Emprendedores y su experiencia convirtiendo ideas en productos en PulsoInstitute

tumblr_n9hyj3WPl21st5lhmo1_1280
Parecería estúpido decirlo pero aprender a desarrollar aplicaciones sirve para mucho más que desarrollar aplicaciones.

Parecería estúpido decirlo pero aprender a desarrollar aplicaciones sirve para mucho más que desarrollar aplicaciones. Eso lo demuestran las experiencias de algunos de los graduados de PulsoInstitute, la iniciativa en conjunto de Oja.la y PulsoSocial que a través de un curso de 10 semanas busca que los participantes lleven sus ideas a la realidad y lancen sus primeros productos al mundo.

“Vivo en China y acá todo tiene que ver con aplicaciones”

Cuando Franchesca Urra supo de PulsoInstitute por un post de una de sus amigas en Facebook, se preguntó a sí misma, “¿Por qué no?”. A ella le gusta aprender solo por el gusto pero además quería saber algo más de aplicaciones móviles: “Sabía que me podía dar un plus al momento de ofrecer mis servicios, vivo en China y acá todo tiene que ver con aplicaciones”, dice, sabiendo que al principio no tenía idea de qué tipo de aplicación iba a desarrollar.

Su participación en el curso le permitió descubrir que su problema era que “no sé cuáles son mis problemas”. Con la ayuda del tutor se dio cuenta que la mayoría de las personas no saben cómo jerarquizar problemas y por lo tanto no saben fijar metas u objetivos, no utilizan una estrategia de vida. De allí nace URGURU, que suena a “you are guru” -eres un gurú- o “your guru” -tu gurú-.

tumblr_n9mkksvryZ1tbxd4lo1_1280

“Es una red social que busca que quienes se sienten gurús puedan conseguir seguidores a los que les deben ayudar a solucionar sus problemas”, explica Franchesca. Si el gurú es bien evaluado obtendrá puntaje que le ayudará a subir en la escala de “gurisidad”.

Para Franchesca esta ha sido una de las experiencias más entretenidas y productivas que ha tenido. No sólo las he aprovechado para adquirir conocimiento nuevo, sino que las he usado para mejorar mi estrategia de marketing (de mi propia empresa)”.

Enfócate en un mercado claro y accesible

A Daniel Vega le encanta poder estudiar en el momento que quiere y puede, a su ritmo y en cualquier lugar. Después de haber trabajado por más de nueve años como emprendedor con empresas B2B, ahora sabe que para una startup “los clientes son la prioridad y ellos pueden requerir de tus servicios a cualquier hora, luego poder ser flexible en cuanto a los horarios, es muy importante”.

Luego de dar el salto al mundo emprendedor tomó la decisión de montar MyPlaceTraveling.com. “Empecé como un loco a desarrollar software pero afortunadamente fui seleccionado para iniciar el proceso en PulsoInstitute y lo primero que me dijeron era que debía parar el desarrollo y enfocarme en una serie de conceptos y metodologías que yo no conocía, pero que ya habían sido probadas y comprobadas con éxito por otros emprendedores como yo”. 

myplace_traveling

MyPlaceTraveling.com resuelve el problema de cientos de miles de personas que viajan a otras ciudades para trabajar o estudiar y no pueden rentar un sitio a mediano o largo plazo para vivir porque no cuentan con personas conocidas, referencias bancarias o toda la documentación exigida para poder rentar.

Daniel destaca la importante labor del mentor de PulsoInstitute que le ayudó no solo desde el punto de vista técnico sino en el negocio mismo“Cuando empecé mi idea quería lanzar la plataforma en las principales ciudades del mundo, lo cual habría sido una locura por mi capacidad de inversión; ellos me ayudaron a entender que enfocarme en un mercado claro y accesible según mi capacidad era mucho mejor”. MyPlaceTraveling.com funciona por el momento en Nueva York y Bogotá.

“Considero que (PulsoInstitute) es la forma más fácil y acertada de involucrarse en el mundo del emprendimiento” – Daniel Vega.

Una inversión recuperable al 100%

Juan Carlos Rodriguez es un emprendedor mexicano de 34 años de edad, licenciado en administración de empresas y coaching. Creactiva, su empresa, se dedica a crear y diseñar juegos y dinámicas empresariales que funcionan como herramientas de aprendizaje reutilizables.

Con el acompañamiento de los tutoriales de Oja.la desarrolló “El poder de tus números”. Se trata de un juego de mesa que funciona como simulador de finanzas y emprendimiento dirigido a empleados y emprendedores de clase media. Esta poderosa herramienta, como la describe, funciona con datos reales del usuario como sus ingresos y salidas de dinero que le permiten identificar su capacidad de pago.

En resumen, desde Creactiva se busca desafiar la creatividad de sus usuarios para que por medio del juego puedan construir diferentes alternativas en la solución de uno o varios problemas en temas específicos a trabajar.

Respecto a su experiencia, Juan Carlos destaca que los videos y las clases de Oja.la son muy aplicables y aprovechables durante la creación e incubación de una empresa como Creactiva, ya que “cuando escucho y veo a un fundador compartir su experiencia de emprendimiento me da ideas para la creación de mis productos”.

Juan Carlos buscó un enfoque durante mucho tiempo para darle seguimiento a su idea de negocio, y con el programa finalmente lo encontró: “Mi experiencia en el programa PulsoInstitute con Oja.la aplica como una de las mejores inversiones recuperable al 100% en mi carrera como emprendedor”.

¿Quieres levantar inversión para tu startup?

María Ochoa sabe que una muy buena idea de negocio y un equipo espectacular podrían estar ocultos detrás de un mal pitch. Por eso, sus esfuerzos en PulsoInstitute se han enfocado en My Talk Trainer (MTT), un entrenador personal que les ayuda a los emprendedores a levantar inversión para su startup.

CW-PITCHING

MTT ayuda al emprendedor a vender bien su idea de negocio y las fortalezas de su equipo a través de una estrategia de comunicación eficaz que utiliza neuro-marketing y programación neuro-lingüística.

Pero para llegar a consolidar esa idea, María contó con la ayuda precisa y oportuna de los mentores del programa, que más como consejeros, actúan como impulsores de esas cosas que a veces están en la cabeza del emprendedor pero no salen: “De verdad, ha habido momentos en que la llamada del mentor fue el detonante de una serie de ideas que surgieron, y que a su vez originaron eventos que me ayudaron a enfrentar dificultades respecto del desarrollo del Proyecto”.

“Todo es cuestión de enfoque, de perspectiva, de ver el vaso medio lleno y no medio vacío, saber que no estás sólo con tu idea de negocio”.

María destaca que este tipo de programas ayudan a “empoderar” la capacidad de crear valor en las startups. “Las compañías se crean, con el tiempo se venden, tienen éxito en un momento, en otro momento nadie se acuerda de ellas, pero la capacidad de crear valor se acrecienta con la práctica, y ese performance obtenido por el equipo emprendedor al frente a su startup, es su mayor activo al final del día”.

Y tiene toda la razón. Tan solo hay que imaginarse ese escenario dentro de cinco años en el que las aplicaciones que hoy nos parecen novedosas serán obsoletas y tendrán que reinventarse o crearse nuevas. “En ese momento lo que importará será la capacidad de reinventar modelos de negocios y de generar valor desde nuevas formas, en un nuevo contexto tecnológico y de mercado”, concluye.