La historia de Workep, el gestor de proyectos para Google Apps hecho en Medellín

Workep
Antes de su versión final ya ha despertado el interés de cientos de empresas que ya han probado la versión beta y del propio gigante de Silicon Valley.

El emprendedor colombiano Carlos Álvarez comenzó a programar y crear compañías cuando tenía 15 años de edad. Hoy, después de aprender de errores y aciertos, está a punto de lanzar la versión final de Workep, un gestor de proyectos que integra Google Apps y que ha despertado el interés no solo de cientos de empresas que ya han probado la versión beta sino del propio gigante de Silicon Valley.

Aquí te cuento la historia de cómo llegó hasta allí.

Aprender haciendo

Carlos comenzó a acercarse a la programación con tutoriales de Youtube y cuando estaba terminando la secundaria entró a Coderise, una iniciativa que también nació en Medellín y que busca empoderar a jóvenes por medio de la programación. Los dos meses intensivos del programa le ayudaron a “aprender haciendo”, una visión que apenas comenzando una carrera universitaria le hizo renunciar.

(Lee: Coderise lanza campaña de crowdfunding para seguir enseñando programación a jóvenes de Latam)

“Iba a empezar economía en EAFIT, me aburrí por la teoría universitaria, soy demasiado inquieto. Para mí es más haciendo, la práctica”, sentencia. 

Lo primero que desarrolló allí fue Linkcall, un plugin para LinkedIn que buscaba monetizar el perfil profesional a través de mentorías. Desarrolló el código y avanzó pero se quedó ahí. “No había apoyo y no tenía experiencia”, explica.

Al salir de Coderise desarrolló Foodog, un ecommerce de comida para perros, que no tuvo mucha acogida: “En 2011 y 2012 la gente no estaba muy metida con la tecnología”.

“En la primera faltó técnica, en la segunda faltó negocio”. 

20141117203519-3-entrepreneurial-traits-kids-should-learn-successful-life

La vida del emprendedor

Luego de la experiencia con esas iniciativas, Carlos creó Webline, una red social corporativa con la que ingresó al programa Apps.co del MinTIC en Medellín. Ahí cometió otro de los errores de muchos emprendedores: no lanzar rápido.

El emprendimiento también tuvo problemas legales pues subcontrataron el desarrollo de la plataforma con una compañía que no respondió en los tiempos planteados. Más experiencia. Y para acabar de completar, la compañía que se contrató era amiga de uno de los socios, y eso generó un conflicto en el equipo.

Primera versión

Con la inquietud que lo caracteriza, Carlos comenzó a trabajar en consultoría en temas de productividad para empresas. Al recomendar herramientas para los trabajadores creó la primera versión de Workep, un gestor de proyectos que integraba equipos distribuidos y las diversas herramientas que estos usaban: Evernote, Box, Dropbox, etc.

Lanzó el producto muy rápido, tenía “un equipo muy bueno” y recibió una inversión de Socialatom Ventures. Con una base de usuarios y crecimiento interesante, todo parecía ir bien pero llegó el ahora popular Slack y…

Una oportunidad de oro

Volvió a trabajar en consultoría en empresas y encontró la oportunidad que estaba buscando: se dio cuenta que la mayoría de empresas utilizaba Google Apps y que en el mercado no había aplicaciones de productividad que fuera totalmente compatibles con la suite de herramientas de Google para empresas.

Pero antes de ponerse a desarrollar el producto, tomó una decisión inteligente: Voy a utilizar lean startup para ver si el negocio tiene impacto”.

(Lee: El Futuro del Ecommerce en LATAM es Instagram, conoce la emprendedora millenial que lo está impulsando)

Lo primero que hizo fue copiar el modelo de LinkedIn, es decir, el de suscribir sin lanzar. Tomó cinco compañías y les envió wireframes diseñados con lápiz y papel. Los fue puliendo durante una semana y media, diseño los mockups en Illustrator y las cinco compañías, con un promedio de entre 80 y 100 empleados, le compraron el producto, o más bien la idea:

“Pagaron para que se produjera el producto”.

