Entre plateas y pantallas: Retos y oportunidades de los “eventos conectados”

eventos
A medida que se reformula la tradicional frontera entre lo “offline” y lo “online”, los usuarios exigen mejores experiencias.

Por: Silvina Moschini, fundadora y CEO de Yandiki.

Palpitar una jugada deportiva, emocionarse con la letra de una canción, asombrarse, reír a carcajadas. Todos hemos experimentado estos momentos como espectadores de grandes acontecimientos y la mayoría de nosotros no resistimos la tentación de compartirlos. En la era de los smartphones y las redes sociales, muchas de nuestras vivencias se reescriben en clave digital y adquieren una “segunda vida” en forma de selfies, tuits, snaps y hasta largos minutos de streaming.

(Lea: La movilidad es hoy la nueva Internet (y hay que moverse))

Los megaeventos y los grandes shows musicales parecen multiplicar estos deseos de compartir y es probable que las 8.600 fotos que se postearon en Instagram en los primeros minutos de la última edición del Super Bowl en Estados Unidos tengan mucho que ver con todo esto.

Por cierto, este ánimo colectivo de conectividad durante el clásico acontecimiento deportivo estadounidense arrojó otras cifras impresionantes que vale la pena repasar. En apenas unas horas, los más de 27.000 usuarios que se conectaron a la red de wi-fi del estadio generaron 10,1 TB de datos, un número que equivale al “tamaño digital” de toda la biblioteca del Congreso norteamericano.

En la era de los smartphones y las redes sociales, muchas de nuestras vivencias se reescriben en clave digital y adquieren una “segunda vida” en forma de selfies, tuits, snaps y hasta largos minutos de streaming.

Detrás de la espectacularidad de estos números, no sólo hay fans con ansias de conexión sino, sobre todo, una infraestructura capaz de responder a esas demandas. Aruba Networks, la compañía que Hewlett Packard Enterprises adquirió el año pasado, implementó una red con 1.300 puntos de acceso wi-fi y 1.200 beacons de Bluetooth que posibilitó un entorno de conectividad auténticamente interactivo. Este sistema permitió, entre otras cosas, que los asistentes pudieran revivir los “replays” de las jugadas en las pantallas de sus dispositivos, marcando puntos de contacto inéditos entre las experiencias “offline” y “online”.

(Lea: A la caza del consumidor multipantalla)

La era del “espectador conectado”

Más allá de las precisiones técnicas, la experiencia del último Super Bowl resulta reveladora acerca de las nuevas preferencias de los usuarios, que ya no se limitan a demandar “conexión”. El fin de los tickets de los papel, la posibilidad de conectarse sin necesidad de passwords y facilidades tales como ordenar las bebidas desde los asientos nos indican que está naciendo un nuevo tipo de “espectador conectado”.

shutterstock_236161768

Los rasgos de este nuevo perfil de consumidor, que puede repartir su atención entre el “mundo físico” y su propio universo de social media (de Facebook a Instagram y de Snapchat a Periscope) anticipan un escenario totalmente distinto para la industria del entretenimiento de masas. Mientras que para los consumidores ya no se trata de la velocidad de conexión sino de la simplicidad de una experiencia digital integral, para las marcas el reto ahora  es capitalizar una aproximación cualitativa sin precedentes a los datos de sus potenciales clientes.

El momento preciso, el lugar indicado

Las tecnologías basadas en “beacons” -capaces de proveer contenido estratégico basado en la localización de los dispositivos móviles- cumplen un papel clave en este nuevo horizonte. Esta herramienta de comunicación inalámbrica se caracteriza esencialmente por su sencillez ya que no requiere descargas por parte del usuario y puede brindar información útil a partir de la ubicación de una persona. En España, por ejemplo, varios museos la están utilizando para proveer información adicional sobre una obra de arte en el momento preciso en que los visitantes se paran frente a ella.

Para las marcas, los “beacons” pueden suponer una oportunidad crucial a la hora de brindar mensajes específicos a sus potenciales clientes. “Cuando diseñamos la solución de conectividad para el Levi´s Stadium, pusimos el foco en crear una experiencia de usuario que combinara la emoción de estar presente con las ventajas de verlo desde casa. Esto también significa una enorme oportunidad para las empresas, que pueden beneficiarse de la experiencia a través de apps específicas y de un conocimiento pormenorizado de sus clientes gracias a las herramientas de geolocalización”, explica Roberto Ricossa, Channel & Marketing Director Latin América – Aruba, a Hewlett Packard Enterprise company.

Frente a este escenario innovador, las marcas tienen el doble desafío de, por un lado, repensar los tiempos y procesos del engagement y, por otro, dar un paso más hacia la personalización de sus productos y servicios. Tienen, a su favor, una sofisticada infraestructura capaz de tenderles los puentes necesarios para no perder al ubicuo consumidor online-offline de nuestros días.