Los venezolanos que quieren conquistar a Bogotá con Trulii

Se trata del primer marketplace local de actividades educativas para Bogotá que busca expandirse a otras ciudades de Colombia y países de habla hispana.

El problema de no encontrar una plataforma online para buscar y pagar cursos recreativos y artísticos fue la necesidad que impulsó a María Parra y a Rodrigo Ferreira -ahora esposos- a darle vida a Trulii, el primer marketplace local de actividades educativas para Bogotá.

Pero, ¿cómo llegaron este par de venezolanos a querer conquistar a Colombia con su solución? Aunque la idea original era crear Trulii en Venezuela, “la situación en 2014 se puso muy mal y vimos que había una oportunidad en Colombia”, explicó Rodrigo Ferreira en conversación con PulsoSocial.

Descartando a México por ser un mercado demasiado grande para comenzar y a Chile por tener un ecosistema emprendedor muy desarrollado pero un mercado pequeño, Colombia se veía como la mejor opción por su mercado, economía estable y el surgimiento de varias startups exitosas como Platzi o Rappi.

Como se trataba de un proyecto digital y María y Rodrigo no tenían conocimientos en desarrollo web -ella es publicista y diseñadora gráfica y él estudió Economía y es trader de contratos de futuros y forex-, en Caracas encontraron a Levi Velázquez, un ingeniero de computación quien también es fundador de la plataforma y CTO.

Team Trulii
El equipo de Trulii en acción.

Levi y Rodrigo se mudaron a Bogotá para iniciar el proyecto desde cero y tras varios obstáculos que enfrentan los emprendedores al iniciar un negocio -todo lo que conlleva crear empresa en otro país-, finalmente Trulii salió al mercado el 26 de septiembre de 2016, con una oferta de más de 300 actividades en la capital colombiana.

Desde clases de yoga hasta cursos de PricewaterHouseCoopers

Hoy es posible encontrar en Trulii cerca de 400 actividades que van desde clases de yoga, crossfit y talleres de joyería hastaclases de escalada, cursos de finanzas y diplomados de mercadeo que son impartidas por unas 105 academias como gimnasios, institutos de gastronomía, baile, música, idiomas, cursos libres y diplomados, educación continua de universidades, empresas, algunas personas naturales e incluso la reconocida firma de servicios profesionales PricewaterHouseCoopers.

Con Trulii queremos hacer de tu ciudad un sitio con infinitas posibilidades para aprender algo nuevo. La oferta educativa siempre existió, pero hasta la llegada de Trulii no existía la plataforma que te diera acceso a ello. – Rodrigo Ferreira, cofundador y CEO de Trulii.

14494818_1271055209595316_4916810476055518818_n-1

Cabe destacar que la plataforma permite pagar la inscripción con tarjeta débito y crédito y hacerlo por un curso entero, una mensualidad de clases o un paquete de clases.

Una solución para usuarios y organizadores

Trulii actúa como intermediario entre quienes buscan cursos y actividades y quienes las ofrecen, lo que garantiza un espacio seguro para realizar la transacción.

Para los usuarios, Trulii permite filtrar la búsqueda con base en preferencias como costo, cercanía, nivel de dificultad, categoría, etc. y evaluar la actividad lo que que sirve como referencia a otros usuarios.

Para los organizadores de clases y cursos, la plataforma es un excelente canal para aumentar sus ventas y alcance y mejorar su presencia online. Y es que no es un secreto que muchas de las academias, universidades y empresas que imparten este tipo de actividades tienen una presencia web incompleta. Algunas únicamente tienen redes sociales. Otras tienen websites pero con pobre experiencia de usuario y carentes de información. Y también están las que funcionan bien pero no aceptan pagos en línea…

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-11-44-01-a-m

En cuanto al modelo de negocio, hay que decir que el usuario paga únicamente por el valor de la clase o curso, sin cargos extras ni comisiones ocultas. “Nuestro servicio no tiene costo alguno para el que quiera aprender”, advierte Rodrigo. Mientras que para el organizador, únicamente se cobra una comisión por cada venta efectiva que se haga en la plataforma, lo que significa que Trulii sólo gana cuando el organizador gana.

Una empresa global

Los emprendedores detrás de Trulii saben que la capital colombiana es apenas la primera parada de su aventura emprendedora“Queremos un nombre en Bogotá para luego escalar a otras ciudades del país, y luego comenzar a proyectarnos por el resto de países de habla hispana como Argentina, España, México, etc.”

“Tenemos la intención de hacer de Trulii un proyecto escalable a nivel internacional, pero primero debemos testearlo y ver su aceptación en Colombia. Contamos con el capital y las ganas para llevarlo a cabo”.

Por lo pronto, con un equipo de siete personas entre Bogotá y Caracas, la startup se enfocará en aumentar las ventas tratando de mantener los costos constantes para lograr un negocio sostenible y escalable dentro del contexto regional. Y aunque Trulii comenzó con el nicho de actividades educativas en vivo, están abiertos a otros nichos como el de eventos masivos y cursos en línea.

Fuente imagen destacada