Capacidad financiera, más que conocimientos básicos o educación, clave para inclusión

1-cover
¿Cómo los proveedores están ayudando a preparar y ayudar a los clientes a tomar decisiones financieras acertadas?

El Centro para la Inclusión Financiera en Acción (Center for Financial Inclusion at Accion) dio a conocer una nueva investigación exhaustiva financiada por JPMorgan Chase & Co. sobre el estado actual del desarrollo de capacidad financiera, es decir, cómo los proveedores están ayudando a preparar y ayudar a los clientes a tomar decisiones financieras acertadas.

(Lea: Andrés Fontao: “Emprendedores, los realmente capaces de captar la oportunidad Fintech”)

El estudio, ‘Un cambio de comportamiento: Innovaciones en la capacidad financiera’, analiza a nivel global cómo la economía del comportamiento impacta los avances en el desarrollo de productos financieros y realiza un análisis minucioso de México en particular. En la investigación se identificaron siete prácticas muy prometedoras que parten de la conducta. Entre ellas está dar mensajes en “momentos indicados para el aprendizaje”, que llegan a los consumidores cuando están a punto de tomar una decisión financiera. Otras incluyen la heurística o reglas prácticas. Una tercera recomendación es el “enfoque social”, tal como usar el apoyo de pares, a veces a través de las redes sociales, lo cual puede ayudar a motivar a los consumidores a ahorrar o a mantenerse enfocados para alcanzar sus objetivos financieros.

(Lea: Principales diferencias entre la revolución Fintech y otros disruptores)

La investigación también encontró que se necesita un gran redespliegue de recursos para garantizar que los millones de dólares gastados para desarrollar capacidades en los consumidores redunden en beneficios sustanciales. Recomienda seis cambios importantes en el despliegue de recursos y el enfoque.

La recomendación principal es permitir que los proveedores de servicios financieros tengan un rol más importante en el desarrollo de la capacidad financiera.

“Desarrollar la capacidad financiera es una tarea enorme y urgente, y le agradecemos a J.P. Morgan por hacer posible esta investigación”, dijo Elisabeth Rhyne, directora del Centro para la Inclusión Financiera y coautora del informe. “La capacidad financiera exige esfuerzos de muchos actores, incluidos los proveedores de servicios financieros, los gobiernos y las organizaciones que se conectan con las personas en la base de la pirámide. Mientras todos estos actores participan y gastan sus escasos recursos, es fundamental que usen métodos que tengan un impacto real”.

Capacidad financiera en México

Según el Banco Mundial, solo el 39% de los adultos mexicanos de más de 15 años dijeron tener una cuenta en una institución financiera formal, cifra que está muy por debajo del promedio latinoamericano de 50%. Aunque los bancos públicos y privados hacen campañas y dan cursos para impartir conocimientos financieros, prácticamente ninguna de las iniciativas fomenta ni mide, de manera intencional, la capacidad y el comportamiento financieros.

Sin embargo, como demuestra la investigación, en México hay un número creciente de actores claves que trabajan para fomentar la capacidad financiera. Entre ellos se encuentran la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), cuyas iniciativas educativas abarcan una gama de herramientas en los medios masivos de comunicación y canales en línea, y el banco estatal de ahorros BANSEFI, que está incursionando en la incorporación de principios conductuales en sus programas de educación financiera.

BBVA Bancomer se asoció recientemente con una plataforma móvil con un enfoque conductual, perteneciente a la compañía estadounidense Juntos, que permite sostener conversaciones con los clientes por mensaje de texto usando análisis de macrodatos para personalizar los mensajes.

Por otra parte, KIWI es un sistema en línea que ofrece planes de ahorros de compromiso estructurados para que los consumidores compren bienes y servicios que no pueden pagar de inmediato. Hasta ahora se ha enfocado en servicios de salud, como la cirugía de cataratas y tratamientos odontológicos y para la diabetes.

Kubo.financiero es otra empresa mexicana citada. Kubo es una entidad de crédito entre pares, en línea, que hace que los clientes pasen por un proceso de diagnóstico financiero personal en el cual se entrelazan elementos educativos con solicitudes de crédito. Kubo ayuda a los solicitantes a ver la carga de su endeudamiento y sugiere pasos para mejorar su salud financiera.

El informe completo y el informe específico sobre México, ‘Prácticas para desarrollar la capacidad financiera en México’, están disponibles en línea en este enlace.

Fuente imagen destacada