La Red de Incubadoras de Negocios de Lima acelerará 70 startups al año

lima-peru2
El programa es ejecutado por Waves, aceleradora latinoamericana cofundada por Paul Bragiel (i/o Ventures) y planea expansión hacia nuevas ciudades en 2016.

El alcalde de Lima ha anunciado que la ciudad está desplegando un programa de incubación de negocios este año que lanzará cuatro incubadoras en diferentes zonas, apuntando anualmente a pre-incubar 450 ideas en talleres de 20 horas e incubar 70 empresas durante 4 meses. Se trata del primer esfuerzo de este tipo en América Latina.

El programa busca convertir MYPES tradicionales en startups innovadoras, brindándoles gratuitamente recursos como acompañamiento intensivo por mentores, redes de contactos, espacio de oficina, Internet, promoción masiva, acceso a prensa, entre otros. Las incubadoras cuentan con 15 locales en 11 distritos que funcionarán como espacios de co-working.

Waves, una aceleradora de startups latinoamericana cofundada por Paul Bragiel, reconocido inversionista en Silicon Valley, lidera la ejecución bajo su City Incubator Program, y asegura que las empresas que demuestren mejor desempeño podrán recibir capital semilla y tener acceso privilegiado a personas, organizaciones e inversionistas de alto perfil, tanto locales como internacionales, tendiendo puentes con ecosistemas de startups desarrollados como Silicon Valley.

“Si preguntas a cualquier VC o funcionario del gobierno en países emergentes como Perú, te dirán que el problema no es la falta de capital sino el bajo volumen de startups con tracción real”, indica Álvaro Zárate, cofundador de Waves. “Por otro lado, estos países emergentes resultan tener las tasas más altas de emprendedores per cápita en el mundo, así que lo que necesitan primero es exposición a las oportunidades de involucrarse con nuevas tecnologías y modelos de negocio que faciliten la escalabilidad”.

Gobiernos en todo el mundo están tratando de recrear lo que sucede en Silicon Valley, y algunos de ellos se están dando cuenta de la manera difícil que las reglas no funcionan de la misma manera. “He visto un creciente apoyo en empoderar jóvenes entusiastas o “wantrepreneurs” a apostar por el emprendimiento y crear aplicaciones y plataformas en países emergentes, pero la tecnología no debería ser el fin, sino el medio. La mayoría de las veces, la tecnología es un canal”, precisa Paul Bragiel, managing partner de i/o Ventures y cofundador de Waves.

“Si los emprendedores en ecosistemas emergentes entendieran que detrás de esta moda de las apps debe haber alguna mecánica de negocio real, desarrollarían productos que la gente quiere.”

Y en países como Perú, la rotación es alta. Mientras que sólo cinco de cada 100 de estos jóvenes wantrepreneurs terminan implementando su idea* (el resto terminan tentados por empleos estables), existen millones de emprendedores en marcha con años de experiencia en la base de la pirámide, pero que no tienen ni idea de lo que es una startup. Las city incubators buscan darles las metodologías que necesitan para validar problemas reales y generar modelos de negocio escalables, y las herramientas para validar rápidamente la adopción del mercado como lo hace una startup.

* Datos de Startup Academy, programa de pre-aceleración fundado en Perú por Álvaro Zárate, cofundador de Waves, y que ha tenido más de 1,000 participantes en etapa de idea.

Fuente imagen destacada