Growth hacking: Hackear al mercado para hacer crecer tu negocio

Growth hacking
En el ecosistema de startups de Silicon Valley, el growth hacking ha sido clave para el crecimiento de empresas como Facebook, Uber, Dropbox y Airbnb.

Los negocios de la era digital tienen más posibilidades de conectar con nuevos clientes, dar a conocer su marca y establecer presencia entre grupos clave de usuarios de forma económica apalancándose de la tecnología. El grado de complejidad que implica dominar y utilizar de manera estratégica estas herramientas ha dado nacimiento a una nueva especialidad en los negocios: el growth hacker.

(Lee: El ‘growth hacking’ y la importancia de hackear el marketing)

El nombre de growth hacking se refiere a pensar el mercado como algo que se puede hackear, es decir, que se puede separar por partes para entender mejor su funcionamiento. El resultado es una serie de técnicas que combinan análisis de datos y creatividad que permiten hacer crecer el número de usuarios de una startup.

Aunque este perfil no es aún muy conocido en México, es el principal responsable de atraer y retener nuevos clientes a través de los nuevos canales digitales. En el ecosistema de startups de Silicon Valley, el growth hacking ha sido clave para el crecimiento de empresas como Facebook, Uber, Dropbox y Airbnb.

“Nació hace cuatro años ante la necesidad que tenían las startups que no contaban con presupuesto para sus campañas de marketing y debían crecer de una u otra manera”, comenta Mauricio Díaz Arellano, growth hacker y socio fundador de la startup Leco.

(Lee: Startups y tecnología: 20 posts imperdibles que dejó el 2016)

Díaz califica esta técnica como una mezcla entre marketing digital y experimentación del producto digital, donde el enfoque exclusivamente va hacia el crecimiento de la marca.

“A diferencia de las demás formas de trabajo, esta sirve para hacer crecer de manera acelerada y con escasos recursos a las empresas”, señala.

Consistencia y crecimiento

Si bien es imposible que un growth hacker domine todas las áreas que componen su labor como programación, relaciones públicas, desarrollo de contenido, medición de datos, por nombrar a algunas, se espera que el growth hacker tenga algo de conocimiento de estas áreas estratégicas para su trabajo y pueda orquestarlas de tal manera que obtenga los mejores resultados

“Debe tener conocimientos en todas esas áreas, pero debe contar con un equipo que lo apoye en temas especializados, el diseño del producto o la programación digital por ejemplo, el equipo de growth hacking combina todas esas áreas”, afirma Mauricio Díaz.

Recopilar datos sobre cómo se relaciona el usuario con el producto para así saber en dónde enfocar esfuerzos da una ventaja competitiva inmensa. El Internet tiene la ventaja de que todo se puede medir y si se interpreta de manera correcta, los datos se vuelven información importante.

Con la intención de transmitir estas y otras herramientas a emprendedores, altos ejecutivos y profesionistas en busca de iniciar proyectos propios, academias para emprendedores como Hustlers Academy tratan el tema en un módulo de growth hacking.

La finalidad, es darle a quien busca emprender las herramientas necesarias para desarrollar un negocio exitoso en la era digital, aseguró el director Alejandro Bautista, director de la academia.

(Lee: De la mano de IBM, las startups en América Latina podrán lograr grandes cambios)

“En este sentido, el growth hacking es básico, pues la gran mayoría de los emprendedores en México lo son por necesidad y no siempre cuentan con grandes presupuestos para mercadotecnia, publicidad o relaciones públicas para darse a conocer”, finalizó.