Empoderamiento femenino: Crece la demanda educativa en todas las edades

Empoderamiento femenino
Cada vez más mujeres eligen la independencia de ser sus propias jefas, tener una salida laboral que les permita criar a sus hijos y, a su vez, llevar adelante su propio emprendimiento. La educación online, clave.

La independencia femenina es cada vez más común. Trabajo, crianza y capacitación son algunos de los temas más incluyentes en lo que respecta a la realidad de la mujer actual. Por un lado, la capacidad de ser sus propias jefas, crear sus emprendimientos que permitan tener una salida laboral sin la necesidad de trabajar en relación de dependencia; por el otro, la flexibilidad para adaptarse a los horarios y crianza de los niños y, por último, la búsqueda constante por la superación y perfeccionamiento en términos profesionales, son factores que inciden en las mujeres a la hora de capacitarse para el trabajo.

(Lee: WeXchange busca emprendedoras con startups en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas)

Hoy en día, gracias a la modernización de los sistemas educativos, la mujer tiene acceso a capacitaciones y cursos online que le permiten mantener el estilo de vida actual. Estudiar desde su casa o en el lugar que elijan, cuándo y dónde ellas lo decidan, es uno de los beneficios más importantes del e-learning.

Frente a esta situación, la demanda educativa ha crecido considerablemente y las mujeres son quienes más solicitan capacitaciones online. Más aún por la desigualdad en la oferta laboral donde es considerablemente mayor la facilidad para conseguir un empleo si eres varón.

(Lee: Yask, la única startup colombiana en el programa de Start-Up Chile para mujeres fundadoras)

Algunos datos del panorama laboral de la mujer en Argentina brindados por Susana Rueda, Secretaria Gremial de la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA) y ex Secretaria General de la Confederación General del Trabajo  (CGT), señalan que el 41% de los avisos que ofrecen puestos de trabajo solicitan exclusivamente varones, el 9% sólo mujeres y el 50% es indistinto. Pero la gran diferencia se da en este 50%, porque frente a iguales condiciones de estudio y experiencia, los empleadores casi siempre eligen al varón.

Mujeres

Teniendo en cuenta entonces, que a la hora de buscar un empleo en relación de dependencia, las oportunidades laborales no son equitativas, la posibilidad de capacitarse y generar su propio emprendimiento puede ser de gran importancia para las mujeres.

(Lee: El Futuro del Ecommerce en LATAM es Instagram, conoce la emprendedora millenial que lo está impulsando)

Algunos sitios donde formarse:

Funiber: La Fundación Universitaria Iberoamericana (FUNIBER) – Argentina se enmarca dentro del mundo de la educación a distancia y presencial. Ofrece formación en diversas áreas, como Salud y Nutrición, Turismo, Profesorados, Psicología, RRHH, idiomas, etc.

CENEDI: “La metodología de los cursos para la mujer de Cenedi está pensada para que sean flexibles, adaptándolos para que los tiempos de estudio sean aprovechados al máximo, independientemente de las múltiples tareas que las mujeres realizan. Los cursos orientados para la mujer,  están especialmente  diseñados para desarrollar todo el potencial y pensados para la mujer de hoy”, comenta su vocero, Alejandro Stofenmacher.

Mujeres que emprenden: Cursos de diseño, fotografía, blogging y cómo iniciar un emprendimiento. También brindan asesorías personalizadas. “Buscamos capacitar a mujeres que quieran hacer de su hobby un negocio o lograr la independencia económica con cursos prácticos orientados a que puedan aprender desde crear su emprendimiento desde cero hasta saber manejar el marketing digital y la comunicación en sus redes sociales”, dice Cecilia Motolo, directora de Mujeres que Emprenden, y agrega que los cursos online permiten estar al día con un mundo que cambia constantemente y exige que estemos preparados para nuevos desafíos.

(Lee: Una emprendedora lidera la startup que aumenta tus ventas en Mercado Libre)

La situación del mercado laboral y la edad de cada mujer no tienen por qué ser un impedimento para poder desarrollarse profesionalmente y tener un ingreso. La tecnología, en este caso, es una aliada que acerca la posibilidad de formarse y tener una salida laboral: una oportunidad para no dejar pasar.