Siete pasos para comprender y conquistar la mente de los consumidores

216H
El objetivo es aumentar las ventas, fidelizar 'prospect' (comprador eventual) y generar emociones positivas que permitan seguir creciendo como empresa.

La Biblia no siempre contó con el mejor marketing (¿o sí? ), pero aún así su palabra ha perdurado debido a que en las mentes de todos los habitantes de la tierra se nos ha ligado a historias, cuentos, enseñanzas y moralejas que desde una religión u otra, e incluso desde el mayor de los escepticismos, ha quedado en el inconsciente de cada persona, haciéndonos tomar decisiones en favor o detrimento de ella, pero nunca desconociendo o negándola.

Así es como funciona nuestra mente: los recuerdos, experiencias, conocimientos, percepciones, pensamientos y sentimientos forman un profundo entramado que consciente o inconscientemente va delimitando nuestros gustos, preferencias y decisiones. De esta manera cuando hablamos de neuromarketing, nos referimos al estudio de la psiquis humana y su comportamiento racional y emocional aplicado al marketing, branding, UX, o la comunicación.

Siguiendo con la analogía de la creación queremos transmitir los siete pasos más importantes para poder entender cabalmente las conductas y procesos cognitivos de nuestra audiencia con el fin de aumentar nuestras ventas, fidelizar prospect (comprador eventual) y generar emociones positivas que nos permitan seguir creciendo como empresa.

marcas-que-suman-y-marcas-que-restan

Día 1 – La génesis de todo – Investigar y conocer a nuestro público objetivo

Parece una situación simple de lograr pero la realidad es que muchas empresas desconocen cómo piensan, sienten y qué preferencias tienen sus clientes. Siendo nuestra principal arma a la hora de elaborar una estrategia de marketing, se hace imprescindible contar con un estudio o investigación de mercado que arroje datos concretos de como está conformado nuestro target y qué necesidades precisas debemos cubrir teniendo en cuenta factores como, edad, género, cultura, estilo de vida, estrato social, etc .

Día 2 – Saber llamar la atención

Conectamos con las personas que interactúan en nuestra vida guiados por nuestro instinto y las emociones que cada una de ellas suscitan en nosotros en las diferentes actividades que realizamos. Pero hubo un factor previo que hizo que ciertas personas nos llamaran más la atención que otras. Fueron aquellas que nos inspiraron a acercarnos, a establecer un diálogo más personal para luego conformar relaciones.

El mismo proceso ocurre con las marcas. Y lo primero que hay que tener en cuenta es que podemos tener la mejor calidad de producto o el servicio más competente y útil, pero si no logramos captar las miradas de nuestra audiencia, nuestro mejor tesoro se perderá en las profundidades del océano.

Destacarse, hacer uso de la creatividad, generar publicidades distintas, innovar en la presentación e ir más allá de la normalidad son condimentos necesarios para atraer la atención del público en una marca.

Día 3 – Pensar en digital

Vivimos conectados, aun los más reticentes saben que en algún momento caerán de alguna u otra manera en el contacto por redes sociales, en las extensas charlas vía Whatsapp o en la información instantánea de Twitter.

La era digital ya forma parte de nosotros. Nuestros celulares son una extensión de nuestro diario íntimo mental que guardamos con recelo y cuidado.

Por tal motivo para cautivar a los consumidores hay que respirar y vivir pensando en digital .

Día 4 – Crear vínculos con las personas

Las estadísticas, métricas y los datos duros sirven para medir resultados, armar estrategias, entender el funcionamiento o logística de un departamento dentro de la empresa, pero en el momento de ponerse en la mente de los consumidores es importante tratarlos como lo que realmente son.

Personas primero y luego clientes.

Si establecemos y mantenemos esta jerarquía nos será devuelto un vínculo recíproco en donde ambas partes se potencian y se benefician.

Cuando éramos chicos nuestra mente actuaba de manera más sencilla y con menos preconceptos que en la adultez. Por ejemplo si tocábamos fuego y nos dolía ese era un indicador válido para dejar de exponernos a la misma situación de dolor en el futuro.

Esto se debe a que el cerebro actúa por asociación directa de estímulos.Los positivos generarán recuerdos y sensaciones agradables que nos invitarán a volver a ese lugar o revivir una experiencia, mientras que los negativos activarán alertas mentales que nos alejarán de una situación.

Las marcas que logran penetrar en las mentes de sus consumidores con emociones como alegría, bienestar, plenitud o confianza forjarán un vínculo casi indestructible con los integrantes de su audiencia.

Día 5 – Ofrecer originalidad

¿Por qué un cuadro original vale tanto dinero y la gente lo observa admirada en las pasarelas de los mejores museos del mundo?

Citando a Platón y su alegoría de la caverna, esta situación radica en que vivimos en un mundo de meras réplicas o copias, y sólo quien se atreva a despojarse de sus ataduras y se precipite fuera de la caverna podrá ver con sus propios ojos la luz del sol y la esencia de las cosas.

Ser original es precisamente ofrecer a la audiencia un objeto o servicio único e irrepetible.

Día 6 – Premiar la calidad

El famoso cuanto de los tres chanchitos es la fiel metáfora de cómo la calidad prima en cualquier circunstancia de la vida. Sin duda, un cliente querrá comprar en una empresa de cemento firme y duradero.

Día 7 – Disfrutar de la vida

Y para culminar, como nosotros además de trabajar en marketing, programación, diseño o ventas también somos consumidores, es importante tomarnos un tiempo para abstraerse de todo. Meditar y disfrutar de la familia, los amigos y las actividades que nos llenen de energía positiva y reactiven la mente, para que al momento de volver al trabajo lo hagamos con entusiasmo e ideas. EnvialoSimple vía DonWeb

Fuente imagen destacada