Trabaja de manera remota sin morir en el intento

330H
La libertad puede ser caótica si apenas empiezas a integrarte a este modelo, por eso el equipo de la startup Kueski preparó estos consejos para trabajar de manera remota exitosamente.

En 2015 las estadísticas mostraban lo innegable: el trabajo remoto gana terreno sobre el trabajo en oficinas. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en México los trabajadores independientes aumentaron 2.6%, o sea 341 mil personas más respecto al año pasado.

(Lee: Freelancer.com anuncia los trabajos online más solicitados y que más han crecido)

Los millennials ven en esta modalidad de trabajo un fuerte motivo para amar un empleo, aún por encima de un buen salario. Los ejecutivos también han fijado la mirada en la contratación remota por las múltiples ventajas que presenta: ahorro en suministros, renta y la flexibilidad de horarios se refleja positivamente en el bienestar del personal.

Sin embargo, no basta con decretar que se trabajará a distancia para que la dinámica funcione. Administrar tiempos, energía y una clara división entre vida laboral y personal son algunos de los retos a vencer si quieres seguir siendo productivo. La libertad puede ser caótica si apenas empiezas a integrarte a este modelo, por eso el equipo de la startup Kueski preparó estos consejos para trabajar de manera remota exitosamente:

1. La buena comunicación es la piedra angular del trabajo remoto

La base del trabajo remoto es que haya una comunicación constante entre todos los integrantes del equipo. Aunado a ello, el trabajo conjunto suele definir el éxito o el fracaso, ya que al estar cada quién en un sitio distinto, cada operación debe estar planeada como una misión naval: si uno falla, todo saldrá mal. Actualmente hay cientos de aplicaciones que te facilitarán mantenerte en contacto con tus colegas y otras más que te ayudarán a compartir información, documentos y más en la nube.

2. Haz un plan de acción

Se te dificultará saber cuáles son tus tareas si te fías sólo de la memoria. Te recomendamos tener un plan semanal, quincenal o mensual con los objetivos y tareas urgentes, todo depende de tu calendario. Igualmente, fija los tiempo que te llevará hacer cada tarea y piensa en el plan B, C y Z. Eso sí, recompénsate cuando termines algo de tu lista.

(Lee: Así trabaja la startup mexicana Kueski para mantener la felicidad en la oficina)

3. Disciplínate

Que te pongas horarios convenientes y tengas la posibilidad de trabajar en pants puede resultar en un gran desastre si no te organizas. El trabajo remoto no es sinónimo de libertad absoluta, sino sencillamente de comodidad extra. No te olvides de los objetivos a cumplir y resultados a entregar, pon calendarios y agenda actividades por día. Sobre todo, no procrastines, será tu peor error ya que la cantidad de trabajo se va a acumular y la confianza de tus superiores se derrumbará.

4. Aprende a estar solo

Si creías que estar en casa, con música y snacks era la situación ideal, hay algo que tal vez no consideras: estarás solo la mayor parte del tiempo. En las oficinas es normal que mantengas una interacción constante con los demás compañeros de trabajo y charlas breves. Sin embargo, te enfrentarás a momentos en los que hablar contigo mismo te cansará. No te preocupes, es cuestión de que te acostumbres a este nuevo ritmo de trabajo.

5. Crea un santuario

Suena exagerado, pero elegir el lugar para trabajar suele ser una de las tareas más complejas cuando de trabajo remoto se trata. Necesitas una especie de santuario. Un sitio en el que puedas aislarte, concentrarte y mantenerte alejado de toda distracción. Es normal que, si vives con alguien o tienes familia, aprovechen que estés en casa “sin hacer nada”, entonces te ponen a cargo de labores hogareñas y pierdes todo el día. No importa que prefieras estar en casa o salir a un café, hazte  de una rutina y de un lugar especial en donde no puedas ser molestado.