Así trabaja la startup mexicana Kueski para mantener la felicidad en la oficina

Trabajador feliz - oficina
Tener empleados felices tiene incontables beneficios para todos dentro de la organización, desde un aumento en la productividad hasta un ambiente más relajado de trabajo.

¡Felicidad en el trabajo!

En un estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se develó que los mexicanos trabajan 2 mil 250 horas por año, mientras que otros países trabajan hasta 500 horas menos. Sin embargo, más tiempo en la oficina no quiere decir necesariamente trabajadores infelices, como demuestra el Happy Planet Index, que enlista a México como el número 22 de 151 en la lista de los países más felices del mundo.

(Lee: Los nuevos talentos prefieren trabajar en startups ¿Por qué?)

Tener empleados felices tiene incontables beneficios para todos dentro de la organización, desde un aumento en la productividad hasta un ambiente más relajado de trabajo, que deviene en un equipo más unido, leal y dispuesto a dar el 110%.

Esto es algo que tratamos de integrar a la forma en la que trabajamos en Kueski para que las personas que trabajan con nosotros se sientan cómodas y entusiasmadas de venir. Te compartimos algunas de las medidas que nos han funcionado para tener un buen ambiente en la oficina:

(Lee: Kueski cierra la ronda de financiación más grande para una startup fintech en México)

1. Cuida el ambiente de trabajo

Imagina que tu lugar de trabajo es gris, cuadrado y todo se siente tenso; las probabilidades de que detestes llegar a la oficina en ese escenario son muy grandes. Ahora piensa que, en su lugar, es un sitio en donde te sientes cómodo, libre, pero además tiene una decoración y compañeros que te encantan. Un espacio de trabajo que puedes habitar es un espacio de trabajo en donde querrás estar siempre. Te proponemos que consientas un poco a tus colegas y les proporciones una oficina divertida, con luz natural y posibilidades de distracción durante la jornada.

2. Escucha al equipo

No todo es darle instrucciones a los demás, haz una pausa para de verdad escuchar a tus empleados, te dirán muchas cosas útiles. Puedes descubrir qué es lo que les gusta de tu empresa, qué cosas los sofoca y qué cosas cambiarían, cada una de las sugerencias beneficiarán las relaciones internas y la forma en la que se desempeñan en las actividades.

3. Sé justo con la remuneración

El dinero no lo es todo, pero sin duda es un incentivo. Considera que el salario que ofreces es un intercambio por un lapso de tiempo diario, habilidades y conocimientos. Un salario justo enaltece lo anterior y puede ser el plus que necesitan los trabajadores para apreciar el lugar en el que trabajan.

It's raining money

Toma en cuenta que la remuneración laboral va más allá de un buen salario, sobre todo si de trabajar con millennials se tratan. Trabajo remoto, flexibilidad de horario y una capacitación continua que permita su desarrollo, son algunos de los incentivos de un trabajo que más valoran las nuevas generaciones.

4. Reconoce logros y analiza fracasos

Lo último que debes hacer si algo no sale bien es gritar. Lo mejor en estas situaciones es sentarte con el miembro del equipo para ver detenidamente cuál fue el error y hablarlo tranquilamente, los resultados a largo plazo te convencerán. Por otro lado, si han hecho algo estupendo, reconócelo. Esto sin duda les dará confianza en el futuro.

5. Fomenta la creatividad en la oficina

Contrario a lo que se piensa, la creatividad no es sólo algo con lo que se nace, sino que puede cultivarse en muchas ocasiones con resultados benéficos e innovadores para las compañías. Motiva a los empleados a pensar fuera de la caja y recompénsalos cuando lo hagan. También recuerda implementar las ideas que consideres más benéficas para la organización, pues una vez que el equipo vea que sus sugerencias tienen un impacto real, se animarán a contribuir más.

Highly_Productive_Entrepreneurs_Shopify_Online_Shopping_Cart_Software_Blog

6. Diálogo

Procura mantener un diálogo constante con tus compañeros. Dialogar es diferente de escuchar y de las charlas casuales, significa interesarte por ellos, por sus vidas y sus pasiones. Así es como se generan los lazos más fuertes y por ende, una mejor relación de trabajo.

7. Dales tiempo libre y vida privada

La brecha entre el trabajo y la vida privada debe estar muy clara desde el principio. No le llames después de la hora de salida, a menos de que sea muy importante, ni un domingo en la mañana. Asimismo, aún cuando estén en la oficina hazles saber que pueden tomarse un tiempo para ellos, para revisar sus redes sociales, jugar una partida de billar o salir a caminar. Recuerda que en esos momentos de ocio surgen las mejores ideas.