¿Startup de éxito o banda de garaje? ¿Cuál es tu negocio?

La diferencia entre fracaso y éxito no es necesariamente sólo el talento, sino también el sentido de oportunidad y el tiempo histórico en el que se ubica.

Por: Martín Luna, Sales Engineering Manager, Latin America & Caribbean, Amadeus

Recientemente publicamos un post en el blog global de Amadeus que hablaba de seis tendencias que dictarán la dirección del mercado de startups, aquellas empresas con estructuras mínimas pero con vocación de grandeza. La mejor analogía se da con las bandas de garaje. ¿Cuántos grupos famosos se iniciaron con algunos jóvenes que se reunieron en su propia casa, dotados de instrumentos y gustos musicales de calidad dudosa, pero que fueron capaces de hacer un sonido atractivo para un gran grupo de personas?

(Lee: Startups revelan la cara dinámica de América Latina)

Ahora pregúntese: ¿cuántas bandas tocando en garajes lograron alcanzar el éxito? Muy pocas. Y la diferencia entre el fracaso y el éxito no es necesariamente sólo el talento, sino también el sentido de oportunidad y el tiempo histórico en el que se ubica.

Como las bandas nuevas, las empresas dependen de un número de factores diversos para trabajar. A diferencia de los músicos aficionados, sin embargo, el fracaso no se supera sólo al anunciar los antiguos instrumentos en un sitio web y venderlos. A menudo, las inversiones utilizadas en una startup pueden significar problemas económicos de largo plazo y profundidad significativa a sus empresarios. Es muy importante, por lo tanto, conocer los pasos clave para el éxito. Aquí algunos elementos identificados.

El primer factor es tener un producto que encaje a la perfección en un mercado y en el tiempo dado. No sería muy probable el éxito de una banda de rock clásico hoy en día. Eso no significa que no van a volver a atraer multitudes, pero en 2016 otros estilos musicales tendrían una mayor oportunidad de prosperar.

Startups - startup - aceleradora

Esta es una visión esencial del empresario exitoso: poner al lado sus preferencias personales en favor de lo que pide el mercado. Ninguna banda puede trabajar tocando notas fuera de tono, ¿de acuerdo? Llevar a cabo algo que no tiene demanda clara es como tocar con el tono errado.

Pero todavía hay un aspecto esencial para el éxito, el hecho de que el buen empresario de startups no puede ignorar todos los matices que implica el negocio. Tiene que estar al tanto de los diversos escenarios posibles y aplicar sus recursos con astucia donde cree que va a generar resultados.

(Lee: Startups que impulsan proyectos innovadores en espacios de coworking)

¿Cuál es la analogía con una banda en este caso? Es el guitarrista que sólo quiere hacer ruido y no presta atención a la armonía de la música, ni está atento a la agresividad o no de una letra para ajustar el volumen a la composición. En resumen, uno que toca igual para una canción de amor y una de revuelta.

Cualquiera que haya asistido a un concierto sabe lo que estoy diciendo. Cualquiera que haya logrado formar una empresa exitosa, sabe lo que estoy diciendo.

Para la industria de los viajes, se aplica el mismo pensamiento. Es necesario, en primer lugar, mirar al viajero final y ponerse en su lugar: ¿tiene sentido el servicio que desea ofrecer? Luego hay que analizar su viabilidad económica y la capacidad de prosperar en el momento histórico actual.

Evidentemente, es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Si todos supiéramos lo que va a ser exitoso, seríamos todos millonarios, ¿no?

(Lee: Startups comparten las claves para atraer el mejor talento)

Amadeus se ha comprometido a participar activamente en los proyectos de desarrollo que construyen el futuro de los viajes, independientemente de su tamaño. Nuestra posición es ayudar con nuestra tecnología y el conocimiento en el fortalecimiento de la industria, para que todos los miembros del sector puedan beneficiarse. El ritmo, la armonía y la melodía con la industria son nuestros objetivos diarios.