Todo lo que debes saber si vas a emprender con poco presupuesto

emprender - bootstrapping
Contrario a lo que muchos podrían pensar, para emprender un negocio exitoso no es absolutamente necesario contar con un fuerte capital de inicio.

Si bien hay industrias más complejas que otras, la estrategia indicada y una buena planificación financiera pueden hacer maravillas con un presupuesto ajustado.

(Lea: Bluesmart Black Edition, una gran lección para emprender en hardware)

Por ejemplo: el 23% de los mexicanos que, de acuerdo con cifras del Fondo para el Desarrollo Social de la Ciudad de México (Fondeso), emprende por necesidad, nos demuestra que emprender con poco dinero sí es posible.

Por otro lado, contar con un capital inicial robusto no implica necesariamente un éxito en los negocios. Aprender a ser austero y administrar bien los recursos son habilidades invaluables de las que todos se pueden beneficiar.

(Lea: Cuatro motivos para NO emprender)

Ya sea que emprendas para autoemplearte, para mejorar tu prospecto profesional o para aprovechar una oportunidad, encontrarás que se trata de una aventura tan intensa como gratificante. Para que no lo hagas solo, la startup mexicana Kueski preparó esta lista de cosas que debes saber si quieres emprender con poco dinero:

1. Será difícil

El 70% de los nuevos negocios mueren antes de cumplir los cinco años. Como todo lo que vale la pena en la vida, emprender te costará trabajo. Prepárate para largas noches trabajando, tensión constante y algunas dificultades para crecer tu empresa. También vete acostumbrando a dormir poco y estar pegado al teléfono/computadora.

2. No es imposible

Casos de éxito hay muchos: EDEN Bodyworks inició con 2 mil dólares y hoy produce 280 mil dólares anuales. El fundador de Whatsapp, Jan Koum, vivía de cupones de comida. Si tienes una meta clara, es posible materializarla y el dinero es la única condición. Lo verdaderamente probable es que te sientas un poco limitado al principio porque tendrás que cubrir muchos gastos, tus ingresos serán casi nulos y querrás apurarlo todo, pero es importante que mantengas la calma y, como si fuera una partida de ajedrez, muevas piezas de forma estratégica.

3. Debes ofrecer valor a tus usuarios

Los usuarios de los servicios que tu empresa ofrece son muy vitales para tu crecimiento. Antes de arrancar debes ser muy observador de tu entorno y preguntarte si lo que ofreces ya está siendo cubierto por otras aplicaciones, productos o servicios. Si ya existe, no te preocupes, sólo necesitas ponerte creativo. Reflexiona sobre las fallas de productos similares, escucha a gente que los use (ellos te darán pistas para mejorar) y mantente atento de lo que pasa en el mundo empresarial.

EmprenderPocoPresupuesto

4. Administra tus recursos adecuadamente

No pienses que la palabra recurso se refiere únicamente al dinero. Si estás emprendiendo con una empresa o negocio, tus recursos son variados: humanos, financieros, materiales y técnicos. Si ya distribuyes el dinero con mucho cuidado, debes hacer lo mismo con el resto de tus recursos. No gastes de más, mejor sé eficiente, automatiza lo que se pueda y simplifica los procesos.

5. Separa las cuentas personales de tu negocio

Si crees que porque ya tienes una empresa propia tus problemas económicos se han resuelto por arte de magia, estás muy equivocado. En los inicios, los recursos que entren serán para pagar gastos base como renta, salarios o publicidad.

Hay un punto importante que debes contemplar, estarás muy tentado a sacrificar tu dinero y a vivir de tus bienes personales (préstamos, hipotecas, vender tu auto —o tu alma, si es posible—  y dejar de ahorrar para la vejez) por tu negocio. No lo hagas, mejor busca inversores que confíen en tu proyecto y construye con ellos tu presupuesto base. Tus inversionistas no tienen que ser necesariamente magnates de Silicon Valley, pueden ser los llamados friends, fools and family, es decir, amigos, familiares y conocidos a quienes puedas convencer de la viabilidad de tu proyecto.

6. Aprende de tus errores

Algo es seguro al emprender: aprenderás mucho. No sólo aprenderás de la conformación de las empresas, de finanzas o de la industria a la que te dedicas, sino que también te conocerás más a ti mismo y tu capacidad de resolver problemas. Lo verdaderamente valioso es que si te equivocas, te detengas a analizar qué fue lo que pudiste haber modificado y cómo lo aplicarás ante otra dificultad, ya sea de negocios o de cualquier tipo.

7. Persiste

Por ningún motivo te rindas, recuerda por qué comenzaste esto. Ya sea porque estabas cansado de ser empleado, si odiabas a tu jefe o estabas harto de ser casi esclavizado por un mini salario, este fue el camino que elegiste y desde el principio sabías que no sería fácil. Este camino que elegiste es, muy probablemente, el más complicado de todos, pero te aseguramos que los beneficios serán extraordinarios a futuro. Si no nos crees, mira a Daniel Ek de Spotify, Sergey Brin de Google o Jeff Bezos de Amazon y recuerda: emprender es posible.