Cuando tienes solo 30 segundos para venderle tu startup a inversionistas y clientes potenciales

8038746755_fb67360e4f_z
Los emprendedores deben aprovechar cualquier oportunidad de hacer el "pitch" de su startup a las personas que los van a ayudar a llevarla al siguiente nivel.

Cuando no se dispone de una reunión concertada con inversionistas y potenciales clientes y socios, los emprendedores deben aprovechar cualquier oportunidad de “venderle” su startup a las personas que los van a ayudar a llevarla al siguiente nivel.

(Lea: Las compañías con las que más se comparan las startups en sus “pitches”)

Así como una reseña en algún medio puede poner a tu negocio en el radar de esas personas, así mismo una conversación en un evento, una sesión de networking o cualquier oportunidad en la que tengas 30 segundos puede ser muy provechosa.

Como dice Alida Miranda-Wolff, associate manager en Hyde Park Angels“Es más fácil decirlo que hacerlo, sin duda, pero no imposible”.

En un post que hace parte de Entrepreneurial Education Series, Alida expone una fórmula para conseguir lo que necesitas con un “elevator pitch” o “discurso del ascensor”:

(Lea: 7 consejos infalibles para construir el “pitch perfecto”)

No te alejes demasiado del modelo de tu pitch

Piensa en un “pitch elevator” como una micro-versión de tu pitch estándar. La lógica debe ser la misma, pero sólo estás tocando los puntos más cruciales:

· El problema

· Cómo tu solución va a arreglarlo

· Tus métricas más significativas

· Cómo tu solución es única

· Las fortalezas de tu equipo

· Lo que necesitas para tener éxito

Resume

A pesar de que debes saber los puntos hacia atrás y hacia adelante y ser capaz de responder de manera articulada preguntas de seguimiento si se presentan, tu “elevator pitch” solo debe constar de tres componentes:

· ¿Cuál es tu negocio?

· ¿Por qué es realmente importante para la persona con la que estás hablando?

· ¿Qué estás pidiendo?

Sé consistente

Practica tu “discurso del ascensor” con antelación y aprende a presentarlo tan constantemente como un discurso estándar. Tu objetivo debe ser darte a ti mismo las herramientas que necesitas para mantenerte en el mensaje sin importar la situación. Tener un lenguaje claro que utilices constantemente te ayudará.

Conoce a la audiencia

Si conoces datos clave acerca de la persona a la que le estás haciendo el pitch y eso ayudará a lograr lo que pides, ¡úsalos! Esa segunda pregunta que estás respondiendo, “¿por qué tu negocio es realmente importante para la persona a la que le estás hablando”, depende completamente de a quién le haces el pitch.

Nunca olvides lo que pides… pero tampoco te excedas

Repasar lo que haces y por qué es importante no produce resultados a menos que le des a tu audiencia un siguiente paso claro y ejecutable. Tu pedido es crucial, ya sea haciendo una introducción fundamental, teniendo una reunión de seguimiento, o incluso enganchando por correo electrónico. Si te encuentras con un inversionista por primera vez, no le pidas inversión inmediatamente.

Fuente imagen destacada