Lazos con Google

Cuando Carlos contactó a resellers de Google, los que distribuyen Google en diferentes países, les hizo llamadas como si el producto ya estuviera desarrollado, y le decían: “Genial, lo queremos distribuir”. Ahí fue donde dijo: “Aquí hay algo”.

Así que montó una landing page de suscripción y aprovechando la conferencia Google IO en Silicon Valley le puso un AdWords de US$15 en Twitter… ¿el resultado? Se suscribieron 25 estadounidenses.

8A228FAA-A8FA-43E8-9EAB-6CD725D2773A

Sin embargo, y aunque la idea tenía su atractivo por sí sola, “necesitaba conectar más con las personas” así que se le ocurrió convertir los logos de las herramientas de Google en muñecos para “que ellos guiaran al usuario dentro del producto”.

De BetaList a ProductHunt

No hay duda que Workep es una solución muy atractiva. De cada 100 visitas a su web 80 se suscriben. Y la expectativa crece: Vamos a llegar a 2.000 empresas suscritas al pre lanzamiento”, dice Carlos, sabiendo lo que eso significa.

En BetaList, una plataforma que permite “tantear” lo que están haciendo startups que apenas están saliendo del cascarón, el producto ha tenido mucha tracción. “La gente comenzó a tuitear sobre Workep, los muñequitos conectaban mucho”.

Ashley@small

Evoke@small

Miguel@small

Y en ProducHunt, otro reconocido sitio que permite descubrir nuevos productos, fue un moderador de la comunidad, Ben Tosell, quien contactó a Workep con la intención de lanzar el producto allí.

Necesitas consejos

Ante esta avalancha de buenas repercusiones Carlos comenzó a conformar una junta de asesores. En la primera versión de Workep el error había sido claro y se presentaba en blanco y negro, no había medias tintas, no había un consejo: 

“O me dejaba llevar por la voz de todos o por mi intuición”.

¿En qué hacer énfasis? Para el negocio, Edgar Helou, director de Google for Work Colombia; para el crecimiento, el reconocido estratega digital colombiano Luis Betancourt; y para la internacionalización, Josh Curtis, un ex Google y ex 500 Startups especialista en conectar América Latina con Silicon Valley. Listo.

Más recientemente, Carlos tuvo la oportunidad de participar un evento con Google en Medellín. Más lazos. Allí empresas como UNE se suscribieron, de igual forma que Ruta N, la reconocida corporación que impulsa la innovación en la ciudad.

Y también un equipo

Desde la experiencia de Google IO en Silicon Valley, Workep cuenta en su equipo principal con Lucas Martín, un argentino como VP Engineering, Christian Sepúlveda como CTO, y Carlos Álvarez como CEO. Todos cuentan con más de siete u ocho años de experiencia.

Un hit o un gran fracaso

En este punto, para Carlos es claro que “las cosas van muy bien, todos los emprendedores con los que me reuní me han dicho que lo estamos haciendo genial”. Sin embargo, advierte, que su emprendimiento “está entre el hilo de un hit o un gran fracaso”Es consciente de que la expectativa que se ha creado sobre el producto es mucha:

“Si logramos satisfacer ese apetito de los usuarios con el producto seríamos un éxito sino un gran fracaso”.

Y bueno, para sacar adelante un producto como este una inversión no caería nada mal. Workep está preparando una ronda de inversión que se destinaría al producto y al crecimiento.

¿Qué puedes hacer con Workep?

• Te permite saber lo que cada uno tiene que hacer y lo que el equipo ha hecho con un solo clic.

• Puedes seguir el progreso de todos los proyectos y sus detalles en una línea de tiempo fácil de manejar (su ventaja comparativa frente a otros gestores).

• Un buscador para encontrar o convertir cualquier cosa en una tarea.

• Todos los servicios de Google en un botón. Puedes crear una tarea y asociarla a un documento de Google con un solo clic.

Conoce más en Workep.com.

[Disclaimer: Workep es una empresa del portafolio de Socialatom Ventures, creada por Andrés Barreto, también fundador de Pulsosocial]