Cuatro preguntas para entender cómo los usuarios adoptan tu producto

IMG_7725
Josh Elman, partner en Greylock, dice que más que Big Data lo que tienes que hacer en los primeros días de un producto es hablar con las personas.

Es un problema que tienen la mayoría de aplicaciones que se lanzan al mercado: muchas personas se suscriben pero pocas se quedan.

(Lea: Métricas y una fórmula para priorizar las decisiones de producto de tu startup)

La pregunta es, ¿cómo lograr retener a estos entusiastas?

Muchos creadores de aplicaciones tienden a basarse en el ‘Big Data’ para sacar conclusiones pero, según Josh Elman, partner en Greylock y quien ha trabajado en compañías como Facebook, Twitter y LinkedIn, en los primeros días de un producto lo que tienes que hacer es hablar con las personas. Así lo escribe en su blog:

“Necesitas anécdotas mucho más que datos”.

Cuando le preguntan cuáles son los puntos de referencia para la retención luego de un día o una semana, Elman aconseja de la misma forma que lo hace para los productos en los primeros días:

“No hagas caso de los puntos de referencia. Encuentra los patrones en las historias de la gente que obtiene tu producto. Averigua lo que los convirtió y los puso tan emocionados de seguir usando tu producto cada día o cada semana. En los primeros días, tu objetivo principal debe ser atraer y crear más y más de esos “usuarios esenciales” que utilizan profundamente tu producto. Con el tiempo puedes tratar de aumentar los promedios, pero en primer lugar, sólo necesitas una base esencial y fuerte”.

Para obtener anécdotas, tienes que hablar con los usuarios

Dice Elman que los mejores usuarios con los que hablar son aquellos que te pueden ayudar a entender por qué probaron tu producto y qué fue lo que los enganchó.

A él le gusta buscar lo que llama Bouncebacks, es decir, usuarios que han probado tu producto, lo han rechazado y no lo han encontrado útil, vuelven a probarlo por alguna razón (al menos una semana después o un mes después) y luego se enganchan.

El ejercicio comienza identificando esos usuarios. La idea es seleccionar los que se consideren altamente activos, pero que tuvieron una brecha entre el momento del primer registro y la entrada en el uso habitual. “Busca rangos diferentes de tiempo entre el primer intento de utilizar el producto y cuando volvieron y se engancharon. Contáctalos y pregúntales si estarían dispuestos a chalar contigo acerca de sus experiencias con tu producto”, explica Elman.

A continuación, haz estas cuatro preguntas:

1. ¿Qué te impulsó a inscribirte y probar nuestro producto en primer lugar?

2. ¿Qué fue lo que no cumplió con tus expectativas o lo que fue difícil de entender?

3) ¿Por qué has vuelto para darle al producto otra oportunidad?

4) ¿Qué funcionó la segunda vez que te hizo usarlo con más frecuencia?

Las respuestas a estas preguntas te pueden ayudar a encontrar patrones desde los que puedes invertir en la revisión de tu estrategia de comercialización y la mejora de tu producto. Renueva la comunicación para enfocarte en aquellos mensajes que provocaron que los usuarios volvieran y se comprometieran y actualiza tu producto para simplificar lo que los usuarios hicieron la segunda vez para engancharse plenamente.

Elman recomienda entrevistar nuevos Bouncebacks cada seis meses.

Fuente imagen destacada