Claves para identificar personal que garantice la supervivencia de las empresas

Talento - empresas
'Idea – Acción – Producto' son los tres elementos fundamentales para poner en marcha una empresa y deben funcionar en armonía.

Los empresarios no siempre le dan la importancia que merece a la búsqueda y selección de personal. “Se ha puesto usted a pensar, cuál es la razón de que algunas empresas tengan éxito y perduren, y otras no, de que algunos individuos sobresalgan y otros no, ¿por qué  hay personas u organizaciones que “hacen lo mismo” que otras y no tienen el mismo éxito que ellas?”, indicó Jairo Pinilla, director de Performia Colombia, quien explicó que esto tiene mucho que ver con el tipo de trabajadores que integran una compañía.

(Lee: Los nuevos talentos prefieren trabajar en startups ¿Por qué?)

Idea – Acción – Producto son los tres elementos fundamentales para poner en marcha una empresa y deben funcionar en armonía. Pero, ¿qué pasa si existe un desbalance en el enfoque de las personas al momento de desempeñar sus labores? Básicamente, el producto final se ve afectado.

La idea, el inicio de todos los proyectos

Todo en la vida comienza con una idea, pero si este pensamiento o proyecto no deja de ser sólo eso, una idea, jamás tendrá éxito. Hay muchas personas que dedican gran tiempo de su vida a esto. ¿Conoce usted a alguien que siempre tiene planes y proyectos y nunca arranca nada?

Las personas que basan sus energías sólo en ideas, no ven cambios significativos en su vida personal ni laboral. Todos los proyectos para poder materializarse necesitan de acciones para ser tangibles. Llevando esto al ámbito empresarial, los resultados de las actividades de este tipo de personas no son las esperadas, por ende no ayudan a crecer a la empresa.

La acción, actividades en pro de un objetivo

Luego de la idea el siguiente paso son las acciones, pero qué pasa si éstas no dan resultado, lamentablemente representan tiempo perdido. Esto quiere decir que la ejecución de muchas acciones no siempre es la clave del éxito, ya que si su enfoque no está bien planificado no hay objetivos claros.

(Lee: 10 claves para construir la marca personal de un emprendedor)

En términos de resultados, las personas que enfocan su atención sólo en acciones, generalmente no son las más productivas. La mejor forma de identificar este tipo de individuos es que, si un día faltan a la empresa, todas las actividades marchan con normalidad, aunque cuando estén presentes siempre estén atareados.

El producto, el objetivo final de todo proyecto

El producto final es medible en buenos, regulares y malos resultados. Si una persona enfoca toda su atención y energía en llegar a sus objetivos, esto se ve en sus estadísticas. Generalmente este tipo de individuos son productivos.

(Lee: Siete tips comprobados para aumentar la creatividad en el trabajo)

En este sentido los resultados son lo más importante para una empresa, si el personal se enfoca más en sus objetivos esto va a contribuir con el crecimiento de la empresa y será tangible en el transcurso del tiempo. ¿En qué pone usted su atención al medir la gestión de sus empleados, en lo que hacen, o en el resultado de lo que hacen?

Indudablemente el proceso de selección de personal es fundamental para la productividad. En la mayoría de empresas hay estos tres tipos de trabajadores, lo más importante es detectar a qué grupo pertenecen y saber cómo canalizarlos para que sean más productivos.