Préstamos inmediatos, la evolución de la economía personal en Internet

Préstamos inmediatos
Los préstamos online son uno de los servicios que más están aprovechando las ventajas de Internet.

Las nuevas tecnologías e Internet nos han hecho la vida más fácil, prácticamente en todos los sentidos. Las comunicaciones, el acceso a información, el comercio, la educación, el entretenimiento y un sinfín de tareas, procesos y trámites de diversa índole ahora reposan al alcance de un clic o de un sutil toque en la pantalla de nuestros smartphones.

(Lee: La revolución global del FinTech)

Por supuesto, esta revolución en la forma en la que accedemos al mundo también es protagonista en el manejo de las finanzas o economía personal: una creciente oferta de soluciones y herramientas digitales que no solo han “aterrizado” y facilitado el acceso a productos y servicios financieros sino que también han permitido la inclusión de población que tradicionalmente ha estado por fuera del sistema financiero.

Los préstamos online son uno de los servicios que más están aprovechando las ventajas de Internet. De hecho, en la industria de la tecnología financiera, mejor conocida como FinTech (Finance + Technology), son junto con los pagos y remesas los sectores que cuentan con más startups en países latinoamericanos como México y Colombia.

(Lee: México se convierte en el mayor mercado FinTech de América Latina)

Y aunque existen diferentes formas de conseguir dinero, desde un préstamo bancario hasta una casa de empeño, lo cierto es que los préstamos en Internet se han convertido en una alternativa con cada vez más adeptos -basta con realizar una búsqueda en Google para ver que la oferta es muy amplia-.

En dicha oferta hay un tipo de préstamo que maximiza bondades de Internet como la rapidez, la facilidad de hacer una solicitud, la comodidad de hacerlo en línea y la disponibilidad horaria: los préstamos inmediatos.

(Lee: Llega MOON MoneyOnline, la startup argentina de préstamos online para pymes)

Se trata de un servicio que se basa en su totalidad en Internet, generalmente de montos pequeños que son aprobados y girados en muy poco tiempo, con tasas de interés y tiempos de devolución más flexibles que los de un banco tradicional. 

Comprar una casa, un automóvil o realizar estudios universitarios no es el destino de este tipo de préstamos. Al tratarse de montos pequeños, están destinados a situaciones de emergencia o cotidianas y de allí su atractivo como alternativa a préstamos familiares o del círculo social, e incluso a aquellos que en la ilegalidad se aprovechan de las necesidades de las personas con tasas de interés exorbitantes que crecen día a día.

Fuente imagen destacada