El sombrío panorama de la competitividad en América Latina

competitividad
El IMD World Competitiveness Center ha hecho patente la difícil situación de las economías latinoamericanas al clasificar únicamente a Chile entre los 40 países más competitivos.

La prestigiosa lista de competitividad mundial denominada IMD World Competitiveness Ranking que IMD Business School publica cada año desde 1989, es ampliamente reconocida como el análisis situado a la vanguardia de su género.

La edición 2016 coloca a Chile en el lugar número 36 de un total de 61 países, por lo que cae un puesto en relación con el que ocupara el año pasado, mientras que los demás representantes de la región quedan confinados a los últimos 20 lugares.

(Lea: El secreto para crear empresas de alto impacto en Latinoamérica)

Tanto México (45) como Brasil (57) figuran en peores lugares de la lista, mientras que Colombia sigue ocupando el número 51 al igual que Perú que continua en el puesto 54. Solo Argentina muestra un mejor desempeño al pasar del 59 al 55. Venezuela continúa en el último puesto.

En el otro extremo de la clasificación, China Hong Kong desafía la tendencia negativa en Asia y desplaza a EE.UU. como la economía más competitiva del mundo por primera vez en tres años.

Suiza ocupa el segundo lugar, EE.UU. pasa al tercero y Singapur, Suecia, Dinamarca, Irlanda, los Países Bajos, Noruega y Canadá completan la lista de los primeros 10.

Al comentar sobre la complicada situación de América Latina, el profesor Arturo Bris, director del IMD World Competitiveness Center, dijo: “El sector público sigue siendo el lastre de estas economías. Cabe destacar que Chile es la única economía latinoamericana que no figura en los últimos 20 lugares y que Argentina es el único país de la región que mejora su clasificación si la comparamos con el año previo. El denominador común entre todos los países que ocupan los primeros 20 lugares es el énfasis en la regulación favorable a las empresas, la infraestructura física e intangible, y las instituciones incluyentes. En este momento ninguna economía latinoamericana se acerca a poseer estas cualidades en una escala suficiente para avanzar significativamente en la lista”.

Al preparar su clasificación, IMD analiza más de 340 criterios derivados de cuatro factores fundamentales: desempeño económico, eficiencia gubernamental, eficiencia empresarial e infraestructura.

También se toman en cuenta las respuestas a una encuesta de profundidad aplicada a más de 5.400 ejecutivos de negocios.

Si bien anteriormente Brasil representaba la promesa de convertirse en el líder entre las economías latinoamericanas, su desempeño ha disminuido.

“El principal factor que explica la caída de Brasil es su desempeño económico. El lento crecimiento del PIB, el incremento del desempleo y una mayor percepción de amenazas relacionadas con la reubicación, aunada a los crecientes riesgos para los inversionistas, ha afectado la economía de manera considerable”, dijo Bris.