Cuatro soluciones para el futuro de la movilidad en las ciudades

sharing_bike
La idea surge de pasar de una visión de ciudad centrada en el uso de automóviles a otra donde sus habitantes puedan recuperar las calles y espacios públicos.

Es urgente repensar la movilidad humana, de forma interdisciplinaria y creativa, para que las megalópolis como la Ciudad de México y las grandes urbes de América Latina, sobrevivan al impacto ambiental.

Por ello, Jorge Meza, vocero de Estrategas Digitales -agencia de consultoría en diseño, innovación y estrategia publicitaria, especializada en medios digitales- explica cuatro formas con las cuales el diseño busca soluciones para disminuir el tráfico y reducir la contaminación:

• Servicios compartidos. Hoy en día, se han diseñado alternativas que conectan a conductores y pasajeros que desean dividir el costo de los viajes por carretera, así como, disminuir el tráfico.

Bicicletas inteligentes. Es bien sabido que la bicicleta es el vehículo del futuro. Por ello, hoy en día existe una “bicicleta inteligente” que recolecta información mientras el usuario pedalea. La bicicleta obtiene información sobre la temperatura, humedad, tráfico, entre otros. Para así, almacenarla y que los usuarios puedan consultarla vía un app, para planear diferentes rutas de desplazamiento o informarse sobre diferentes variables ambientales.

Nuevos combustibles. Sin duda, una de las preocupaciones más grandes hoy en día es cómo lograr un combustible más económico y que afecte menos el medio ambiente. Hoy en día, una respuesta a la movilidad es utilizar la energía solar ya que, esta está siendo explorada como una opción de combustible viable para los medios de transporte en muchas partes del mundo.

Car-sharing. Este servicio está diseñado para que los usuarios puedan rentar un automóvil por un período determinado. Gracias a esto, se reduce el número de autos particulares y por efecto se disminuye el tráfico diario.

La idea surge de pasar de una visión de ciudad centrada en el uso de automóviles a otra donde sus habitantes puedan recuperar las calles y espacios públicos. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Ciudadanos, gobierno y diseñadores debemos buscar soluciones innovadoras que respondan a los retos del futuro de las ciudades.