Visual Case, el visor de realidad virtual creado por mexicano

97533c72f49f41fbe875ac05ecaa1dba5868fc36
Los lentes de realidad virtual creados por el mexicano Diego Torres, permiten a los usuarios combinar su smartphone con la realidad virtual.

El ispolo Visual Case es un visor de realidad virtual que fue creado por el mexicano Diego Torres y bien podría competir con el Gear VR de Samsung, que necesita de un aparato externo para su uso.

Este dispositivo, fabricado por la empresa fundada por Torres Visual Case, permite a los usuarios jugar videojuegos, hacer recorridos y disfrutar de aplicaciones, hasta ahora de terceros, basadas en la realidad virtual.

El ispolo Visual Case está hecho por impresión 3D, cuenta con un par de lentes de acrílico, que una vez que se instala un teléfono delante de ellos, logra el efecto de estar dentro del juego, museo o montaña rusa, por mencionar ejemplos, que muestra el teléfono.

El visor de realidad aumentada de Torres Visual Case integra además un control que se conecta al dispositivo móvil vía bluetooth para usar las aplicaciones. Este control no lo fabrica la compañía, sino que se importa de China.

La idea de diseñar el visor, dijo Torres, surgió de las aplicaciones que existían para este tipo de aparatos y de ver un proyecto similar creado por el alemán Stefan Walker.

Luego de ver varios proyectos exitosos de realidad aumentada en plataformas de crowdfunding, Torres decidió contactar personalmente a Fondeadora, la par de Kickstarter en México.

(Lea: Crowdfunding, otro camino para poner tu startup bajo el radar de los inversionistas)

Ispolo logró recaudar en octubre 227 mil pesos -unos US$15.000 al cambio actual-, de los cuales, la mitad vino de ARCA, el sitio que impulsa la producción y difusión de contenidos independientes. El mexicano decidió dejar su trabajo luego del ver el potencial que tenía su proyecto.

“Lo que a mí me hizo seguir con el sueño fue lo del fondeo colectivo”, señaló Torres.

A casi siete meses de haber concluido la campaña en el sitio de fondeo está por terminar los 71 ‘ispolos’ comprometidos para los fondeadores. Sin embargo, el ingeniero en informática del Instituto Politécnico Nacional dijo que lo más atractivo y rentable de esto son las aplicaciones.

Torres mencionó que su empresa está apuntando al lado comercial de éstas y no tanto al de usuarios. El costo mínimo por desarrollar una app para alguna empresa es de 60 mil pesos -unos US$4.000-. Torres ya ha creado al menos cuatro apps de realidad virtual para empresas como Glade o Maggi.

Torres contempla seguir con la fabricación de los lentes, que son comercializados bajo pedido a un precio de 800 pesos -unos US$52-.

La experiencia de uso

Al probar el ispolo Visual Case el veredicto es que sí logra su cometido de transportar al usuario en la realidad virtual.

En un juego de primera persona, que involucraba matar a extraterrestres, logró sumergirnos en ese raro mundo. Lo mismo sucedió con una app desarrollada por Visual Case sobre una montaña rural, en medio de una ciudad, y que al dar la vuelta aparece la cara de una señora gritando de miedo.

e8e6b6590b43fcae1b710f00b311d1289fd22868

En cuanto al diseño, queda a deber. La calidad que brinda la impresión 3D en este caso no es del todo buena; se pueden observar pequeñas imperfecciones sobre el cuerpo del visor.

También algunos bordes sobresalen en los lentes que integra y la goma que permite que el ispolo Visual Case se acomode en el rostro logra cierta comodidad, aunque se ven algunos detalles en el diseño.

Una ventaja del ispolo frente al visor de Samsung es el precio. El Gear VR es comercializado por poco más de 3 mil pesos -unos US$196-. Sin embargo, el diseño puede ser un punto determinante para optar por uno u otro.

Frente al Oculus o al Project Morpheus de Sony, el producto mexicano se queda rezagado, puesto que estos ya integran una pantalla y no necesitan de un aparato externo para su función. El Financiero