Platzi se propone disminuir la brecha entre la universidad y el mundo laboral

Platzi
La escuela en Internet más grande de origen latinoamericano se propone formar los profesionales de tecnología que el mercado laboral demanda.

“No hay nada como cursos prácticos con ejemplos reales”.

Esta declaración de un estudiante refleja la filosofía que promueve Platzi, el emprendimiento de origen latinoamericano que hoy cuenta con más de 300 mil estudiantes en su plataforma. También ilustra uno de los puntos clave que diferencian la educación del futuro en comparación con la universidad tradicional.

(Lee: Platzi levanta US$ 2.1 M: “Es mejor hacer ‘fundraising’ cuando puedes, que cuando debes”)

Diariamente decenas de estudiantes buscan alternativas en Internet para adquirir y complementar el conocimiento adquirido en las universidades o escuelas tradicionales, que si bien son básicas en la formación de un profesional, se encuentran muchas veces desconectadas del mundo laboral. Luego de construir y comprobar la efectividad de su modelo educativo durante los últimos 10 años, Platzi enumera a continuación algunos de los hallazgos que han sido claves para sus estudiantes  a la hora de encontrar oportunidades laborales.

1. Menos teoría sin aplicación concreta, más proyectos reales

Una de las quejas contra el currículo universitario de ingeniería de sistemas en las principales universidades de América Latina y España, es que incluye varias materias teóricas complejas, cuyas posibles aplicaciones no se enseñan. En contraste, poner en práctica sus conocimientos es parte de la metodología propuesta por este emprendimiento, con la ventaja de tener cursos que ofrecen la oportunidad de construir proyectos del mundo real, además brinda la  posibilidad de ponerse a prueba con desafíos lanzados por los profesores a través de sesiones en vivo. La práctica siempre es un elemento clave tanto para el aprendizaje como para la motivación: “Programar es increíble!, lo supe desde el momento que entré y empecé a crear mi primera pantalla en Android Studio”, cuenta un estudiante del programa semanal Platzi Live.

sddefault

2. Profesionales, no docentes: una conexión directa con la industria

Al ser profesionales de la industria tecnológica, los profesores de Platzi están en conexión directa con las realidades y las necesidades del mercado. Es el caso, por ejemplo, de Julián Duque, profesor de varios cursos; o de Carlos Azaustre, del curso de PostCSS. Este perfil permite a Platzi estar al tanto de las tendencias del sector para ofrecer un contenido siempre actualizado, desde lenguajes  que llevan años en el mercado y siguen relevantes, como PHP, Python y Java, hasta novedades como Polymer y Sails.js.

(Lee: Las cuatro claves para aprender a programar)

Cabe mencionar que la propia comunidad de Platzi ofrece a sus miembros una ventana hacia la industria, gracias a la cual encuentran oportunidades de trabajo y/o los recursos necesarios para emprender.

3. Educación eficiente, abierta a todos

Los cursos desarrollados por esta plataforma están asequibles a cualquier persona sin criterio de edad o pre-requisitos académicos, permitiéndoles adquirir competencias clave de forma rápida y eficiente. El más emblemático de estos cursos es sin duda el curso de programación básica. Se trata de un curso totalmente gratuito, en el cual el joven colombiano Freddy Vega, CEO de la compañía, enseña desde cero el arte de programar. En su primera edición, fue tomado por más de 100.000 estudiantes, y volverá a estar disponible a partir del 20 de septiembre en una versión enteramente renovada y basada en la metodología Platzi Core.

(Lee: John Freddy Vega, uno de los 20 latinoamericanos más influyentes en tecnología)

“Dedicándole una hora al día, cada curso de Platzi es completable en un mes. Al igual que nuestro curso de programación básica, todos los cursos son 100% prácticos, y se enfocan en las competencias que el mercado realmente busca. Incluso carreras que no existían hace cinco años. Desarrollo web y móvil. Diseño interactivo. Marketing online. Negocios para Internet. Emprendimiento y creación de empresas digitales”, apuntó Freddy Vega.