Ciudad de México y la primera regulación para Uber en Latinoamérica

uber-afp_1
Uber dice que la metrópoli es uno de sus mercados de más rápido crecimiento a nivel mundial con 500.000 clientes y más de 10.000 conductores.

La Ciudad de México se convirtió el miércoles en la primera ciudad de América Latina en regular a los servicios de transporte privado como Uber, al anunciar reglas que incluyen un impuesto del 1.5 % del costo de cada viaje y un valor mínimo de vehículos.

(Lea: [infografía] Uber, la multimillonaria app que enoja a los taxistas)

La autoridad local dijo que los autos empleados por Uber y similares como Cabify deben tener un valor mínimo de 200.000 pesos (unos US$12.650), por debajo de los 250.000 pesos que establecía un borrador del reglamento al que tuvo acceso Reuters, pero mayor a lo que la compañía esperaba.

Cada vehículo también necesitará un permiso anual de 1.599 pesos, dijo un funcionario del Gobierno.

Sin embargo, la normativa no impone un límite al número de autos que Uber podría desplegar alrededor de la ciudad, medida que las autoridades habían amenazado con adoptar en sus propuestas preliminares.

Uber dijo que el valor mínimo de 200.000 pesos era “una barra alta”, pero “factible”. Antes de que la regulación fuera publicada, la firma dijo que el precio no tenía “ningún beneficio lógico” para la ciudad.

El costo mínimo para empezar a operar el servicio más popular de Uber para los conductores era de unos 150.000 pesos, incluyendo el precio del vehículo, pero la mayoría de los coches se valoran en más de 200.000 pesos cuando se incluyen otras características, dijo la portavoz de la firma Ana Paula Blanco.

La semana pasada, el jefe de política pública de Uber, Corey Owens, dijo que la tasa del 1.5% está en la “gama alta” de lo que se paga en otras ciudades. El costo no puede ser transmitido a los pasajeros o conductores, sino que debe ser pagado por la empresa, dijo un portavoz del Gobierno.

El polémico servicio de transporte privado, que ha sido valuado en más de US$40.000 millones, ha estado bajo una creciente presión de los reguladores en los últimos meses en varias partes del mundo.

(Lea: Uber y empresas de la economía colaborativa ayudan a combatir a grupos de poder locales)

Taxistas locales se dijeron decepcionados por el alcance de las nuevas reglas y amenazaron con salir a las calles a protestar y e ir a huelga, según Rubén Alcántara, un líder sindical, quien se quejó de una “falta de respeto” del Gobierno hacia el sector. La ciudad tiene 140.000 taxis registrados.

La firma comenzó a operar en 2013 en la Ciudad de México. Uber dice que la metrópoli es uno de sus mercados de más rápido crecimiento a nivel mundial con 500.000 clientes y más de 10.000 conductores.

La capital de México es la ciudad más grande en el mundo en regular este tipo de aplicaciones, dijo Uber.

Cabify, el principal competidor de Uber y que dice contar con 300.000 usuarios, dio la bienvenida a la regulación. Reuters

Etiquetas