Fintech (finance + technology) se afianza en Latinoamérica

shutterstock_268921379
La región atraviesa una explosión de compañías fintech que desde distintos ángulos modifican los hábitos financieros de las personas.

El crecimiento de las compañías tecnológicas que brindan servicios financieros en América Latina está en plena ebullición buscando su expansión en nuevos mercados.

Parece una regla de oro: cada cierto tiempo debemos acuñar nuevos términos y palabras compuestas en un camaleónico mercado tecnológico que no para de expandir sus posibilidades. Hace algún tiempo la palabra de moda era crowdfunding, una palabra que engloba a los servicios que ofrecen la posibilidad de financiar colectivamente diferentes proyectos que buscan salir al mercado brindando nuevas propuestas. Hoy el fintech busca hacerse lugar para llegar al gran público con nuevas propuestas con posibilidades de financiación de manera más directa y sin demasiado intermediarios.

Préstamos 2.0

La idea detrás del fintech es bastante simple y no se aleja de prácticas que la sociedad realiza en forma personal desde hace muchos años. La metodología operacional de las compañías fintech se basa en eliminar o reemplazar a los bancos y entidades financieras como intermediarios, impulsar la colaboración entre pares o establecer nuevos esquemas de comisiones y pricing más accesibles, utilizando la Web como “banca” operacional de la transacción.

Buscando acercarse a la simplicidad, los sitios de fintech normalmente lucen interfaces simples de usar contando con pocos pasos hasta que el usuario solicita el préstamo. Realizar estas operaciones mediante entornos amigables y de fácil comprensión, hacen que el negocio sea claro tanto en su mensaje como en su operatoria de solicitud y otorgamiento del dinero.

El crecimiento de las fintech es constante y está lejos de encontrar su techo. De acuerdo con un estudio de Accenture y Partnership Fund for New York City, la inversión privada global en fintech se ha triplicado desde 2008 desde US$928 millones a US$2.97 mil millones en 2013 y se estima que llegaría a los US$8 mil millones en 2018. Para más, el primer cuarto de 2014 fue récord de inversión para este sector al acumular US$1.7 mil millones.

Si bien según el estudio, Silicon Valley es el epicentro global de la actividad, Europa le sigue de cerca, con Londres como punta de lanza. Pero Latinoamérica no está ajena. La región atraviesa una explosión de compañías fintech que desde distintos ángulos modifican los hábitos financieros de las personas.

(Lea: Una selección de startups que está revolucionando los sistemas de pagos online)

(Lea: Startups de Brasil, Colombia y Chile, las ganadoras de BBVA Open Talent 2014)

Emprendimiento regional

Como era de esperar, en la región ya hay varios emprendimientos que apuntan a satisfacer las necesidades de los clientes en lo que respecta a la nueva movida del fintech. Uno de esos emprendimientos es MONI, una plataforma online que ofrece adelantos de dinero de manera fácil, rápida y segura, a usuarios con imprevistos y urgencias que requieren dinero en efectivo.

Alejandro Estrada y Juan Pablo Bruzzo (los mismos fundadores de DineroMail) crearon MONI con la idea de cubrir la necesidad de las personas de clase media bancarizada que en cierto momento necesitan algo de dinero para solucionar un tema puntual así como podría prestarles dinero un empleador o un amigo.

(Lea: MONI y avalancha.com se unen para consolidar el “adelanto online” en Latam)

En cuanto a su funcionamiento, MONI utiliza un algoritmo basado en múltiples variables del solicitante obtenidas de redes sociales, información pública y bureaus de crédito que permite determinar instantáneamente si la solicitud fue aprobada.

Fintech-2

Entrevista con Juan Pablo Bruzzo, cofundador de MONI

Con el propósito de ahondar más en esta nueva propuesta, DattaMagazine accedió a una entrevista con Juan Pablo Bruzzo de MONI que propone una nueva forma de acceder a préstamos de forma rápida y sin complicaciones.

– ¿Cuál es la diferencia entre usar MONI y pedir un préstamo en el banco?

“La primer gran diferencia es que Moni ofrece sólo adelantos de hasta $4.000 y a pagar en una sola cuota mientras que exceptuando el descubierto los bancos suelen ofrecer créditos personales de por lo menos $10,000 y con un mínimo de repago de un año.

La otra gran diferencia es la forma de distribución. En Moni el requerimiento es 100% online, la solicitud se completa en unos pocos minutos y la respuesta es inmediata. En los bancos y requieren mucho más información para hacer el análisis, el cliente tiene que dirigirse a una sucursal física y así el proceso como todos sabemos es mucho más largo”.

– ¿Cuál fue la respuesta de los usuarios?

“Desde un principio la respuesta fue excelente. Los usuarios se vieron positivamente sorprendidos por la instanteidad y simpleza del servicio que permite pedir el adelanto en unos pocos minutos y tenerlo disponible ese mismo día”.

– ¿Qué requisitos deben cumplir los solicitantes?

“Mayores de edad algún ingreso comprobable (en blanco) y una cuenta bancaria”.

– ¿Cómo es el tema de los intereses comparado con los préstamos personales de una entidad bancaria?

“Nuestro costo tiene dos conceptos. Por un lado está la tasa de interés que en nuestro caso es del 50% anual y por el otro un fijo del servicio de $450. En nuestro caso no hay costos de mantenimiento, ni de apertura”.

– ¿Planean lanzar la plataforma en otros países?

“Si la idea es que la plataforma tenga presencia regional. El primer país en desembarcar será México”.

– ¿Cuáles son los planes a futuro?

“Más allá de la expansión regional, la app para dispositivos móviles Android que estamos lanzando en los próximos días será la base para nuevas funcionalidades y servicios que iremos lanzando en el corto plazo”.

Fuente: DonWeb

Fuente imagen destacada