital Finance Interoperability and Financial Inclusion: A 20-Country Scan (Interoperabilidad de las finanzas digitales e inclusión financiera: Un relevamiento de 20 países).

(Lee: Inclusión financiera ya representa el 40% de la innovación Fintech en LATAM)

Cuando los proveedores y reguladores de servicios financieros hablan sobre la interoperabilidad, nos vienen a la mente imágenes de intercambios, plataformas y software –en resumen, las herramientas técnicas que permiten que los sistemas de pago modernos funcionen en forma conjunta. Sin embargo, la nueva encuesta mundial de interoperabilidad realizada por el CGAP concluye que un intercambio de pagos libre de problemas, veloz y barato –un medio importante de conectar a las personas de bajos recursos con la economía formal- es algo más que las conexiones técnicas.

(Lee: La Fintech brasileña Nubank levanta US$80 M en Serie D)

El informe sostiene que un sistema de pago interoperable exitoso depende de tres elementos:

  • Gobernanza y reglas de funcionamiento implementadas que abarquen el modo en que los participantes toman decisiones, gestionan operaciones en forma conjunta y consideran al riesgo;
  • Acuerdos empresariales que equilibren los intereses económicos de los participantes, desde los precios hasta el marketing de la marca, para incentivarles a intercambiar pagos; e
  • Infraestructura técnica sólida que conecte a los participantes. La misma puede ser cualquier cosa -desde un intercambio de pago o una conexión bilateral hasta un servicio tercerizado.

Greta L. Bull, directora ejecutiva del CGAP, afirmó que “La interoperabilidad es importante para el desarrollo de los servicios financieros digitales, en la medida en que proporciona una mejor experiencia para los consumidores de bajos recursos e introduce eficiencias y escala en el sistema de pagos. Muchos países están explorando vías que conduzcan a la interoperabilidad. Lo que esta investigación demuestra es que no hay una sola fórmula para alcanzar la interoperabilidad”.

(Lee: 158 startups compiten por captar en los próximos 10 años hasta el 30% del mercado bancario mexicano)

La encuesta también llegó a las siguientes conclusiones:

  1. Coordinación: A pesar de que se puedan haber implementado varios sistemas y una infraestructura técnica, lleva tiempo para que los cambios en la conducta financiera acontezcan y para que los usuarios finales entiendan el modo de usar el sistema.
  2. El enfoque en la tecnología es miope: Aunque los sistemas interoperables pueden involucrar tecnología, otros elementos cruciales como una buena gobernanza e incentivos empresariales, son de fundamental importancia. El resultado final será que más personas utilizarán los servicios financieros formales y las empresas se beneficiarán de una mayor captación.
  3. ¿El huevo o la gallina? Los servicios financieros digitales no son una precondición necesaria para establecer un sistema interoperable y no hay un camino o una coordinación definida para establecer al sistema. Algunos sistemas interoperables son impulsados por el mercado y algunos lo son por el gobierno y las políticas; depende del contexto del país.

La encuesta del CGAP es la primera de su clase y muestra los avances realizados en lo que refiere a la interoperabilidad en 20 países, incluyendo India, Kenia, Egipto y México, a través de tres continentes. Proporciona una evaluación general de los pagos que se hicieron hacia y desde cuentas transaccionales de pequeño valor, a través de tres tipos de sistemas interoperables entre tres o más proveedores, dos proveedores y a través de un tercero que conecta a varios proveedores entre sí.

*CGAP, Consultative Group to Assist the Poor (Grupo de consulta para asistir a los pobres) es una asociación mundial de más de 30 organizaciones líderes que procuran fomentar la inclusión financiera.

Fuente imagen destacada