Millennials: La generación enamorada del freelance

Millennials
¿Qué tiene el freelance para los Millennials, que no tiene el trabajo más tradicional?

En la medida en que los representantes de esta generación se suman al mercado laboral, el modelo de trabajo freelance –ya sea puro, o como teletrabajo parcial dentro de una empresa- va tomando cada vez más fuerza.

Si un Millennial completara un formulario de los que se usan para buscar pareja, pero para buscar trabajo, seguramente valoraría un buen ingreso, pero iría mucho más allá: la flexibilidad es fundamental para la vida de estos jóvenes nacidos entre 1980 y 2000 y es por eso que, a nivel laboral, se llevan de maravillas con el trabajo freelance y con todas las modalidades de teletrabajo que dejan de lado los rígidos horarios de ocho o nueve horas presenciales en la oficina.

(Lea: Si no entendiste a los Millennials, tampoco entenderás a la generación Alpha)

Muchas compañías están atentas a las necesidades de sus empleados más jóvenes y van modificando las condiciones de trabajo para que se sientan a gusto, con el objetivo final de conservar los talentos y no perderlos por seguir con una práctica que va quedando obsoleta, como por ejemplo las tarjetas para fichar entrada y salida en las empresas que no lo requieren por el tipo de tarea que realizan. Sin embargo, todavía hay empresas que mantienen vigentes paradigmas anticuados que chocan con las necesidades de la nueva fuerza laboral. En este sentido, es fundamental actualizarse ir preparando la estrategia de recursos humanos para dentro de 10 años, cuando la mayor parte de los empleados compartirá los valores de los Millennials, que hoy parecen tan revolucionarios: viven conectados, cuidan sus espacios de tiempo personales, quieren trabajar de lo que les apasiona, etc.

Toptal, la red mundial líder de desarrolladores de software y diseñadores freelance de elite, sabe de este estilo que fascina a los Millennials: los mismos directores de la empresa no tienen oficinas fijas y conforman un equipo que trabaja de manera completamente remota alrededor del mundo.

(Lea: En 2016 los Millennials ocuparán por primera vez cargos gerenciales)

Siendo especialistas en teletrabajo, desde Toptal reconocen algunas cuestiones del estilo freelance que hace buena pareja con el ideal de vida de los Millennials:

– Sí a los desafíos: trabajar como freelance no impide hacer carrera, incluso en importantes compañías extranjeras. La tecnología, que los Millennials conocen como la palma de su mano, es un aliado indispensable en este sentido.

– Sí a los buenos ingresos: en muchas profesiones el trabajo del profesional o por proyectos se paga mejor que si se trata de un sueldo mensual. Como freelance, además, es posible cobrar en dólares o en euros, si se tiene como clientes a compañías extranjeras.

– Sí al tiempo flexible para cuestiones personales: cortar la jornada para ir al gimnasio, juntarse con amigos o para ir a un partido de fútbol no es problema cuando se manejan los propios horarios y se trabaja por proyectos.

– Sí al uso de redes sociales en horario de trabajo: todavía hay empresas que lo prohíben, como si pudiera prohibirse la pausa para el café y charla con el compañero de otro sector de la oficina. Para los Millennials, las redes son parte del trabajo y de la vida.

– No al tiempo perdido inútilmente: No hace falta despertarse una hora antes ni someterse al tránsito de la ciudad. Ese tiempo se incluye en el descanso, permite disfrutar un rato más de la noche, o se aprovecha, por ejemplo, para salir a correr.

– No a la ropa formal: trabajar desde casa hace innecesaria la “ropa de oficina”. La informalidad y la comodidad son “el último grito de la moda” en el día a día del freelancer.

Sumarse a proyectos motivadores, en un equipo de trabajo donde haya lugar para sus ideas y donde sus jefes sean verdaderos líderes, con la posibilidad de manejar sus horarios y de disfrutar tanto del tiempo de trabajo como del tiempo de ocio es un combo muy atractivo para un Millennial. Por todo eso, sin duda, es que los jóvenes de esta generación están “enamorados” del modelo freelance y de la posibilidad de hacer teletrabajo aunque sea algunos días a la semana. Está en manos de las empresas reconocer estas necesidades y ver el modo de satisfacerlas para conservar los talentos y atraer a las nuevas generaciones de trabajadores.