Colombia 2017, un país con emprendimiento social de alto impacto

Hasta COP$1.000 millones de pesos serán entregados a nuevos emprendimientos en Colombia en los próximos cinco años.

Colombia es un país emprendedor. Muestra de ello es que en 2015 se crearon 63.029 nuevas empresas, según Confecámaras. Sin embargo, mantenerlas no es tarea fácil y así lo demuestra un estudio realizado por la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) del 2013; el cual asegura que pasado el primer año después de la creación, sólo persisten el 55% de las nuevas empresas.

(Lee: Wayra celebra cinco años en Colombia: US$21 M en ventas de 26 startups)

Pero ¿qué es lo que hace falta para que los emprendimientos nacionales sobrevivan sus primeros años? “La falta de estructura a la hora de manejar una empresa es un factor grande de fracaso. Muchos emprendedores actúan de manera intuitiva, pues no tienen una formación financiera que los ayude a organizarse de manera adecuada”, asegura Gustavo Márquez, asociado de Athena*. “Adicionalmente, cuando éstas nuevas empresas llegan a la etapa de crecer, van a un banco y muchas veces no reciben créditos”, añade.

(Lee: La cuarta generación de colombianos ‘Innovadores Menores de 35’)

En un panel de expertos en emprendimiento, realizado recientemente por Athena, se intentó definir cuáles son las tendencias empresariales a nivel mundial y cuáles de ellas se implementan actualmente en el país; además de analizar los  retos y oportunidades que existen a nivel nacional.

El panel contó con la participación de la Cámara de Comercio de Bogotá, Sena, Fuerzas Militares y el Impact Hub. “Deben existir intervenciones integrales en el campo. Actualmente las organizaciones cuentan con iniciativas a nivel de agricultura, la cual es  especialmente importante en el posconflicto y en la generación de oportunidades para los campesinos”, aseguró David Cruz, Teniente Coronel de la Reserva del Ejército Nacional de las Fuerzas Militares.

(Lee: Colombia lanza plataforma de datos abiertos para impulsar Economía Digital)

La invitación es a persistir en temas de emprendimiento, especialmente en el área de sostenibilidad, donde Athena en 2017 dará nuevas oportunidades para incubar y acelerar proyectos, sin pedir a cambio porcentajes accionarios de los emprendimientos, todo esto gracias a su innovadora figura financiera que a través de un fideicomiso administra de forma clara y transparente los recursos para todas las partes.

*Athena es una fuente de inversión para proyectos de alto impacto social, económico y ambiental, que nace por la imperante necesidad de hacer más rentables los proyectos sostenibles y de incentivar a los emprendedores a realizar sus proyectos sin temor a no recibir dinero mensual y recurrente. Sus focos de inversión se centran en proyectos que necesiten capital para ejecutar contratos con flujos futuros en las áreas de Energía, Agua, Agricultura Sostenible, Salud y Educación.