Cinco formas en que el coaching puede potenciar tu emprendimiento

Aceleradora Microsoft Chile
Algunos emprendedores están optando por este tipo de dinámica más personalizada, pragmática y enfocada en el desarrollo tanto del negocio como del líder.

La necesidad de contar con verdaderos líderes que gestionen proyectos de manera autónoma y asertiva en las empresas actuales ha generado un boom en el ámbito del coaching para emprendedores. Y, considerando que en Chile, por ejemplo, las micros, pequeñas y medianas empresas (Mipyme) representan el 90% de las compañías totales, el tema se vuelve incluso más relevante.

Pero, ¿qué es exactamente un coaching dirigido a emprendedores? Se trata de una modalidad de trabajo entre el dueño de un emprendimiento y un profesional externo que permite:

  • Identificar, ajustar y potenciar la visión estratégica del negocio.
  • Desarrollar las habilidades directivas del dueño o director de la startup.
  • Actuar como catalizador y facilitador de un entorno que permita mejores resultados y mayor rentabilidad del negocio.

Si bien se trata de una aproximación que surgió hace relativamente poco tiempo, lo cierto es que existen múltiples emprendedores que están optando por este tipo de dinámica más personalizada, pragmática y enfocada en el desarrollo tanto del negocio como del líder a cargo.

(Lea: La importancia de creerse “el cuento” del emprendimiento desde un comienzo)

El portal experto PsicologosOnline.cl compartió estas cinco formas en que puedes sacar el máximo provecho a la experiencia de contratar los servicios de un coach:

1. La química sí es un factor entre el coach y el emprendedor

Aunque parezca un elemento superficial y difícil de explicar racionalmente, lo cierto es que una buena sintonía entre tú y este nuevo interlocutor resulta esencial para que la comunicación fluya.

Por esto, al momento de buscar a uno de estos profesionales en el mercado laboral te recomendamos incluir tu intuición dentro de los criterios de selección, además de evaluar si dicha persona cuenta con habilidades blandas suficientes y una buena red de contactos, así como con requisitos tradicionales como tener un buen currículum con experiencias de relevancia en tu sector.

match

2. El coach no es otro consultor en tu camino

Un problema típico que aparece al comienzo de los programas de coaching es la confusión conceptual por parte del emprendedor, quien muchas veces genera expectativas poco realistas sobre esta iniciativa o piensa que el coach será otro consultor que llega a resolver sus problemas por él.

La realidad, sin embargo, es que el proceso de coaching necesita la implicación real y constante tanto del emprendedor como del coach, ya que se trata de un sistema usualmente basado en el aprender haciendo.

3. El cara a cara frecuente es requisito fundamental

Todo lo anterior nos debería dar pistas de que el coaching para emprendedores no es una tarea que se pueda realizar en la modalidad de teletrabajo, vía correo electrónico o con dos llamadas telefónicas mensuales.

Por el contrario, este tipo de programas está profundamente basado en la comunicación cara a cara, y normalmente requiere de una frecuencia mínima de una reunión semanal para tener un impacto significativo.

Sabemos que en la vida del emprendedor siempre hay una buena excusa para reagendar compromisos y cancelar reuniones por emergencias de último minuto, pero la recomendación es que intentes ser lo más responsable y riguroso posible en las sesiones con tu coach.

4. Debes estar dispuesto al cambio (y a no siempre tener la razón)

De nada vale que hayas seguido al pie de la letra todo lo que te hemos dicho hasta ahora si no estás verdaderamente dispuesto a generar cambios en tu organización, por muy pequeña o familiar que sea.

El coaching es la oportunidad perfecta para identificar los elementos que podrían amenazar el negocio, al igual que las áreas débiles de tu propio desempeño, con el fin de fortalecer tu emprendimiento. Por tanto, cualquier actitud a la defensiva es mejor dejarla fuera de la reunión.

En otras palabras: aunque seas tú el jefe de la startup, debes ser consciente de tus habilidades mejorables y entender que las propuestas que surjan de estas sesiones siempre apuntarán a una mejora en términos globales, estratégicos y a largo plazo.

cambio-proximo

5. Trabaja en metas a corto plazo para no agobiarte

Y, si bien tu coach hablará constantemente de las metas de largo plazo, también es necesario volver a la realidad inmediata de vez en cuando.

Esto lo pueden hacer en conjunto a través de:

  • Tareas o encargos que debas realizar cada semana. No tiene por qué ser algo complejo: basta con una acción del tipo “pensar en 5 logros significativos y 5 hechos decepcionantes ocurridos en mi emprendimiento durante los últimos años”.
  • La técnica clásica de ensayo y error. Un buen coaching no se sostiene sólo con teoría: es imprescindible que, a lo largo de las sesiones, el emprendedor tenga la oportunidad de experimentar lo que surja en la conversación a través de casos concretos de su negocio.
  • Un informe quincenal o mensual elaborado por el coach. El feedback del profesional es clave para identificar a tiempo diversos aspectos que quedarían en el tintero si no se hiciera una evaluación periódica del programa. Esto puede ayudar a reajustar objetivos o a focalizar parte de la energía en ámbitos antes ignorados.

Fuente imagen destacada

Acerca del autor

Pulsosocial

Pulsosocial

Media outlet de Emprendimiento, Marketing, Tecnología e Inversión en Latinoamérica.

  • Creo que lo importante a discutir, al respecto, es qué tan accesible es el “coaching” para el emprendedor; es sabido que en las primeras etapas de un emprendimiento o proyecto, los recursos son escasos.