Cabify, la plataforma que quiere disputarle el mercado a Uber en Colombia

Cabify
En el primer semestre de 2016 apunta a expandir sus operaciones a siete ciudades para alcanzar una facturación anual de US$ 20 millones en 2018.

Con una flota, que en principio la conforman 500 vehículos, la empresa española ha decidido establecerse en Colombia, lo que viene a ser la más seria competencia para Uber, ya que permite solicitar un auto privado con conductor a través de un smartphone o la Web.

(Lea: Cabify levata US$12 M y planea la apertura de negocios en nuevas ciudades latinoamericanas)

Omar Calvo, presidente de Cabify, aseguró que el factor diferencial de la compañía frente a otros servicios como Uber es que es una empresa legal que cumple todas la reglas tanto laborales como del transporte público. “Nosotros no tenemos tarifas dinámicas, no funcionamos con tiempo, es decir que si el conductor decide llevar al pasajero por otra ruta y no esta óptima por un tema de tráfico o, porque él lo decidió, el pasajero puede estar tranquilo que le va costar igual”.

Cabify nació en 2011 en España y se estrena en Colombia con la categoría corporativa en la cual ya ha logrado concretar alianzas con más de 350 empresas del país. Sin embargo, no descarta incursionar en el servicio particular para competir con Uber o los taxistas.

(Lea: Easy Taxi quiere acabar con inseguridad de pedir taxi en la calle en América Latina)

Bogotá, una ciudad con más de 80.000 taxis y vehículos de servicio ejecutivo, y Colombia se unen a otros cinco países en los que ya opera Cabify: España, México, Perú y Chile.

devices_es

La empresa se lanza a competir en un segmento en el que también tienen una importante participación empresas como ‘Mi Águila’, un emprendimiento colombiano dedicado al transporte ejecutivo, así como las apps de servicio de taxi y Uber.

(Lea: UberPOOL llega a su primer país en Latinoamérica)

Su modelo de negocio es sencillo, conectar por medio de una aplicación móvil a los conductores que están afiliados a las empresas de servicio especial con la oferta disponible en el segmento empresarial y turístico.

Calvo afirma que “lo más importante para nosotros es el servicio, que sea de un alto estándar. No queremos ser un ‘taxi 2.0’ sino realmente destacarnos en la calidad que le ofrecemos a nuestros clientes”.

También aclaró que uno de los aspectos más importante es que todos los conductores de Cabify, a diferencia de otras apps móviles, deben estar obligatoriamente vinculados a las empresas de transporte público como “empleados o independientes”.

Finalmente, dijo que el gran propósito es que en el primer semestre de 2016 la empresa pueda expandir sus operaciones a siete ciudades para alcanzar una facturación anual de US$ 20 millones en 2018. CIO América Latina