Vivir, trabajar y estudiar en distintas ciudades, una posibilidad real para los nómadas digitales

IMF Business School ha analizado las ventajas de esta nueva forma de estudiar, trabajar y residir en diferentes partes del mundo, sin moverse de casa.

Internet y las nuevas tecnologías han cambiado la forma de entender el trabajo. Cada vez más el mercado laboral está implantando el TT como una nueva relación entre profesionales y empresas. En concreto, y en España como ejemplo, el 60% de los empleados trabajará desde casa en el año 2022, según las previsiones de Virgin Media Business. Además, 9 de cada 10 millennials, un segmento que pronto alcanzará puestos de dirección, considera el teletrabajo como una prioridad, según datos de diversos estudios analizados por Polycom.

(Lee: 18 lecciones aprendidas luego de nueve meses como nómada digital)

Los únicos requisitos indispensables para poder trabajar a distancia son un dispositivo móvil y conexión a Internet. ¿Por qué no hacerlo desde una cafetería, un hotel, una playa o desde cualquier otro lugar en el mundo? Este nuevo fenómeno ha dado lugar a un nuevo perfil conocido como nómada digital, que no son otros que aquellos que aprovechan las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para poder vivir, trabajar e, incluso, estudiar en cualquier parte del mundo sin moverse de casa. La mayoría son personas con oficios que no dependen de una ubicación geográfica concreta para llevarlos a cabo, como fotógrafos, periodistas, escritores, diseñadores web o bloggers, entre otros. Sin embargo, ¿cuáles son las ventajas de ser un nómada digital? IMF Business School ha analizado los puntos a favor de esta práctica cada día más popular:

  1. En primer lugar, ofrece la posibilidad de crear una rutina que permita compaginar las obligaciones con las pasiones, ya que es el propio empleado quien decide cuándo y dónde desarrolla su labor profesional.
  2. Otro punto a favor es la ventaja de mantener el equilibrio de la vida personal y profesional.
  3. Además, beneficia la salud, ya que el 73% de los trabajadores afirma comer más sano cuando trabaja desde casa, según datos de Workshifting.
  4. Uno de cada 4 trabajadores afirma sufrir menos estrés cuando desarrolla su trabajo desde su domicilio, según afirma el mismo estudio.
  5. Un solo día laboral a distancia podría reducir el efecto invernadero en 423.000 toneladas de gases, el equivalente a sacar 77.000 automóviles a las calles durante todo un año, de acuerdo con Workshifting.  
  6. Por si eso fuera poco, 8 de cada 10 empleados afirman que serían más felices si pudieran trabajar desde el hogar, como muestra un informe de Adecco.

Llegado a este punto, la pregunta es si las empresas también se verían recompensadas con estas nuevas prácticas. La respuesta es sí. Cuando potencian el teletrabajo dentro de sus organizaciones, las compañías ven aumentar su productividad entre un 10% a un 20%, según datos de Workshifting.

(Lee: Nomadismo Digital: La oficina moderna)

Todos estos beneficios inciden directamente en la formación. El ritmo de vida actual impone en muchos casos la formación online como la opción más interesante para muchas personas, ya que es la que mejor se adapta a sus necesidades y a su disponibilidad.

Fuente imagen destacada

Acerca del autor

Pulsosocial

Pulsosocial

Media outlet de Emprendimiento, Marketing, Tecnología e Inversión en Latinoamérica.

  • Mike

    Creo que en este artículo se confunde el término de “Nómada digital” con “Teletrabajo”, cuando son conceptos totalmente opuestos.