En Dada Room los latinoamericanos comparten apartamento para ahorrar y ser más felices

PrensaIMG (1)
Una encuesta de la startup mexicana presente en seis países de América Latina demuestra que este estilo de vida tiene grandes ventajas más allá del ahorro.

Para muchos, compartir apartamento con roomies sería ante todo una necesidad económica, sin embargo, una nueva encuesta de Dada Room demuestra que este estilo de vida tiene grandes ventajas más allá del ahorro: brinda felicidad, mayor calidad de vida, y estabilidad emocional.

Compartir apartamento con roomies es una tendencia fuerte desde hace algunos años en ciudades como Bogotá. Contrario a lo que se piensa comúnmente, esta modalidad de vida no es exclusiva para estudiantes y extranjeros; un estudio reciente de DadaRoom.com, la plataforma web para buscar apartamentos compartidos, revela que la mayoría de los roomies en Colombia no son estudiantes: el joven que comparte apartamento tiene en promedio 26 años, es soltero, cuenta con una carrera universitaria y empleo fijo.

Comparten para ahorrar, pero también para disfrutar.

Si uno de los principales motivos de los encuestados para compartir apartamento es el ahorro, el estudio muestra que vivir con roomies es para muchos una elección motivada por la posibilidad de tener una mejor calidad de vida: ganar su independencia, evitar la soledad al conocer y compartir un hogar con otras personas.

THE RECOMBINATION HYPOTHESIS

La encuesta dirigida a las personas que ya comparten apartamento demuestra la validez de estas aspiraciones: el 87% de los encuestados que han vivido solos y compartiendo apartamento en algún momento de sus vidas, se dice más feliz viviendo con roomies.

(Lea: 10 tipos de ‘roomies’ que puedes encontrarte en estado salvaje en la jungla urbana)

Según los encuestados, los principales beneficios que experimentan son:

Mayor estabilidad emocional: Al tener compañía se sienten más seguros emocio-
nalmente y más abiertos a conocer nuevas personas.

Más tolerancia y empatía: Al compartir su vida cotidiana con más personas, desarrollan mayor inteligencia emocional y habilidades de negociación.

Mayor seguridad y confianza: Perciben que las decisiones del día al día se vuel-
ven más sencillas al contar con la retroalimentación de sus compañeros.

Daniel, usuario de DadaRoom.com, tiene 29 años y trabaja en una agencia de publicidad con un sueldo que le permitiría alquilar un apartamento para él solo. Sin embargo, prefiere compartir su apartamento con otros dos compañeros: “Tener roomies me encanta. Llegar a casa se ha vuelto un placer: convivimos, y cocinamos juntos. Más que roomies, son buenos amigos, y gracias a ellos he conocido gente que nunca hubiera encontrado de otra manera”.

Daniel y sus compañeros coinciden: estamos frente a un fenómeno duradero y en crecimiento. Entre los encuestados que nunca han compartido apartamento, 8 de 10 estaría interesado en hacerlo.

Entre los encuestados que nunca han compartido apartamento, 8 de 10 estaría interesado en hacerlo.

“Los hábitos de vivienda a nivel mundial están cambiando. En Estados Unidos, hay más jóvenes viviendo con roomies, que viviendo con su pareja, o con sus padres. Es una tendencia con tantas ventajas que se extiende poco a poco en toda la sociedad. Es sólo cuestión de tiempo para que el mercado Latinoamericano alcance los niveles de Estados Unidos o de Europa, donde compartir apto es “el nuevo normal”, comenta Pamela Olvera, fundadora de Dada Room.

10860886_1015763215104179_2028171810701281166_o

El éxito de esta startup mexicana parece confirmarlo: en apenas tres años de vida, Dada Room ha registrado más de 250,000 usuarios y está presente en seis países de América Latina. En palabras de Pamela: “Vivir con roomies se va a convertir en un paso obligado para las nuevas generaciones: una etapa de transición entre la casa de los padres y la vida en pareja”.

Dada Room es una empresa mexicana fundada en 2012 para que jóvenes universitarios y jóvenes profesionales puedan encontrar compañeros y departamentos compartidos en un ambiente seguro, gratuito, y social. Es una de las empresas que apoyan Wayra y Start-Up Chile, programas de emprendimiento que apoyan la cultura de innovación en America Latina.

Etiquetas