Porque las buenas ideas no son suficientes: Cinco errores que toda startup debe evitar

190H
Algunas decisiones parecen buenas pero pueden perjudicar el desarrollo de tu startup y dar al traste con el tiempo, dinero y esfuerzo que has invertido.

El saber popular lo recoge de forma lapidaria: “de buenas intenciones está empedrado el camino que conduce a los infiernos”. Bueno, el cementerio de startups también, por lo que no sobran las previsiones que los emprendedores deben tomar.

(Lea: Expertos latinoamericanos y las razones por las que es más costoso no validar tu startup)

Y, quizás lo primero que se debe aceptar es justamente eso: las buenas ideas-intenciones-proyectos no son suficientes, por lo que debemos vigilar nuestros pasos, proceso, nivel de energía y compromiso con el proyecto de la startup así cómo evitar todos los posibles errores en las primeras etapas.

Por ellos, por los errores, Juan López Salaberry, socio 500Startups (México); Sylvia Chebi, CEO de ThalesLab (Uruguay); Gustavo Reyes, VP Director Academia Wayra (Venezuela); y Jimena Pardo, co-fundadora de Carrot (México), explicaron en hangout para Startup Grind y el BID algunos de los errores “naturales” que cometen los emprendedores y que pueden ser mortales para cualquier startup.

ERROR #1: Quedarse solo en su entorno

El emprendedor necesita confianza y apoyo. Pero también tener datos precisos para no equivocarse fatalmente. “El error más grande que comentamos en los inicios de Carrot es uno bastante frecuente: invitamos a nuestros amigos y familiares a que se unieran al servicio”, recordó la cofundadora de la empresa.

¿Por qué es un error? No por la falta de respuesta. Pardo recuerda que todos ellos los apoyaron, se suscribieron… pero distorsionaron la experiencia porque, a fin de cuentas “no eran nuestros usuarios reales”.

“La idea debe ser realizar una validación que nos diga quiénes son nuestros clientes y si tenemos claro nuestro mercado. Para ello hay que quitar toda esta basura, que solo te va a ensuciar tu prueba Beta, para concentrarte en las personas que SÍ son tus clientes y que sí te van a estar utilizando”.

Considera, también que el segundo error que cometieron (aunque menos grave) fue no haber promocionado más su prueba Beta.

“Debimos haber tenido una prueba más grande. Creo que va a ser una cosa positiva tener más muestreo”, concluyó Pardo.

ERROR #2: Escucha inactiva

Para la gente de ThalesLab, además de la “audiencia selectiva” uno de los errores que les parece que comenten las empresas en su fase de startup es que no son más proactivas en su aproximación al mercado.

“Aunque la mayoría de las startups trabajan con humildad cuando están validando con el mercado, nos preocupa que no tengan una escucha más activa”, explicó Sylvia Chebi.

¿Qué significa esto? Explicó Chebi que el emprendedor tiene que aprender a escuchar más allá de lo que está preguntando para encontrar, no solo si su propuesta es aceptada sino para entender a sus usuarios.

“Nosotros fomentamos que –especialmente– a la hora de validar, se escuche más allá de lo que se está preguntando porque, muchas veces uno va con una idea, la trata de validar y el cliente o el potencial usuario vienen con otra necesidad que nos puede ayudar a hacer un producto, a descubrir una oportunidad que teníamos planteada”, refirió Chebi.

ERROR #3: Escucha selectiva

Por su parte, Juan López Salaberry destacó que, además, de ir más allá de lo evidente, hay que evitar la combinación de los dos errores anteriores que nos llevan a “falsos positivos” en lugar de validaciones de nuestras startups y que esto lleva a dos errores: uno dentro del sistema de aceleración y otro fuera del mismo.

“Vemos más en la aceleradora que hacemos las preguntas para las que somos la respuesta. Entonces, ante la necesidad de validar algo, vamos exactamente a donde sabemos que vamos a encontrar esa respuesta. A veces es tu mamá, a veces es tu abuela, pero a veces es un potencial cliente que una vez te dijo que tenía ese problema y, con solo esa respuesta que te dieron (“no sí, a mi la verdad, me encantaría comprar algo así”) ya nos quedamos tranquilos y decimos: “aquí hay algo gigante y esto es lo que tengo que resolver”.

López insistió en que es muy importante que las startups procuren validar una y otra y otra vez, en múltiples casos y circunstancias.

ERROR #4: Gustar no es pagar

Aunque parece obvio, Chebi, Pardo y López Salaberry coinciden en algo fundamental: asegurarnos de que tenemos a alguien que esta dispuesto a PAGAR por nuestro servicio-producto.

“Muchas veces el usuario es uno (a veces un “super-usurio” muy especializado) pero el cliente, el que termina pagando es otro y hay que distinguir quién es quien para programar nuestras acciones”, explicó Chebi.

Precisar si los “clientes ideales” de nuestro Business Plan existen y cuánto nos cuesta atraerlos es fundamental para establecer los indicadores económicos de nuestra startup.

“Porque alguien te dijo que era muy interesante y bonito eso que querías hacer, los emprendedores asumen que es un cliente. No lo es. Hay que trabajar a profundidad para validar, no sólo la intención de compra sino una transacción real”, concluyó López.

ERROR #5: Desaprovechar la aceleradora

Finalmente, todos coinciden en aprovechar al máximo el ambiente de aceleración y que sea allí donde se cometan los errores, que los prototipos sean insuficientes pero funcionales para, precisamente, testearlos y ver las áreas de mejora. Desaprovechar ese espacio es aumentar el riesgo.

“La aceleradora es el espacio ideal para detectar las fallas. Sí no han validado, se les hace muy difícil seguir adelante en el proceso de aceleración porque, muchas veces, lo que sucede es que terminan la aceleración, el emprendedor piensa que ha validado, y resulta que no es así. Comienzan a validar cuando el producto está en la calle y muchas veces eso requiere una reinversión, un re-trabajo que dificulta la consolidación de la startup a futuro”, explicó Gustavo Reyes de Wayra Venezuela. CIO América Latina

Fuente imagen destacada