Líderes mundiales de negocios admiten que “No estamos preparados para el futuro digital”

internet-futuro
Una investigación revela los atributos que benefician o perjudican los negocios para mantenerse a la par de la “generación de información” emergente.

Independientemente de si estamos trabajando, haciendo ejercicio, estudiando, jugando, haciendo compras en línea o mirando televisión, tenemos nuevas exigencias digitales para las empresas con las que tratamos.

The Information Generation: Transforming The Future, Today, un nuevo estudio que desarrolló Institute For The Future por encargo de EMC Corporationexplora el impacto de una creciente comunidad global de ciudadanos digitales: personas siempre conectadas, participativos en la Web y con la información del mundo al alcance de su mano; con una visión muy diferente del mundo.

Los resultados de una encuesta realizada a 3.600 directores de alto nivel y líderes de negocios en 18 países, revelan las nuevas expectativas de estas personas e identifica los atributos de negocios fundamentales para que las organizaciones compitan de manera exitosa y prosperen en este nuevo panorama.

No resulta sorprendente que casi todos los líderes de negocios (96%) encuestados creen que las nuevas tecnologías han cambiado para siempre las reglas de los negocios. Asimismo, el 93% informó que los avances tecnológicos recientes están reconfigurando las expectativas del cliente, y casi todos afirman que esto se acelerará durante la próxima década debido al acceso más rápido a los servicios y conectividad durante todo el día, todos los días y en “todas partes”, acceso en más dispositivos y una experiencia más única y personalizada.

La búsqueda de la redefinición: los atributos de negocios fundamentales para el futuro

Gracias a las nuevas exigencias impulsadas por la generación de información, los negocios coinciden en que la transformación es fundamental. Para ser un transgresor (y no transgredido), los líderes de negocios han identificado cinco atributos que benefician o perjudican los negocios, todos con la información en el centro:

  1. Detectar nuevas oportunidades anticipadamente en los mercados
  2. Demostrar transparencia y confianza
  3. Innovar de manera ágil
  4. Ofrecer experiencias personalizadas y únicas
  5. Operar en tiempo real

Si bien los líderes de negocios coinciden en que estos atributos tienen alta prioridad, admitieron que pocos los abordan de forma correcta y en toda la empresa. Específicamente, el 12% puede detectar nuevas oportunidades anticipadamente; el 9%, innovar de manera ágil; el 14%, demostrar transparencia y confianza; el 11%, ofrecer una experiencia personalizada y el 12%, operar en tiempo real.

Asimismo, para el año 2020, más de 7 mil millones de personas en al menos 30 mil millones de dispositivos habrán creado 44 zettabytes de datos (o 44 billones de gigabytes), según Gartner e IDC respectivamente. Esto lleva rápidamente a un mundo en el que casi cada elemento de la vida será impulsado por datos. Si bien los negocios saben que pueden obtener valor de estos datos, el 49% admite no saber cómo. Esto incluye:

  • Si bien el 70% afirma que puede adquirir conocimientos de datos, solo el 30% es capaz de tomar medidas según su información en tiempo real.
  • El 52% admite que no utiliza sus datos de manera eficaz o está ahogado en la sobrecarga de información.
  • Solo el 24% se considera “muy bueno” en la conversión de datos en información útil.

Mientras las empresas se preparan para satisfacer las cambiantes expectativas del Cliente, el mundo evoluciona a un ritmo igual de acelerado. Institute For The Future ha pronosticado cambios importantes en la forma en que la tecnología continuará transformando el mundo para 2024:

Hay señales firmes de un cambio hacia un mundo en el que casi cada elemento de la vida será impulsado por datos. Las personas y las grandes empresas venderán, donarán y comercializarán información en intercambios abiertos. Los objetos inanimados cobrarán vida alrededor nuestro, tendrán mejor capacidad de respuesta y estarán más conectados. La inteligencia artificial mejorará la toma de decisiones en maneras jamás vistas. La información se comunicará y se absorberá a través de los diferentes sentidos humanos. Los clientes podrán controlar mejor su privacidad con nuevas herramientas. En este nuevo orden mundial, el valor cambiará de los productos y los servicios a la información que estos generen.