10 tendencias que darán forma a las aplicaciones en el futuro

robots
Marc Jadoul, director de marketing estratégico en Alcatel-Lucent, dice que "El futuro puede estar más cerca de lo que nos imaginamos".

Marc Jadoul, director de marketing estratégico en Alcatel-Lucent, estableció las 10 tendencias actuales que darán forma a las futuras aplicaciones y consecuentemente a establecer requisitos para las redes de banda ultra ancha de aquí al año 2020:

1. Cuantificación

A través del uso de tecnologías del Big Data y Analytics, enormes cantidades de datos pueden ser recolectados, agregados, correlacionados, e interpretados. Expertos de Bell Labs analizaron recientemente los registros de 66 millones de viajes en el metro de Londres y evaluaron el impacto del comportamiento de los viajeros en la programación de los transportes públicos y la planificación urbana. Pero también gracias a los datos personales recogidos a través de dispositivos conectados, un nuevo fenómeno -conocido como auto cuantificación (Quantified Self)– está emergiendo.

2. Predicción

Análisis de datos, algoritmos predictivos y el aprendizaje automático (profundo) mejorarán la personalización de aplicaciones, apoyarán la toma de decisiones, y complementarán el intelecto humano. Hoy en día, alrededor de 75 a 80% de lo que la gente ve en Netflix proviene de lo que el proveedor de contenidos recomienda, no de lo que la gente busca. Y ya en 2011, el sistema de inteligencia artificial Watson de IBM ganó el premio de US$1 millón en el concurso de televisión Jeopardy, batiendo a los jugadores más exitosos de la historia.

3. Inmersión

Pantallas con ultra-alta definición (4K y 8K) y las nuevas tecnologías de captura y visualización (como 3D, 360°, y la holografía) están cambiando la forma en que producimos y consumimos imágenes estáticas y contenidos de video. Aunque el mundo ha estado hablando de ello durante varios años, la próxima generación de dispositivos A/V hará posible que los consumidores y las empresas utilicen el poder de los medios de inmersión a un costo razonable.

4. Virtualización

Muchas personas han visto la película Avatar que se estrenó en 2009. Aunque la película se desarrolla en la mitad del Siglo 22, la mayoría de cosas interesantes de ciencia ficción de James Cameron pueden (probablemente) nunca suceder. Pero, con emocionantes nuevos dispositivos como el Oculus Rift y HoloLens de Microsoft que entrarán en los mercados de consumo en breve, mundos de realidad aumentada, realidad virtual y virtuales pueden no estar tan lejos.

5. Cosas conectadas

El Internet de las Cosas (IoT) estaba en la cima de la última edición de Hype Cycle de Gartner para las tecnologías emergentes, con cinco a 10 años de plazo previsto para alcanzar la plena madurez. Gracias a la convergencia de comunicaciones máquina-a-máquina, tecnologías de Big Data y la electrónica de consumo, estamos en el comienzo de la siguiente etapa en la evolución de Internet. Aunque las “cosas” como el cepillo de dientes inalámbrico, la cafetera inteligente y el collar de perro conectado siguen siendo más un lujo que una necesidad, el IoT eventualmente nos proporcionará nuevos servicios y aplicaciones que enriquecen la manera en que todos nosotros vivimos, trabajamos, viajamos, compramos, y nos preocupamos por nuestra comunidad, salud y medio ambiente.

6. Cyborgs

Una de las nuevas categorías de dispositivos de mayor desarrollo son los wearables. Estos dispositivos están manteniendo la promesa de convertir a los humanos en cyborgs, los más utilizados hoy en día son los relojes inteligentes, seguidos de los dispositivos fitness, pero también surgirán los texturas inteligentes, sensores electrónicos impresos en la piel, lentes de contacto conectados e incluso implantes de microchips que eventualmente contribuirán a la auto cuantificación mencionada anteriormente.

7. Robots

Al mantener la tecnología pero sacando el componente humano, podemos terminar con una flota de robots. De acuerdo con un reciente informe de Business Insider, el mercado mundial de la robótica, que se dirigía principalmente a los segmentos de la industria y logística, ha comenzado a desplazarse hacia nuevas aplicaciones de consumo y de oficina, con la limpieza y mantenimiento del hogar, la telepresencia, y los robots de entretenimiento doméstico.

8. Combinación de fuentes de datos

Con miles de millones de dispositivos, aplicaciones y redes de sensores, el nacimiento, recopilación y agregación de Big Data se han convertido en actividades altamente expandidas. La combinación de fuentes de datos permitirá que las futuras aplicaciones confíen en la inteligencia colaborativa y la toma de decisiones sociales. Un caso de uso prominente es la creación de Safecast, la red de sensores de radiación que combinan fuentes posterior al devastador terremoto en Fukushima en marzo de 2011. Pero también, ¿cómo crees que empresas como Netflix están obteniendo los datos necesarios para alimentar sus motores de recomendación?

9. Cero UI

El verdadero valor de las aplicaciones del futuro es ofrecer una experiencia superior al usuario final. Gracias a los dispositivos y tecnologías de red integradas, incluido el reconocimiento de voz, sensores de movimiento e incluso el control de las ondas cerebrales, estamos entrando en una nueva era de (casi) “sin pantalla” o “cero UI”. Hoy en día, ya hay algunos ejemplos bastante avanzados alrededor, como Siri de Apple, la cámara con control mental Neurocam o la cámara esférica panorámica Panono.

10. ¡Ahora!

Gracias a Facebook, Twitter, Google Now, y CNN y sus similares, podemos obtener actualizaciones solicitadas o no sobre lo que está sucediendo en la vida de amigos, comunidad o en cualquier parte del mundo las 24 horas del días los siete días a la semana. A los millennials no les gusta esperar para innovar, por lo que la información debe estar disponible rápidamente, en tiempo real y en cualquier lugar, y si es posible enriquecida con contenido multimedia.

El futuro puede estar más cerca de lo que nos imaginamos. No hace falta decir que será mejor empezar a prepararse ahora, mediante el diseño, construcción, y el despliegue de las redes de comunicación que son capaces de hacer y optimizar el tráfico que se produce y se consume por una amplia y diversa gama de nuevos dispositivos y aplicaciones. La red del futuro tendrá que ser rápida y escalable, baja latencia, flexible y móvil para hacer frente a un gran número de puntos finales y grandes volúmenes de datos en la nube. CIO América Latina

Fuente imagen destacada