¿De qué forma la tecnología puede mejorar el acceso a la atención médica de calidad?

23579083_tech
Pepe Martínez Cevasco, CEO de Bukeala, analiza cómo la tecnología desde el celular puede mejorar la atención médica y en consecuencia la calidad de vida.

Por: Pepe Martínez Cevasco, CEO de Bukeala*

Internet supo optimizar nuestro tiempo, pero también nos generó lo que hoy llamamos multi­tasking; infinitas tareas en simultáneo que pueden hacer que nos olvidemos de lo más importante: nuestra salud.

Programar una cita médica es engorroso tanto para el paciente, como para los profesionales y encargados de realizarlas desde los centros médicos en general. Sin embargo, aprovechando el uso máximo de la tecnología y cuidando la ecología, podemos encontrar la solución a este problema.

Lo cierto es que nos cansa, nos frustra y hay datos que lo demuestran claramente: más del 50% de las citas médicas se pierden o no se realizan por olvidos y problemas, o sólo la falta de simpleza en el proceso de concertar una consulta. De hecho, las estadísticas indican que en América Latina el 95% de las citas se concretan a través de llamadas telefónicas que, terminan demorando en promedio entre unos 8 y 9 minutos, en el momento que se realiza el contacto en sí. Sólo el 5% lo hace vía Internet o cuenta con un sistema de apoyo y recordatorio digital.

Es por eso que cuando decidimos orientarnos al campo de la salud, creamos Bukeala, una plataforma de soluciones en la nube, que facilita el proceso de asignación de citas médicas de una manera más agradable para el paciente y eficiente para las organizaciones. Bukeala, que puede ser usada tanto en la web o desde la app móvil de su clínica, obra social o prepaga, reduce a 50 segundos en promedio los tiempos de atención; con llamados sin espera las 24 horas, los 365 días del año.

(Lea: Bukeala abre oficinas en Colombia y suma a la mayor aseguradora de salud del país)

telemedicine

 

Un estudio de The App Date explica que se ha empezado a cubrir una necesidad cada vez más imperiosa y la creación de aplicaciones tecnológicas en este área se volvió fundamental en el mundo, incluyendo países aún en vías de desarrollo. La FDA (Agencia Americana de Medicamentos, en su traducción al español) sin ir más lejos, lanzó ya en 2013 una guía con recomendaciones y pautas en el intento de reglamentar estas herramientas.

Según un informe del GSMA, organización que nuclea más de 800 operadores móviles y compañías relacionadas, Argentina tiene la segunda red más rápida de 4G de América Latina; con 13 megabits por segundo, con Chile a la cabeza y a la par de Colombia y Brasil. Además es el segundo país en haber adoptado esta velocidad, después de Perú.

Lo que ocurre no es casual, el despliegue de esta tecnología se relaciona íntimamente con la penetración de smartphones en el mercado. De los 17 países estudiados, Argentina supera el promedio regional, con el 33% de celulares conectados en relación al total, teniendo aún margen para poder ser ampliado. En tanto la penetración de líneas móviles en el país es de acuerdo con cifras de Strategy Analytics del 69,7%, ubicándose segundo en el ranking regional y sólo superado por Chile, que alcanza el 72,8%.

Con este panorama, se abre un camino vasto para soportar nuevas plataformas y el desarrollo de aplicaciones que mejoren la calidad de vida y la experiencia de los usuarios que, por lo general y dentro de la región, el único teléfono que utilizan para comunicarse es el celular.

Cuando nos focalizamos en un sistema tecnológico digital para la salud, no sólo hablamos de la programación de citas médicas sino también de un sistema de recordatorios para que el paciente lleve el control desde su teléfono móvil, pudiendo acceder a su historial de citas, guías médicas y contactos de especialistas visitados.

De la misma forma los profesionales acceden a sus agendas, obtienen datos estadísticos y lo más importante; cuentan un registro médico electrónico único que contiene la historias clínicas completas, pudiendo así organizar el tratamiento y prevención de enfermedades, sin depender al ciento por ciento de la memoria de los pacientes.

El médico entonces puede dedicarse exclusivamente a la atención de los pacientes, sin demorarse en tareas administrativas y focalizándose en lo que realmente le interesa. El sistema, además de beneficiar la salud tanto de los pacientes como de los profesionales; promueve un uso ecológico de los recursos, permitiendo no sólo ahorrar espacio sino además, evitar el uso de papel excesivo y engorroso.

La tecnología se transforma entonces en una herramienta útil y amigable, que nos permite plantearnos otro tipo de escenarios posibles, donde se pueda optimizar el tiempo y llevar una mejor calidad de vida, que no es poco.

*Estudió ingeniería informática en la UTN y UADE y es CEO de Bukeala, empresa de base tecnológica especializada en desarrollar soluciones digitales en la nube para servicios de salud. Con operaciones en Colombia y Argentina da servicio mas de 2 millones 500 mil pacientes.

Fuente imagen destacada