Cuatro motivos para NO emprender

taxes-tax-evasion-police-handcuffs-large
Por muchos años busqué emprender por las razones o motivos que años más tarde conociendo a miles de emprendedores me he dado cuenta que son extremadamente comunes.

Por muchos años busqué emprender por las razones o motivos que años más tarde conociendo a miles de emprendedores me he dado cuenta que son extremadamente comunes.

(Lea: 19 verdades imperdibles acerca de lanzar una startup)

Hoy en día me doy cuenta que no son los mejores motivos para emprender.

Aquí esos cuatro motivos:

1. Hacerse rico de la noche a la mañana. El emprendimiento definitivamente no te da eso. Para hacerse rico de la noche a la mañana seguramente hay que recurrir a actividades ilícitas o ganarse la lotería. Aún los grandes emprendimientos exitosos globalmente no fueron un éxito de la noche a la mañana. Normalmente percibimos que las empresas son más jóvenes de lo que realmente son. Por ejemplo, Facebook comenzó en 2004, Apple en 1976, Google en 1998, HP en 1939 y así el patrón se repite. Y estos son ejemplos de las empresas que más rápido han crecido en la historia de la humanidad. Las probabilidades de lograr eso, son sumamente bajas.

2. Ser tu propio jefe. Definitivamente el emprendimiento te da la responsabilidad de definir las metas y rumbo de tu negocio. Pero te tengo una noticia, si llegas a tener un negocio con clientes (ojalá que así sea), cada uno de esos clientes se convertirá en tu jefe. Tendrás que responder a cada uno de ellos, responder a tu equipo de trabajo y si tienes inversionistas, también deberás responder a todos y cada uno de ellos con resultados.

3. Tener flexibilidad de horario. No es imposible, sin embargo en mi vida como emprendedor he vivido la dificultad de tener control sobre mis horarios. La realidad es que entre imprevistos, resolver problemas, atender clientes y acompañar a tu equipo de trabajo se vuelve casi imposible dominar por completo tu horario.

(Lea: Emprendedores y la trampa de estar ocupados pero ser improductivos)

4. Lograr independencia económica. Deseamos no depender de que ese empleador nos provea de esos ingresos sin esperar con tantas ansias a que llegue el cheque de pago. La realidad es que el día a día del emprendedor te lleva a preocuparte más por cubrir la nómina de tu equipo de trabajo y por cubrir pagos a proveedores que por tu propio sueldo.

¿Entonces para qué emprender?

La realidad de las cosas es que emprender debería de tener el propósito de crear, agregar y capturar valor para los Clientes.

“Sin clientes no hay ventas y sin ventas no hay empresa”

¿Cómo logramos crear valor? Resolviendo problemas.

Así que, el motor que te lleve a emprender debe de ser esas ganas insaciables por ver resuelto ese problema que tanto detestas en el mundo. Resolviendo problemas se mejora la calidad de vida de las personas a la vez que se desarrolla la economía generando riqueza personal y para los demás. Una fórmula ganar-ganar.

(Lea: Emprendedores: ¿Y las ventas? ¡¿Dónde están las ventas?!)

P.D.: Nosotros creemos que la clave del progreso es el compartir. Si esta publicación te ayudó en tu carrera emprendedora, ayúdanos compartiendo con tus amigos emprendedores.

Post original publicado en el Blog de Apremy.

Acerca del autor

Ury Sarabia

Columnista invitado. Es Ingeniero en Sistemas Electrónicos del Tec de Monterrey campus Guadalajara. Especialista en Lean Startup, Customer Development y Emprendimiento Basado en Evidencias, capacitado por Jerry Engel, Steve Blank, Alexander Osterwalder, Ash Maurya, entre otros... Fundador de la comunidad LeanLatAm.com y evangelizador de la Validación Temprana Comercial a lo largo de LatAm. Fundador y CEO de Startup Essentials & Apremy.com (la academia móvil virtual para que emprendedores logren ventas en tiempo récord paso a paso con solo 5 minutos al día).